Éxtasis y derivados: un peligro impredecible

Las drogas sintéticas dan que hablar y su calidad es una de las trampas mortales en que puede caer el consumidor
Europa carece de la materia prima con que se fabrican las drogas ilegales más consumidas del mundo. De América les llega marihuana, cocaína y heroína, esta última una sustancia que los consumidores europeos obtienen también de Asia. En Europa no hay grandes plantíos de cáñamo, ni de coca ni de amapola.

Mientras actúan como transportistas de las drogas que producen otras mafias, los traficantes europeos se las ingeniaron para ser los líderes en las llamadas drogas de diseño. Química pura producida en laboratorios. Algunas mafias se han hecho de maquinaria obsoleta de la industria farmacéutica con la que producen hasta 70 mil pastillas por minuto. El 85% se produce en los Países Bajos (sobre todo Holanda). A la hora de intentar controlar el tráfico y la venta es difícil detectarlas con rayos X, aunque los perros antidrogas ya están entrenados para ubicarlas.

La imagen que a los televidentes de series les viene a la mente es la de Walter White, el protagonista de Breaking Bad –la icónica serie que se ha convertido en objeto de culto para millones–, un profesor de química al que le anuncian una enfermedad terminal y comienza a producir y traficar metanfetaminas. Una de las últimas requisas que hizo la Policía argentina en un laboratorio de drogas sintéticas en Buenos Aires, encontró que el jefe narco tenía una remera con la cara del actor de la serie, Bryan Cranston.

La encargada del Centro de Información y Asesoramiento Toxicológico (CIAT) del Hospital de Clínicas, la toxicóloga Amalia Laborde, hace una advertencia que bien puede servirle a quien no vio la serie y piensa consumir una droga sintética: "Aunque no queda muy bien decirlo porque estamos hablando de sustancias ilegales, el personaje de Breaking Bad era un detallista que hacía una sustancia de alta calidad".

En cambio, lo que se compra por allí como éxtasis, la droga que supuestamente estuvo en el centro del escándalo Time Warp en Argentina por la muerte de cinco jóvenes en un baile, "puede tener otras cosas que no son éxtasis".

Conocido por los expertos y también por los consumidores por la sigla MDMA, la llamada científicamente metilendioximetanfetamina integra la familia de las anfetaminas sustituidas."Pero el que la hace de pronto le mete otro tipo de anfetamina que le sobró de otra mezcla o lo que sea y ya no es éxtasis o es, pero adulterado", dijo la experta. Como la droga impacta básicamente en el sistema adrenérgico (nombre que remite a la adrenalina), genera en el consumidor "estimulación, empatía, sintonía, acercamiento, tactismo y consumo en grupos. También produce movimientos repetitivos y de allí su vinculación con este tipo de música electrónica que tiene esas características", dijo Laborde.

Superman quiere más

Pero desde hace unos 15 años está en circulación una droga que muchos la compran por éxtasis, es decir por MDMA, cuando en realidad es PMMA (parametoximetanfetamina); integra también la familia de las anfetaminas sustituidas, pero genera otras reacciones en el organismo humano. Básicamente, demora más en hacer efecto y cuando llega es menos intenso que el del MDMA. Ergo: el consumidor toma más porque cree que no llegará el efecto o porque no quedó conforme con el que obtuvo.
Denominada "Superman", mató a 50 personas en Europa en el año 2000 y todo indica que fue la droga que causó estragos en la mundialmente famosa fiesta Time Warp que se hizo en Argentina.

$ 800 costaba una pastilla de éxtasis este verano en el este. En Francia, hace 15 años, un comprimido de éxtasis se vendía a US$ 65. Actualmente se lo consigue a US$ 5.

Si piensa probarla, seguro no le gustará pasarse de la dosis. Así como el MDMA afecta el sistema adrenérgico, el PMMA impacta en el serotoninérgico, es decir genera exceso de serotonina. Esto, explicó Laborde, provoca hipertermia (temperatura superior a los 40 ºC) y temblores. "Esto hace que los músculos se rompan y se afecten los riñones, generando una insuficiencia renal, convulsiones y taquicardias", describió Laborde.

Consultada acerca de los testimonios que daban cuenta de que hubo personas en la accidentada fiesta porteña a los que les salía sangre por los orificios, dijo que el PMMA genera lo que se llama coagulación intravascular diseminada: básicamente, el cuerpo coagula pero se queda inmediatamente sin posibilidades de seguir coagulando y así se generan hemorragias.

En Uruguay hubo un caso de muerte por sobredosis en 2007 y, según Laborde, desde 2010 los casos de intoxicación por estas drogas rondan los 12 o 14 al año.Esta droga "no se caracteriza por ser adictiva", y sus consumidores son en general "ocasionales".

La Colombia europea

Drogas

En 2015 se requisaron en Uruguay 29.338 pastillas, y en lo que va de este año, 41.906. Las últimas dos mulas detenidas con este tipo de droga son de procedencia belga y holandesa. Holanda se ha convertido para Europa en la Colombia del éxtasis. Pero quienes parecen haber pegado primero en la tarea del transporte son los integrantes de las mafias israelíes, explicaron fuentes policiales.
De hecho, en Uruguay estuvo detenido el israelí Yeoran Alal, conocido como el zar del éxtasis, que en 2008 se fugó de la cárcel saliendo por la puerta principal tras haber sobornado a los guardias. Luego fue detenido en Brasil.

Fuentes policiales y de la Junta Antidrogas expresaron su malestar con algunos empresarios de la noche que en determinadas circunstancias no han colaborado. El secretario general de la Junta Antidrogas, Milton Romani, dijo a El Observador que se detectaron boliches que tenían trancadas las canillas de los baños y se los amonestó por eso. "Todo indica que como saben que hay consumidores de éxtasis que necesitan tomar agua para no deshidratarse, los obligan a comprar el agua en el mostrador", dijo el funcionario.

La Junta de Drogas intensificará la instalación de carpas en eventos públicos donde proporciona agua y atiende personas que se sienten mal.

En lo que va del año 2016, ya llevan incautadas 41.906 pastillas de drogas de diseño.

Los policías dicen que las fiestas rave suelen ser en lugares abiertos y eso hace a veces más difíciles los controles. "Fiestas al aire libre, donde lo importante es la música, la naturaleza y la conexión de la gente", decía una publicidad sobre una serie de eventos de música electrónica en Punta del Este.
Estudios de técnicos argentinos indicaron que en el contexto de los escenarios donde se escucha esta música, "el elevado volumen va asociado con la obturación de una comunicación verbal entre los concurrentes, así como de la posibilidad de tener una percepción más corporal que auditiva de lo sonoro".

Chupetines y precios bajos

Policías que trabajan en la noche dijeron que en estas fiestas se suelen repartir o vender "unas especies de chupetines" que tienen por objeto combatir la tensión en las mandíbulas que esta droga le genera a algunos consumidores, una especie de bruxismo. Laborde dijo que esto se puede deber al efecto de la sustancia sobre algunos neurotransmisores.

Los agentes dijeron que también ven el uso –copiado de los ingleses– de la pomada anticatarros Vicks Vaporub, que incluso ingieren para prolongar el efecto. "He visto chiquilines abrazados a un parlante para sentir en su cuerpo la sensación que le provocaba la droga", dijo un policía.

Jean Pierre Counil, capitán de la Policía de Francia, dijo en una entrevista que "fabricar éxtasis es barato, y los traficantes adaptan el precio de venta en función del poder adquisitivo de los consumidores. Por ejemplo, en Francia, hace 15 años, un comprimido de éxtasis se vendía a US$ 65. Actualmente se lo consigue a US$ 5, y el precio se puede reducir incluso a US$ 1, y aun así se mantiene el beneficio para el fabricante".

"El producto se adapta y evoluciona. La cocaína o la heroína son siempre el mismo producto. En cambio, los fabricantes de éxtasis trabajan con químicos para aumentar la calidad y el número de efectos que se puedan buscar", dijo el policía galo.

Precauciones si va a consumir este tipo de drogas


1. Tomar agua para evitar la deshidratación.

2. No mezclar. Evitar el alcohol u otras drogas.

3. Ingerir dosis pequeñas hasta medir los efectos.

Populares de la sección

Acerca del autor