Exportaciones de autopartes a Brasil caen a la mitad en un año

Empresas del sector enviaron a parte de su plantilla a seguro de paro
Los fabricantes de autopartes en Uruguay están padeciendo la crisis que atraviesa Brasil. Las exportaciones de este sector al país vecino –que se había convertido en el principal comprador de estos productos– descendieron durante los dos primeros meses del año a casi la mitad de lo que habían sido en igual período de 2015.

Mientras que entre enero y febrero del año pasado Uruguay había colocado US$ 15,5 millones por concepto de autopartes en el gigante regional, en los mismos dos meses de este año esa cifra cayó a US$ 8,6 millones, de acuerdo a datos proporcionados por el instituto Uruguay XXI. Se trata de un descenso de 44%.

Las exportaciones en general del sector vienen descendiendo: en 2014 Uruguay había exportado US$ 247,3 millones en autopartes y el año pasado llegó a US$ 196,2 millones (ver gráfica).

Fruto de esta menor demanda brasileña, las empresas radicadas en Uruguay comenzaron a enviar en los últimos meses a parte de su plantilla a seguro de paro rotativo. Según cifras manejadas por la Unión Nacional de Trabajadores del Metal y Ramas Afines (Untmra) hoy hay alrededor de 200 trabajadores en esta situación.

César Acosta, dirigente del sindicato metalúrgico, dijo a El Observador que se trata de un año "difícil" para el sector. No obstante, se espera, agregó, un "repunte" de la mano de una mejora de Brasil porque "no tiene lógica" que estas empresas produzcan solo con el mercado local en mente.

Las japonesas Takata y Yazaki, la francesa Faurecia y la argentina Montich fueron algunas de las empresas en las que, indicó Acosta, se recurrió al envío de parte del personal a seguro de paro.

Primero, Argentina
A impulso de ciertas ventajas que Uruguay ofreció para el desembarco de este tipo de empresas, en los últimos años fueron varias las autopartistas internacionales que eligieron instalarse en el país. Desde Uruguay estas firmas proveen sobre todo a los países vecinos. La nipona Takata, por ejemplo, se dedica en su planta de San José a producir bolsas de aire que se colocan en su totalidad en Brasil.

El presidente de la Cámara de Autopartes del Uruguay, Marcelo Graniero, sostuvo que las autopartistas instaladas en Uruguay sufrieron primero las trabas para vender productos en Argentina, por los requisitos que el anterior gobierno exigía a los exportadores. Y, más acá en el tiempo, impactó el golpe de la crisis brasileña.

Se trata de una "situación que tiende a complicarse", manifestó Graniero, y además todavía no se sabe con certeza qué va a pasar con Brasil, agregó. La gremial nuclea a 23 empresas. Se calcula que el sector emplea a cerca de 4.000 personas en todo el país.

Graniero comentó que en este escenario el costo de producir en Uruguay "complica" porque redunda en pérdida de competitividad frente a otros países. Mencionó el caso de Paraguay, país de la región que tiene "costos muy por debajo" de los locales y en el que muchas empresas de este rubro están desembarcando en los últimos tiempos. El directivo subrayó la necesidad de abrir más mercados para estos productos, para volver menos pesada la dependencia brasileña.

La situación en Lifan y Nordex
En Uruguay hay dos empresas que ensamblan vehículos cero kilómetro: Lifan y Nordex. Ambas detuvieron la producción en sus plantas y enviaron a todo su personal a seguro de paro, informó El País en su edición de ayer. Entre enero y febrero del año pasado, Uruguay había exportado vehículos por un valor de US$ 13,7 millones, cifra que bajó a US$ 367 mil en el primer bimestre de este año, según datos de Uruguay XXI.

Populares de la sección