Falta de acuerdo dilató otra vez aprobar venias de la oposición

Blancos afirman que problemas en el FA impide votar a directores
El tenso relacionamiento que mantiene el gobierno y la oposición en el Parlamento –según lo afirma el Frente Amplio–, sumado a cuestiones internas del oficialismo respecto a una de las venias propuestas para ANCAP –así lo advierten voceros del Partido Nacional– hizo que ayer, por tercera vez, el Senado aplazara la autorización para que asuman nuevos directores, entre ellos los representantes de la oposición para la empresa petrolera y el Instituto Nacional de Inclusión Social Adolescente.

Mientras las acusaciones se cruzan, también se postergó la venia para la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) y en el horizonte están las del Tribunal de Cuentas y la Corte Electoral.

La hostilidad en el vínculo –que blancos y colorados relativizan– dejó atrás el acuerdo político para aprobar venias y que hasta ahora había funcionado bastante bien.

La excepción al acuerdo fue Fernando Calloia, a quien la oposición avisó que no respaldaría por el proceso judicial que tenía en su contra y que terminó con su procesamiento por el caso Pluna. Calloia había asumido en la Corporación Nacional para el Desarrollo.

Desde entonces se votaron otras venias pero en el medio hubo enfrentamientos políticos que desgastaron la relación.

La oposición golpeó con la investigadora de ANCAP que afectó la figura de Raúl Sendic; y luego surgió la investigación periodística de El Observador sobre la formación académica del vicepresidente de la República.

Del otro lado estuvo la declaración del Plenario del Frente que acusó a la prensa y a la oposición de atentar contra la institucionalidad.

En el Frente Amplio sostienen que los nombres propuestos para la administración pública deben votarse sin ser cuestionados, mientras que el Partido Colorado y Nacional afirman que votarán pero planteando discrepancias cuando corresponda.

Así ocurrió con la venia de Marta Jara para presidir a ANCAP. Jara tiene un amplio currículum y experiencia internacional que no le bastó a la oposición que de todos modos la criticó por su gestión como gerente general de Gas Sayago, la empresa que tiene a cargo la regasificadora.

Esas críticas molestaron al oficialismo que decidió responder frenando las venias que quedan por aprobar entre ellas la de los opositores Diego Labat para ANCAP y Alvaro Viviano para el Instituto de Inclusión Social.

Donde la oposición planteó dudas fue con Ignacio Berti, actual presidente de Pluna Ente Autónomo que cuenta con el respaldo del astorismo y está propuesto para ANCAP.

La semana pasada en bancada, el senador Enrique Pintado, exministro de Transporte que tuvo que lidiar con los problemas entre Pluna y ANCAP, impulsó la votación de Berti sin dilaciones.

Fue el senador colorado Pedro Bordaberry quien denunció en el Plenario –no en la comisión y de eso se quejó el senador Rafael Michelini– que Berti estará en dos organismos a la vez y eso no se ajusta a derecho.

Sin embargo, para los blancos la razón del aplazamiento de las venias responde a diferencias en el oficialismo.

"El Frente planteó que tiene algunos temas que dilucidar en la interna sobre nombres que propuso", afirmó el nacionalista Alvaro Delgado.

En el Frente aseguran que la hostilidad del relacionamiento que plantea la oposición les llevó a retrasar la aprobación de venias.

Sesión

La sesión del Senado de ayer se interrumpió cuando al inició los blancos plantearon un cuarto intermedio de una hora para habilitar negociaciones.

La oposición ya había sido informada que la izquierda remitiría nuevamente a la Comisión de Asuntos Administrativos las venias para ANCAP y el Instituto de Inclusión Social.

En esa hora, tres senadores blancos (Luis Alberto Heber, Carlos Camy y Alvaro Delgado) se reunieron con dos senadores del Frente (Ernesto Agazzi y Rafael Michelini).

En ese encuentro no hubo acuerdo para votar las venias. Los blancos reunieron entonces a su bancada.

Allí acordaron no votar el pasaje de las venias a comisión y no hicieron ningún planteamiento en sala más que marcar su desacuerdo.

El Senado volvió a sesionar y sólo con votos del Frente las venias volvieron a comisión. Bordaberry afirmó que estaba en condiciones de votar y que se está ante "un incumplimiento" del oficialismo por el no voto de las venias y por demorar las otras.

Michelini aclaró que fue la oposición la que planteó observaciones a los nombres propuestos (es el caso de Berti) y por eso es mejor que vuelva a trabajar la comisión.

"Se está ante un episodio menor", concluyó el senador Pablo Mieres del Partido Independiente.

Populares de la sección

Acerca del autor