Familia de ciclista pedirá probar que hubo omisión de asistencia

Presentan hoy escrito en el que afirman que estuvo 40 minutos vivo
La familia de Guillermo Fernández, el ciclista que fue atropellado en ruta Interbalnearia y murió en el lugar, pedirá hoy a la Justicia que al homicidio culposo por el que fue procesado el hombre que manejaba, se le agregue el delito de omisión de asistencia, informó Subrayado y confirmaron a El Observador allegados a los familiares de Fernández.

La jueza penal de Atlántida, Florencia Sorrondeguy, lo procesó con prisión por homicidio culposo –es decir que no tuvo intención de matarlo– pero no por omisión de asistencia, porque según lo declarado por el conductor del auto ante la magistrada, pensó que estaba muerto luego de golpearlo con el auto. "Vio morir a esa persona y no lo pudo soportar", indica Sorrondeguy en el auto de procesamiento.

Sin embargo, en el escrito que presentará hoy la familia a la Justicia afirman en base a testigos que no llegaron a ser citados a declarar que Fernández "estuvo vivo durante aproximadamente 40 minutos luego del siniestro".

Para poder probar ante la jueza que el ciclista estuvo vivo durante ese lapso luego de que el auto lo atropellara a la altura de Salinas, piden que se cite como testigo a un policía que pasó por el lugar a los pocos minutos de ocurrido el siniestro y también a otro testigo que ya declaró.

A su vez, según pudo saber El Observador, también pretenden que declare una médica y un enfermero que volvían a su casa por la Interbalnearia y se bajaron de su vehículo para asistir a Fernández.
El conductor dijo haber consumido alcohol y medicamentos para dormir el día que atropelló al ciclista, según consta en el auto de procesamiento. En el documento se señala que el hombre "admitió el hecho" y manifestó que "había tomado media botella de fernet" con una bebida cola, y "uno o dos comprimidos" de un medicamento "pensando en acostarse a dormir".

A su vez, manifestó que manejaba a unos 75 kilómetros por hora y que no tuvo tiempo para frenar el auto.

En su relato en el juzgado, no pudo recordar si llegó a entreparar pero sí contó que, al sospechar que el ciclista al que había atropellado estaba muerto, puso marcha atrás y cruzó el cantero hacia el otro lado de la carretera. "No lo pudo soportar. Le dijo a la gente que había chocado con un caballo. No lo pudo manejar", señala el auto de procesamiento.

La víctima del accidente viajaba junto a otros cuatro ciclistas cuando al llegar al kilómetro 34.700 de la ruta Interbalnearia fue atropellado. Uno de ellos dijo en el juzgado que iban con las bicicletas por la banquina, con casco y luces delanteras y traseras.

El conductor del auto decidió fugarse al Chuy el sábado pasado, dos días después del siniestro luego de que, según manifestó, su pareja le diera dinero.

Fue capturado al día siguiente y conducido al juzgado penal de Atlántida. Uno de los aspectos clave para su detención fue un mensaje de Whatsapp que enviaron en cadena algunos de los amigos de la víctima porque uno de los que estaba con él al momento del siniestro recordó la matrícula del auto, el modelo y los abollones que tenía.

Populares de la sección