Feministas: "Nunca planteamos que se agraven las penas"

Afirman que no es la solución y que se necesita una ley integral de violencia de género

El Senado aprobó ayer por unanimidad el proyecto de ley de femicidio, por el que se considera como agravante que se asesine a una mujer por una condición de género. Y si bien representantes feministas lo consideran como un paso para visibilizar esa conducta, aseguran que el camino no pasa por agravar las penas.

Consultada por el programa En Perspectiva, la abogada experta en derecho penal y coordinadora nacional del Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer (Cladem), Ana Lima, aseguró que está a favor de introducir el concepto de femicidio dentro del Código Penal, aunque dejó en claro que el objetivo nunca fue que la pena sea más dura, sino que haya un proyecto de ley integral que prevea ese delito como uno autónomo.

En lo que va de 2017, fueron siete los casos de muerte de mujeres asesinadas por su pareja o expareja por violencia doméstica. De ser aprobado finalmente, el proyecto habilitará a enviar a prisión a una persona hasta por 30 años en caso de que mate a una mujer por razones de género. Sin embargo, el tema sigue generando debates.

"Las organizaciones feministas nunca hemos planteado el agravante de penas ni que pasaba la solución por agravar las penas", dijo Lima. Agregó en ese sentido que ese no es el objetivo, sino que con la búsqueda de una nueva ley se intenta "describir una conducta que no es la misma que dar muerte a un varón o a una mujer en la calle".

La coordinadora nacional de Cladem, afirmó además que "jamás se ha dicho ni creído" que "por la sola ley se va a revertir un fenómeno tan complejo", que a su entender requiere una respuesta integral del Estado.

"Las organizaciones feministas nunca hemos planteado el agravamiento de penas ni que pasaba la solución por agravar las penas"

"Nuestra gran apuesta para ir cambiando esta situación es la ley integral contra la violencia de doméstica", señaló. Dijo sin embargo que mientras eso no sucede se debe ir "armonizando la legislación interna". Las leyes, aseguró la exjueza penal, son producto de consenso, y en el caso de Uruguay fue que el femicidio sea un agravante especial. Algo que ha funcionado en otros países.

"Soy partidaria del derecho penal mínimo, sé que es el último recurso, pero en este caso creo que teniendo en cuenta el bien que uno tutela que es la vida, creo que vale la pena hacer el recorrido y creo que el mensaje tiene que ser muy claro de que no se va a tolerar más que se maten mujeres", indicó.

Lima criticó por otra parte que aún no se haya modificado el Código Penal, que es "patriarcal y machista", algo que Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer recomienda a Uruguay desde 2002, y lo ha reiterado varias veces.

"¿Qué es penalmente reprochable para la sociedad?", se preguntó, y agregó que ve como "muy llamativa" la resistencia que hay con respecto al femicidio, teniendo en cuenta que ya se han hecho otras modificaciones al Código Penal.



Populares de la sección