FA decidido a contrarrestar cada denuncia del Partido Nacional

ANCAP asegura que funcionaba la radio a la que se pagó US$ 5.000
El Frente Amplio pasará a la ofensiva en el tema ANCAP para mostrar que más allá de las pérdidas millonarias –que son inocultables– bajo ningún concepto hubo irregularidades. La estrategia, según explicaron fuentes de la izquierda a El Observador, será desmenuzar cada una de las denuncias que presentó el Partido Nacional. Los senadores blancos Álvaro Delgado y José Carlos Cardoso desde hace tiempo adelantaron que propondrán a su partido ir a la Justicia penal. Sin embargo, en el Frente –cuyo informe sobre la comisión investigadora de ANCAP se está redactando– apuntarán a demostrar que los blancos no tienen razón.

Un caso emblemático de la discusión parlamentaria, no tanto por los montos involucrados sino porque puede demostrar la forma de conducción que tuvo la petrolera, fue la publicidad aprobada a una radio comunitaria de Quebracho (Paysandú).

De acuerdo a documentos de ANCAP –a los que accedió El Observador– y que fueron aportados a la comisión investigadora luego del 18 de diciembre cuando esta terminó su trabajo, se demuestra que la emisora estaba funcionando cuando el directorio aprobó una pauta de US$ 5.000 para auspiciar los informativos y programas durante seis meses en la emisora La Propia FM 88.9.

En la comisión investigadora, el senador Cardoso –que actualmente se recupera de un accidente automovilístico– había denunciado el pago de esa publicidad a la emisora de Quebracho cuando ni siquiera emitía. También denunció que ese dinero (US$ 5.000) se utilizó para comprar equipos de transmisión y que el apoyo financiero lo gestionó Enrique Correa, un dirigente del Frente Amplio de Quebracho, que en mayo último ganó la elección y es el alcalde de esa zona.

Según ANCAP, la publicidad fue transmitida tal como se había acordado en momentos en que la radio comunitaria utilizaba "equipos artesanales" de acuerdo a lo informado por el ente a los senadores de la comisión investigadora.

También adjuntaron una serie de correos electrónicos (a los que accedió El Observador) emitidos desde la emisora a ANCAP en los que se aseguraba que la publicidad estaba siendo emitida.
Luego de la denuncia de Cardoso –el 1º de octubre de 2015–,ANCAP solicitó pruebas a la radio de la emisión de su publicidad.

Correa envió "un pendrive" a Montevideo con copias de la tanda emitida de junio a noviembre de 2014, donde aparecían los avisos de ANCAP. En esos archivos figuran las fechas de emisión, aunque los involucrados saben que actualmente la tecnología permite modificar las fechas de los archivos de audio. Para reforzar su posición, en diciembre pasado ANCAP recogió también el testimonio de "dos vecinos de Quebracho" –una escribana labró actas de esas versiones– que aseguraron que desde mayo de 2014 escuchaban la emisora y lo siguen haciendo hoy, lo que indica que la radio estaba al aire cuando el directorio aprobó la publicidad.

El Frente Amplio utilizará ese documento de ANCAP para demostrar que la denuncia de los blancos no tiene sustento. La publicidad a la radio fue el primer punto que los senadores del Partido Nacional anunciaron que enviarían a la Justicia.

Los blancos entienden que en inversiones en publicidad se pudieron pagar sobreprecios y que hubo un manejo político a través de la concentración de gastos en año electoral. Cardoso dijo en octubre que el directorio de ANCAP "sabía que la radio no existía, que estaba en trámite ante la Ursec e igual le dio plata para publicidad".

El diputado Nicolás Olivera, de Alianza Nacional, comentó que la emisora salió al aire 10 días antes de las elecciones municipales de mayo. De acuerdo a ANCAP, en esa fecha la radio empezó a funcionar con equipos nuevos y antes lo hacía en forma más precaria. Según fuentes de ANCAP, el primer pedido de apoyo económico de la radio La Propia FM fue para la compra de equipos, algo que rechazó la gerencia de relaciones institucionales. Esa posición sería ratificada luego en el Parlamento por Pablo Bernengo, gerente de esa área de ANCAP.

La publicidad en el ojo de la tormenta

Un capítulo importante en la investigación de ANCAP refirió a la publicidad. En ese rubro, el ente invirtió US$ 10,7 millones en 2013 y 2014, cifra que incluyó donaciones. En las sesiones de la comisión investigadora se criticó también la designación de la agencia de publicidad La Diez. La oposición sospechó que esa empresa fue seleccionada por supuestos vínculos con jerarcas de ANCAP que nunca se probaron. Cuando ANCAP la eligió, las demás empresas que participaron del llamado impugnaron la designación. La Asociación Uruguaya de Agencias de Publicidad entiende que la elección de La Diez fue irregular, en opinión de su presidenta Alicia Lussich. La Diez estuvo involucrada en otros gastos que fueron cuestionados. Uno de ellos fue el costo de la fiesta de inauguración de la desulfurizadora que, según denunció el Partido Nacional, se pagó US$ 370 mil. En ANCAP explicaron que fue un evento internacional del que participaron entonces dos presidentes: José Mujica y Cristina Fernández de Kirchner. La Diez subcontrató para organizar el evento a Latin & Design. Ambas empresas también estuvieron juntas en la organización de un stand de ANCAP en Moscú. Fue en una feria petrolera y por ese espacio de 20 metros cuadrados se pagaron US$ 100 mil.

Populares de la sección

Acerca del autor