FARC se meten en "la pelea" por empoderar a la mujer en Colombia

Cúpula de la guerrilla está integrada por siete miembros, todos hombres
La guerrilla FARC de Colombia, a días de firmar un acuerdo de paz para poner fin a 52 años de conflicto armado, está "dando la pelea" para empoderar a las mujeres, dijo ayer uno de sus dirigentes.

"En las FARC hemos venido dando la pelea para que trascienda más el protagonismo de la mujer", dijo a periodistas Pastor Alape, miembro del secretariado (cúpula) de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) e integrante de la delegación que negoció en Cuba el pacto de paz con el gobierno.

"En este proceso de diálogo (...) nuestras mujeres han tomado más verraquera (coraje) y se han parado y discuten con más entereza que como lo hacían en el siglo pasado", destacó Alape, al reconocer su "respeto" y "admiración" por la "tenacidad" femenina en la construcción de paz.

Incluir una visión de género en el movimiento político legal de las FARC, en el que prevén convertirse tras dejar las armas, está en la agenda de la Décima Conferencia Nacional Guerrillera, reunida para ratificar el acuerdo alcanzado con el gobierno de Juan Manuel Santos tras casi cuatro años de negociaciones en Cuba.

"Consideramos que en todo este proceso hay que hacerles un reconocimiento y es un debate que está en la conferencia", señaló Alape, que como el resto de guerrilleros suele usar las expresiones "todos y todas" o "compañeros y compañeras".

Unos 350 delegados de los siete bloques de las FARC en Colombia asisten a las deliberaciones, que tendrán lugar hasta el viernes en el aislado paraje El Diamante en el Caguán, bastión de la guerrilla en el sureste colombiano.

En la conferencia, en la que según fuentes de las FARC hay 40% de participación femenina, se inscribieron para intervenir 32 mujeres.

Aunque el secretariado de siete miembros no incluye a ninguna mujer, Alape, nombre de guerra de José Lisandro Lascarro, destacó lo que las "compañeras han podido hacer" para promover este nuevo enfoque.

"Todos se preguntan por qué en el secretariado no hay mujeres. Son las condiciones, no podemos poner figuras. 'Es que son machistas', nos dicen. Es lo que nos ha tocado hasta ahora. Esto somos, pero estamos dando una pelea permanentemente en ese sentido", dijo.

Cuota, "una medida temporal"

"Hay que seguir avanzando. No somos muy partidarias de una cuota porque una cuota del 40% al 50% ayuda como una medida temporal", dijo a la agencia AFP Tanja Nijmeijer, holandesa que lleva 13 años en las FARC como Alexandra Nariño.

"Pero también pensamos que la presencia de una mujer en un cargo de dirección tampoco garantiza que luche por los derechos de las mujeres; eso también lo puede hacer un hombre", dijo esta guerrillera de 38 años, integrante de la subcomisión de género en las negociaciones de paz, destacando que fue un liderazgo "solo compuesto por hombres" el que promovió este debate.

Natalie Mistral, una guerrillera francesa de 43 años, coincidió: "Es algo que estamos intentando cambiar, pero no peleando con ellos, sino haciendo la prueba de que también somos capaces y sensibilizándolos".

Para Mario, un guerrillero de 36 años "del ala urbana" de las FARC que se fue al monte en 2010, las mujeres "son como la flor de nosotros".

"Son el apoyo y son más verracas (valientes)", dijo mientras cumplía su guardia para impedir el acceso a la zona donde la conferencia sesiona a puertas cerradas.

Fuente: AFP

Populares de la sección