Federación Rural advierte sobre "desmantelamiento de la cadena productiva"

Afirma que se afronta un endeudamiento creciente, falta de inversión, pérdida de fuentes de trabajo y de productores

De mantenerse la actual situación, "el desmantelamiento de la cadena productiva es inevitable", advirtió la Federación Rural (FR) en la declaración final del 100° Congreso realizado el pasado sábado, en Lascano, Rocha. El documento completo, remitido desde la gremial ruralista a El Observador, es el siguiente:


Declaración final del 100° Congreso Anual

Hoy celebramos nuestro Congreso número 100 en la ciudad de Lascano. La Federación Rural quiere resaltar la hospitalidad de la federada anfitriona y su localidad, así como el esfuerzo en la organización de tan importante evento.

Después de tener un serio y profundo intercambio de opiniones sobre el fortalecimiento institucional y los problemas que afectan la producción agropecuaria, ha quedado demostrado una vez más el sentido de pertenencia y la valoración del trabajo de la Federación Rural, reconociendo en ésta una herramienta indispensable de organización.

El tiempo nos ha dejado la experiencia necesaria para reconocer que en la unión y el esfuerzo mancomunado está la clave del éxito, sólo así seremos sólidos en la acción y eficaces en los resultados.


La Federación Rural alerta:

Que la realidad del campo y la producción agroindustrial se ve afectada por problemas tales como: dólar bajo, combustibles caros, tarifas públicas e impuestos caros, en definitiva costos internos altos, que asfixian a los productores y a toda la cadena agroindustrial, recibiendo un severo ajuste fiscal como consecuencia del excesivo gasto público, un déficit fiscal descontrolado y una deuda pública cada vez mayor.

Después de una década de buenos precios vemos un sector que afronta un endeudamiento creciente, falta de inversión, pérdida de fuentes de trabajo y de productores.

Para poner solo un ejemplo, el gasoil, que constituye uno de los insumos más relevantes, la evaluación de la diferencia entre el precio de este combustible en el Uruguay y el precio de paridad de importación muestra una pérdida cada vez mayor. A partir del año 2014 esta diferencia está en el entorno de los $ 12 por litro; solo en el sector lechero determina un sobre costo de US$ 17 por hectárea. (*)

Que en los últimos años en el sector lechero, hubo un abandono de la actividad del orden del 16.5%, donde la mayor cantidad de tambos que cerraron son productores menores de 50 hectáreas, concluyendo que la mayor deserción se da en los pequeños productores.

En el sector agrícola solo los buenos rendimientos pudieron disimular los tremendos costos de producción. En el comienzo de la cosecha se anuncian exigencias inconsultas que implicaron una baja de rentabilidad solo asumida por el productor. Todos estos inconvenientes hacen una pérdida de ingresos de US$ 40 a US$ 50 por hectárea, que inviabilizan aún más los cultivos de invierno tradicionales.

En cuanto al sector ganadero, no escapa a los problemas de costos antes expresados; también entendemos oportuno que el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca haga un estudio de costos y beneficios de la trazabilidad obligatoria en todo el rodeo nacional, para de esta forma evaluar los resultados que han habido para el país y los productores.

Destacamos que no se puede hablar de trabajar para la excelencia y recibir los peores precios de la región.

Una vez más manifestamos nuestra firme disposición a seguir trabajando para cambiar esta realidad, con espíritu constructivo e independencia, sin ataduras. Pero advertimos y denunciamos que de mantenerse esta situación, el desmantelamiento de la cadena productiva es inevitable.

Seguiremos de pie y atentos porque la lucha del productor rural es nuestra lucha.

(*) Fuente: Asociación Rural de San José.


Populares de la sección