Familia reclama US$ 435.000 por perjuicios por estadio de Peñarol

Apunta a la responsabilidad del Estado y del club por concepto de daños y perjuicios
Una familia de la zona de Villa García, que tiene un emprendimiento comercial próximo al Campeón del Siglo, reclama al Club Atlético Peñarol y al Estado una indemnización de US$ 435 mil por los perjuicios que, alega, le causó a su actividad comercial la instalación del estadio con capacidad para 40 mil personas que fue inaugurado el pasado 28 de marzo tras dos años de obras.

Los reclamantes presentaron la semana pasada el pedido de conciliación previa al juicio contra los ministerios del Interior, de Transporte y Obras Públicas, de Vivienda y Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente y también contra la Intendencia de Montevideo. La Justicia todavía no fijó la fecha para la realización de esa instancia.

Por otra parte, el pedido de conciliación también alcanza al Complejo Deportivo y Cultural Peñarol SA, titular del fideicomiso que construyó el estadio, según los escritos presentados por los reclamantes a los cuales accedió El Observador.

La familia, con el asesoramiento de la abogada Susana Paradiso, anunció su intención de buscar una conciliación "previamente al juicio por cesación de situación antijurídica y lesión de derechos y por daños y perjuicios" que prevé iniciar y donde reclamará un resarcimiento económico que asciende a US$ 435 mil, según la primera estimación que realizaron.

Negocio "arruinado"

Los reclamantes alegan que tanto los ministerios del Interior, de Transporte y Obras Públicas, de Vivienda y Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente y la Intendencia de Montevideo así como el Complejo Deportivo y Cultural Peñarol SA tienen responsabilidad civil debido a "la elección del lugar de implantación, localización, construcción o edificación, puesta en funcionamiento y operación" del estadio, que afectó su "vida laboral y económica", dado que su emprendimiento comercial y su vivienda están cerca del flamante escenario deportivo de Peñarol, que implicó una inversión de US$ 40 millones.

Los reclamantes plantean que la ubicación del Campeón del Siglo (en la ruta 102 entre camino Mangangá y camino de los Siete Cerros) afectó "la vida y su calidad" y alteró el negocio con el que la familia obtiene su sustento económico que fue "arruinado durante años", primero "por la localización y construcción, y luego por la operación y funcionamiento del estadio".

El escrito lo firman un hombre, su esposa, la hija del matrimonio y su marido, ya que todos tienen su sustento económico en el emprendimiento familiar que, sostienen, se vio afectado por la construcción del estadio.

"La pretensión exigirá el cumplimiento de la legislación ambiental y de ordenamiento territorial, disponiendo el cese de toda violación de las mismas, con mandato a los demandados de realizar, en tiempos preestablecidos y garantizados, las obras, modificaciones y cambios que fuere necesario para el debido cumplimiento de la legislación aplicable y la salvaguarda de los derechos lesionados", dice la familia en el reclamo.


En curso obras para mejorar el estadio

A poco más de dos meses de su inauguración, el Campeón del Siglo es objeto de mejoras y ajustes en sus instalaciones. A fines de mayo se realizaron tareas de drenaje en la tribuna Frank Henderson, donde también se construyó un nuevo muro de contención. Hace 15 días, la empresa Saccem, que tuvo a su cargo la construcción del estadio, informó en un comunicado que durante el mes de junio "se realizarán modificaciones a los accesos entre las tribunas Henderson y Güelfi, con frente a la ruta 102". También está previsto "reformar los palcos familiares de la tribuna Damiani, así como introducir mejoras en la caseta de control ubicada entre las tribunas Cataldi y Henderson". A la vez, se harán obras de caminería en alrededores del estadio.



Populares de la sección