Expertos alertan por problema fiscal en tiempo de incertidumbre

Economistas miran con optimismo el desempeño de la actividad este año

Pese al escenario más optimista para el corto plazo que permiten trazar los datos de actividad y empleo de los últimos meses, es muy poco lo que los economistas se atreven a decir sobre el porvenir de la economía uruguaya más allá de 2017. La incertidumbre viene del exterior, tanto de la región como de Estados Unidos, China y Europa. Pero también se alimenta de algunos desequilibrios internos, en particular, de la política fiscal.

En esa lectura coincidieron ayer los economistas Isaac Alfie y Jorge Caumont, que junto al abogado Ignacio de Posadas expusieron en una conferencia organizada por la Asociación de Dirigentes de Marketing (ADM) bajo la consigna "2017 y después: certezas, incertidumbres, apuestas y riesgos".

Alfie explicó que las certezas se concentran en el corto plazo. El exministro de Economía y Finanzas reconoció que "hace tres meses no tenía claro que la economía uruguaya fuera a crecer este año", pero que el panorama cambió y hoy es "cautelosamente optimista" en sus proyecciones para 2017, pero agregó: "El después se los debo".

Al igual que Caumont, identificó distintos riesgos para la economía local a raíz del panorama internacional incierto. En el caso de Estados Unidos, ven un foco de preocupación en las políticas proteccionistas anunciadas por el gobierno de Donald Trump y la suba de tasas de interés, que según Caumont, será mayor a lo que descuenta hoy en día el mercado. Respecto a China, la caída de las reservas y la dependencia comercial con Estados Unidos son problemas en ciernes.

Sobre Argentina, Caumont dijo que hay "algunas mejoras en los indicadores macroeconómicos" que no alcanzan para que el país luzca "bien", pero sí "ligeramente mejor". Es así que prevé que el vecino país "nos va a dar una mano" a lo largo del año, tanto por la mejora en su actividad como por la pérdida de competitividad, que ya está impactando favorablemente en la economía local.

"Los ministros de Turismo de Uruguay siempre se la creen, pero el resultado del sector (en esta temporada) no es producto de su gestión sino del atraso cambiario argentino", sostuvo Caumont.

Ambos apuntaron contra el desequilibrio fiscal como un elemento que amplifica los riesgos externos. El déficit de las cuentas públicas trepó el año pasado al equivalente a 4% del PIB, su mayor nivel desde 1989. Si bien Alfie sostuvo que este año esa brecha podría recortarse en casi un punto del PIB, sostuvo que no es suficiente para corregir la "trayectoria de deuda insostenible" que enfrenta. Dijo que hoy el déficit primario –sin contar los intereses de deuda– se encuentra en 0,8% del PIB y para "estabilizar" la deuda y al mismo tiempo "acomodar el tipo de cambio" sin disparar los pasivos en dólares, sería necesario un superávit del orden de 3%.

Caumont habló de una "política fiscal tremendamente procíclica" que hoy genera vulnerabilidades. Puso como ejemplo el "fuerte" crecimiento de la plantilla de funcionarios del Estado "en plena revolución tecnológica" que redujo la necesidad de trabajadores para tareas burocráticas.

A pesar de...

El exministro de Economía Ignacio de Posadas sostuvo que a diferencia del panorama global, Uruguay "quizás sea el único rincón del mundo con pocas incertidumbres". Y explicó: "El panorama es bastante claro, un gobierno del que da la impresión que no se pueden esperar grandes ideas, nuevas agendas (...), con una sociedad muy conservadora y anestesiada".

Dijo que "detrás de todas las cosas que preocupan, de todas las turbulencias", hay certezas. Más allá del "drama de Medio Oriente" en el mundo "hay paz", y a pesar de las volatilidades "no está enfrentando una crisis financiera ni quiebres institucionales".

En Uruguay dijo que "pese a que los últimos gobiernos dejaron crecer más allá de lo conveniente a las corporaciones, no parecen amenazar las instituciones"; si bien "predomina un voluntarismo estatista, hay una cierta madurez" y aunque "las cosas no se están haciendo como deberían" en materia económica, "no se está en un riesgo inminente de crisis financiera, descalabro fiscal ni hiperinflación".


Populares de la sección