Febrero cierra con más argentinos y descenso de turistas brasileños

El subsecretario de Turismo, Benjamín Liberoff dijo que se mantuvo tendencia de enero

La conformidad expresada por los distintos operadores respecto al flujo de turistas observada en la segunda parte de la temporada de verano también parece reflejarse en los números.

De acuerdo a cifras del Ministerio de Turismo (Mintur) divulgadas ayer por el portal de Presidencia, en los primeros 20 días de febrero llegaron a Uruguay 316 mil turistas extranjeros. El año pasado y durante todo febrero habían arribado al país 321 mil visitantes.

En este sentido, el subsecretario de Turismo. Benjamín Liberoff expresó que en términos generales continuó la tendencia observada en enero. Eso es crecimiento en la llegada de argentinos, descenso de los turistas brasileños y un ritmo similar en la llegada de turistas extra-región.

Las cifras proporcionadas por la Dirección Nacional de Migraciones no incluyen a los uruguayos residentes en el exterior, cruceristas y turistas brasileños que cruzaron la "frontera seca" en Rivera, Aceguá y Chuy.

Las cifras auspiciosas en lo que va de febrero se suman a lo ocurrido en enero, que cerró con la mayor concurrencia de turistas para ese mes en los últimos cinco años.

De acuerdo a cifras manejadas por el Mintur, en el primer mes del año llegaron 470 mil visitantes extranjeros más que en igual mes de 2015. La presencia de argentinos se incrementó 32%, mientras que hubo una retracción en la llegada de brasileños de 25%.

Si bien el saldo hasta ahora es positivo, los inmobiliarios han sido los que más preocupación mostraron este verano, por la competencia de plataformas digitales como Mercados Libre y Airbnb. Las autoridades se han mostrado receptivas al planteo privado pero reconocen que la tarea de control es "compleja".

Además se aguarda por una definición más específica del Poder Ejecutivo sobre cómo podrían tributar esas opciones de arrendamientos de inmuebles.

En la otra vereda se ubican los gastronómicos que este verano se vieron beneficiados por la mayor cantidad de veraneantes argentinos y por el mantenimiento del huso horario, que entre otras cosas, permitió recuperar un turno de la cena que con las condiciones anteriores se perdía.

En el caso de los hoteles, se trabajó con niveles promedio de entre 60% y 70% en enero, y en los días de carnaval se volvió a trabajar a capacidad completa, como había pasado a fin de diciembre y comienzos de enero. Aquí no solo pesó la llegada de extranjeros, sino también el turismo interno que es tradicional en febrero.


Populares de la sección