Fernando Amado convoca en Facebook a los desencantados

El diputado colorado reúne adhesiones de jóvenes exfrenteamplistas
Había unas setenta personas, casi todos jóvenes, unos colorados, otros frenteamplistas desencantados, otros sin ninguna filiación política. Pero el diputado colorado Fernando Amado no se anduvo con chiquitas al categorizar la reunión a la que convocó el jueves 11 en un local sobre la avenida 18 de julio.

“Desde la creación del Frente Amplio no hubo una reunión como esta”, aseguró para señalar luego que, por lo menos, esa era la noche más importante de su carrera política. El encuentro, en definitiva, juntó a un grupo de personas, a las que Amado conoció cuando, a través de la red social Facebook, le manifestaron su respaldo por las actitudes que viene sosteniendo dentro del Partido Colorado.

El legislador fue reelecto en las elecciones pasadas, ocasión en la que volvió a apoyar la candidatura de Pedro Bordaberry, líder con el que ha tenido casi más desencuentros que coincidencias.
Luego se alejó de Vamos Uruguay y tiene pensado crear su propio grupo político dentro del Partido Colorado.

Amado ha marcado distancias de varias posiciones adoptadas por la cúpula partidaria y, por ejemplo, ha respaldado la despenalización del aborto y la legalización de la venta de marihuana, y participa de la Marcha de Silencio en reclamo por los desaparecidos.

El legislador quiere crear un polo batllista de centroizquierda dentro de una colectividad histórica que, según entiende, se ha ido volcando progresivamente hacia la derecha del espectro político.

Amado quiere intentar –por otro camino- lo que buscó el fallecido líder de la lista 99 Hugo Batalla cuando en las elecciones de 1994 volvió al Partido Colorado para, según dijo, “llenarlo de batllismo”.

La lista 99 tuvo una pésima votación y luego su liderazgo quedó en disputa.

Pero Amado cree que esa pelea no está perdida y que es posible revertir la tendencia ideológica del coloradismo. Para eso, quiere convencer a los colorados de toda la vida pero también pretende sumar gente que nunca estuvo cerca de esa colectividad. Así es que, según narró a El Observador, empezó a contactarse a través del Facebook con jóvenes que se decían frentistas desencantados y que se mostraban dispuesto a respaldarlo en su emprendimiento político. “Cuando vi que los que se mostraban interesados ya pasaban los cincuenta y el número seguía creciendo, entonces entendí que era el momento de juntarnos”, dijo Amado. Esa reunión se concretó el jueves por la noche y allí, en un salón despojado de toda insignia partidaria, Amado fue pasándole el micrófono a personas a las que solo conocía a través de las redes sociales. “Quiero saber qué carajo hacen acá”, bromeó.

Así fue que escuchó a Ariel Collazo, un hombre de 44 años que dijo haber reparado en la figura de Amado luego de que perdió el trabajo, se divorció y se empezó a “desesperar”.

“Yo quiero algo nuevo. Me siento batllista pero de don Pepe Batlle. En las últimas elecciones no voté al Partido Colorado”, contó.

Jorge Cruz, de 43 años, se identificó como un frenteamplista “de toda la vida” que también narró haber llegado hasta Amado en una “noche de desesperación” en la que se quedó sin trabajo. “Yo estaba buscando un referente y ahora tengo todas las esperanzas puestas en vos”, le dijo al legislador colorado.

Y así fueron pasando una veintena de testimonios que, mayormente, coincidieron en un desencanto grande con el gobierno del Frente Amplio y en la búsqueda de una corriente política que les otorgue nuevas esperanzas. Luego de escuchar a sus nuevos adherentes, Amado dijo que siempre eligió la intemperie política y que no se arrepiente.

“Queremos hacer del Partido Colorado un lugar que nos represente; queremos que sea una herramienta de cambio social. Este es el comienzo de una historia de esperanzas compartidas”, dijo.
En setiembre, Amado tiene previsto realizar una reunión ampliada de su nuevo grupo que, para entonces, ya tendrá nombre propio.

Populares de la sección