FBI descartó delito de Clinton en uso de correos electrónicos

La institución entregará la investigación al Departamento de Justicia, que tomará la decisión definitiva
El director del FBI, James Comey, afirmó este martes que la institución no recomienda presentar cargos contra la ex secretaria de Estado norteamericana y virtual candidata demócrata a la presidencia, Hillary Clinton. La recomendación del FBI es provisional y la decisión definitiva depende del Departamento de Justicia de Estados Unidos, que recibirá de la oficina de seguridad la investigación realizada hasta el momento.

Aunque para el FBI Clinton no tuvo intención de violar ley, la institución consideró que fue "extremadamente descuidada" mientras ejerció el cargo entre 2009 y 2013. De todos modos, el organismo de seguridad señaló que no hay "cargos apropiados" para procesar a la exsecretaria de Estado por sus correos electrónicos.

La investigación del FBI contra la exsecretaria de Estado y favorita para las elecciones presidenciales de este año se convirtió en un asunto hipersensible durante la campaña, y constituye uno de los principales puntos de ataque por parte de Trump y el Partido Republicano.

El escándalo se arrastra desde que se descubrió que cuando era secretaria de Estado, Clinton ordenó la instalación de un servidor privado de correo electrónico en su domicilio, a pesar de las recomendaciones en contra formuladas por técnicos del departamento de Estado.

"Aunque hay evidencias de potencial violación de los estatutos que rigen el uso de información clasificada, nuestra opinión es que ningún fiscal razonable presentaría cargos en este caso", dijo Comey. El jerarca agregó que el FBI comunicaría al Departamento de Justicia "nuestra visión de que no hay cargos adecuados para este caso".

En una declaración a la prensa en que no permitió preguntas, Comey dijo que Clinton utilizó varios servidores privados para sus correos, que numerosas de sus comunicaciones incluían información secreta y que es "posible" que "actores hostiles" hayan tenido acceso a ellos.

Al revelarse el escándalo, Clinton dijo que había borrado unos 30.000 correos personales de ese servidor, pero nunca fue posible establecer con exactitud que material fue excluido.


Fuente: AFP

Populares de la sección