Exploran exportar cannabis a Alemania

Al menos una de las dos empresas que ganaron la licitación para producir para el Estado busca que la flor uruguaya llegue a Europa para usos medicinales
La producción, distribución y venta de cannabis por parte del Estado uruguayo podría tomar un giro inesperado –o por lo pronto uno que no estaba en los cálculos del presidente José Mujica cuando promovió la medida– si la administración de Tabaré Vázquez decide apoyar el impulso de, al menos, una de las dos empresas que ganaron la licitación para la producción de marihuana estatal de exportar el cannabis para usos medicinales, dijeron fuentes empresariales a El Observador.

La idea, que ya llegó a oídos del mandatario, está siendo explorada por el empresariado en esta gira presidencial, ante el hecho de quepaíses como Alemania están promulgando leyes que habilitan el uso medicinal del cannabis psicoactivo e incluso de aquel cannabis que no tiene el componente THC. Ambas variantes contienen canabinoides con importantes propiedades medicinales.

La ley uruguaya habilita la producción de cannabis psicoactivo a las dos empresas seleccionadas para ello (Symbiosis e ICC) para que el producto sea vendido con fines recreativos en las farmacias adheridas. Sin embargo, las leyes de países como Alemania, Francia, Canadá y algunos estados de Estados Unidos habilitan el uso medicinal, con receta médica de por medio, del mismo producto ya sea en forma de flores o de bienes elaborados. Y para ellos autorizaron la importación de la mercancía.

Los empresarios consultados entienden que esta sería una excelente oportunidad comercial para el país. La iniciativa cuenta con el apoyo de la Unión de Exportadores que entiende que si el gobierno da lugar a esta posibilidad comercial se estaría abriendo una nueva línea de exportación para el país que dejará dividendos millonarios al Uruguay.

Uno de los empresarios consultados razonó que con las cuatro toneladas anuales que se piensa dedicar al mercado doméstico y, considerando un valor de US$10 el gramo en Alemania, por ejemplo, se estaría alcanzando una suma de US$40 millones anuales. Sin embargo, el empresariado entiende que las necesidades en destino son varias veces mayor y que las posibilidades de producción en Uruguay son "casi infinitas".

"Pensemos solo en multiplicar por diez estas cifras: US$400 millones por año. Es una cifra que no solo generaría muchas divisas, sino también mucha mano de obra y una nueva floreciente industria", valoró el hombre de negocios.

El hecho de que en lugares como Alemania se esté habilitando el uso medicinal –mas no la producción- genera una situación en la que Uruguay quedaría con la producción de un insumo valorado –y capaz de incluso ser manufacturado- que no tiene mucha competencia a nivel global.

En este sentido los empresarios entienden que ahora es imprescindible aprovechar la coyuntura y pegar primero en este tema.

Durante los días que la misión empresarial que acompaña al gobierno estuvo en Berlín y Hamburgo, los empresarios han dado señales al presidente de la República de querer avanzar en este sentido e incluso han hecho contactos con los representantes comerciales de la embajada uruguaya en Alemania para que empiecen a sondear cómo sería la inserción del producto en el país.

Se presentaron 34 proyectos al IRCCA

Hasta julio del año pasado el IRCCA (Instituto de Regulación y Control de Cannabis) había recibido 34 proyectos para cannabis medicinal y cáñamo industrial. Uno de ellos es una empresa israelí que quiere producir en el territorio uruguayo para exportar, que tiene permiso para vender en el mercado estadounidense y europeo. El entonces director de la Junta Nacional de Drogas, Milton, Romani dijo que el IRCCA está a la espera del Ministerio de Salud Pública para definir qué proyectos se aprobarán. Los médicos uruguayos se están formando para conocer los usos y dosis del cannabis medicinal.

Populares de la sección

Acerca del autor