Fin de semana clave para turismo en jaque por conflicto en supergás

Hoteles y restaurantes comenzaron a cerrar por falta de garrafas y gas a granel

Los hoteles y restaurantes de Punta del Este esperan con expectativa el próximo fin de semana largo (para los argentinos y uruguayos). Aunque hace ya un tiempo que estas fechas de octubre dejaron de ser el termómetro para la temporada estival, sí son un insumo de utilidad para el sector turístico.

El contexto más favorable que vive Argentina hace pensar y proyectar en que una importante cantidad de visitantes llegaran al departamento desde la vecina orilla, pero hay un aspecto que por estas horas desvela a los empresarios del sector: la falta de supergás. El conflicto surgido en la empresa Riogas (ver nota abajo) y que desde hace días afecta la distribución de este energético, ya tiene consecuencias en la actividad turística y los empresarios esperan que se agrave con el paso de las horas, de no haber soluciones.

Ayer por la mañana el hotel Saint Pierre de Punta de Este fue el primero en cerrar sus puertas por la falta de gas, que entre otros aspectos no le permite abastecer de agua caliente al establecimiento. También se vio obligado a derivar huéspedes hacia otros lugares de alojamiento y cancelar algunas reservas programadas para hoy.

Un relevamiento realizado ayer entre los socios del Centro de Hoteles de Punta del Este indicó que el 20% de los establecimientos (alrededor de 15) prevé que se quedarán sin supergás en las próximas horas y que tendrán problemas para prestar servicios con normalidad en días venideros.

En diálogo con El Observador el presidente de esa gremial de hoteles, Antonio Soto, explicó que hay establecimientos funcionando con reservas mínimas. "Principalmente es el gas a granel que está faltando y las garrafas de 45 kilos que tampoco se consiguen", dijo el empresario.

Las dificultades también alcanzan a restaurantes de la zona que –ante la eventualidad que continué el conflicto– decidieron cerrar sus puertas para ahorrar el poco gas que les queda y así poder funcionar el próximo fin de semana, cuando lleguen más comensales a la zona, indicó Soto.

Por otro lado, se explicó que aunque Riogas autorizó a los comercios que tienen contrato con esa firma a abastecerse de gas a granel con otras compañías que brindan el suministro, eso en la práctica no está ocurriendo. "Las otras empresas no quieren tomar responsabilidad de descargar donde hay un contrato y eso hace que la situación se agrave", afirmó Soto.

De hecho, eso fue lo que pasó con el hotel Saint Pierre, que hizo gestiones para abastecerse con Acodike, pero no tuvo éxito. "Hay muchísima preocupación en el sector. En nuestro caso nos hemos quedado sin agua caliente, otros tienen todo el tema de la cocina que tienen restaurantes, tienen contratados alojamientos con media pensión o pensión completa; somos muchos", dijo a FM Gente el propietario del hotel Saint Pierre, Adrián Beloso.

Los carteles con la leyenda "no hay gas" seguían colgados ayer por la tarde en centro de distribución de Maldonado.

Industrias complicadas

El faltante de ese combustible a granel también está complicando seriamente la actividad de empresas manufactureras de diversos rubros, principalmente alimenticio.

En diálogo con El Observador el presidente de la Cámara de Industrias (CIU), Washington Corallo advirtió que de no mediar una solución rápida al conflicto se corre el riesgo de que fábricas dejen de operar y que se pierdan empleos y/u horas de trabajo.

"Desaparecer no van a desaparecer porque este conflicto se va a solucionar, lo que pasa es que estamos perdiendo producción y trabajo, exportaciones y abastecimiento a nivel local. En algunos puntos del país ya faltan productos de las industrias uruguayas porque no se puede sustituir el gas que llega en tanques que se carga por afuera (a las fábricas) con garrafas de 13 kilos", fundamentó

De hecho, Corallo aseguró que compañías como las panificadoras Pangiorno y Pagnifique ya han notificado a la gremial acerca de las dificultades que la falta del combustible está ocasionando sobre sus actividades.

Agregó que la problemática también alcanza a otras compañías del rubro alimentos y bebidas, así como de las ramas metálicas, caso concreto de la fábrica de carpintería de aluminio con sede en Rocha Bruver que es intensiva en el uso de gas como insumo para su producción.

El presidente de la CIU recordó que el diferendo que ocasiona el desabastecimiento de gas se produce en un "momento delicado" de la producción fabril, que profundizó su deterioro en julio por segundo mes consecutivo y se contrajo 5,8% en relación a igual mes del año anterior.

Gobierno dice que no falta el energético

"No hay desabastecimiento, hay demoras. Estamos monitoreando varias veces por día", aseguró ayer la ministra de Industria, Carolina Cosse, en referencia a la falta de garrafas de supergás por el conflicto con Riogas.

Agregó que en situaciones de este tipo "al sistema en su conjunto le lleva alrededor de ocho días recuperarse", pero que existe "una muy buena respuesta del resto de las empresas y trabajadores", que toman "medidas que se salen del marco usual para responder a la población".

"Estamos saliendo de una situación crítica con cooperación de las otras empresas y los trabajadores", aseguró Cosse luego del Consejo de Ministros
A su turno, el ministro de Trabajo, Ernesto Murro, destacó "la buena actitud de Acodike, Megal, Ducsa y ANCAP, y de los trabajadores".

"No tenemos un conflicto con la cámara de empresas de supergás. Tenemos un conflicto en Riogas y también queremos aclarar que acá el tema central no son los tres despidos de Maldonado por la manipulación del arma. Acá el conflicto se agravó cuando se despiden funcionarios zafrales, cando se elimina un segundo turno en Riogas y ambos ministerios hemos hecho intensas tratativas, conversaciones directas con Riogas sin ningún éxito hasta el momento", dijo.Murro aseguró que han intentado "incluso personalmente" los ministros llevar adelante las negociaciones.

La empresa Riogas emitió ayer un nuevo comunicado en donde "lamenta la crítica situación de la que es rehén y que afecta a clientes, distribuidores, trabajadores, proveedores y población en general". En otra parte, se indica que la firma es "respetuosa" de las autoridades competentes, aunque "no comparta la visión que éstas tienen sobre el desborde y abuso sindical".



Populares de la sección