Firma de ANCAP en Argentina perdió US$ 9,3 millones a junio

La petroquímica que está en venta va camino a completar cuatro años con resultados negativos

El viernes pasado, cuando el directorio de ANCAP presentó el balance semestral de la petrolera, mostró una lista de los compromisos de gestión asumidos para este año y los resultados alcanzados hasta el momento. En una lista de 13 indicadores, nueve alcanzaron la meta y aparecen en color verde y hay otros tres que están en amarillo. Pero hay uno que aparece en rojo y se relaciona con los resultados de la empresa Carboclor, que lejos de mostrar señales de recuperación empeoró su desempeño en la primera parte del año.

La petroquímica que ANCAP opera en Argentina arrojó pérdidas en el período enero-junio equivalente a US$ 9,3 millones, según el balance de la empresa al que accedió El Observador. Se trata del negocio más importante del ente en la vecina orilla y que va camino a completar su cuarto ejercicio consecutivo en rojo si la tendencia no se modifica.

Ese comportamiento no pasa desapercibido entre las nuevas autoridades de ANCAP que a mediados de este año anunciaron la intención de revisar la participación de la empresa en esa unidad de negocio. El lunes, en entrevista con En Perspectiva, la presidenta del ente, Marta Jara reiteró que se sigue buscando una transacción que puede pasar por una venta total, parcial e incluso una asociación.

ANCAP no es la única petrolera de la región que está revisando cada una de sus unidades de negocio, tomando en cuenta los malos resultados que han empujado a que la empresa tenga pérdidas millonarias en los últimos tres años. De hecho la brasileña Petrobras resolvió ayer cerrar su división de biocombustibles para darle prioridad a las inversiones en crudo y gas.

Cambio en el mercado

En el caso de Carboclor, hasta ahora la performance de la petroquímica no se ajusta con la estrategia de mejorar de gestión que persigue la nueva administración. A los malos desempeños que la empresa muestra desde 2013, este año se sumaron algunos cambios en el mercado argentino que complicaron aun más su horizonte de corto y mediano plazo.

Uno de los principales productos que elabora la petroquímica se denomina MTBE (componente de alto octanaje para la elaboración de naftas sin plomo contaminante), pero su comercialización fue prohibida a comienzos este año debido a una nueva regulación. En abril, el Ministerio de Energía y Minería de Argentina elevó la cantidad de etanol al 12% para las mezclas de naftas y a su vez limitó la cantidad de oxígeno en las mismas. "Este hecho significó dejar de comercializar este producto (MTBE) en el mercado local a partir de junio, volcando todo el volumen para exportación, erosionando fuertemente el margen de la compañía", dice el balance.

El efecto negativo de la medida en los resultados de la petroquímica habían sido adelantados por autoridades de ANCAP meses atrás. En ese sentido también se ha manejado la posibilidad que esa unidad de negocios tenga un giro más logístico que industrial en el futuro para mitigar el impacto por el cambio de regulación. El giro de Carboclor es actualmente en 90% industrial y 10% logístico. Uno de sus principales activos es una terminal de almacenaje y servicios portuarios en la localidad de Campana.

Las pérdidas del primer semestre son también superiores a las que tenía Carboclor en igual período del año pasado, cuando llevaba acumulado un rojo de US$ 2,6 millones. Esos números empeoraron luego y llevaron a que el 2015 se fuera con un rojo de US$ 7,4 millones, el ejercicio más negativo desde 2003, año en que empezó sus operaciones. Así la empresa completó tres años consecutivos de pérdidas, luego de que en 2014 el rojo fuera de US$ 5,5 millones y en 2013, de US$ 3,5 millones.

La viabilidad del emprendimiento era defendida por las principales autoridades del anterior directorio del ente, bajo el argumento que era un negocio "estratégico" y con buenas perspectivas de desarrollo. Incluso en 2014 se aprobó una capitalización de US$ 5 millones con el objetivo de respaldar el proyecto. Pero en 2016 el nuevo directorio puso la lupa sobre esta subsidiaria y comenzó a evaluar alternativas para mejorar sus números, todavía sin resultados a la vista.

Si se analizan los números desde el comienzo de su operativa, en 2003, la pérdida acumulada hasta el primer semestre de 2016 es de US$ 10 millones. El histórico también deja ver que después de cerrar el ejercicio 2008 con un rojo por US$ 1,3 millones, logró completar cuatro años consecutivos con ganancias, pero esa racha se cortó en 2013. Desde esa fecha hasta la actualidad las pérdidas acumuladas son de US$ 25,7 millones.

Por otro lado, el balance también da cuenta que en materia energética y afectados por la estacionalidad, comenzaron algunas limitaciones en el abastecimiento de gas natural y de vapor adquirido por contrato con una instalación vecina. Eso hizo que Carboclor tuviera que recurrir a la sustitución por fuel oil y aumentar la generación propia de vapor con costos sensiblemente más altos.

Perspectivas

La petroquímica mantiene la expectativa de un mercado interno "contenido pero con posibilidades de incremento mensurado en mercados regionales. En este contexto, las distintas áreas de la sociedad, siguen orientadas a trabajar sobre la eficiencia de los costos variables y fijos con el objetivo de lograr mejores resultados y darle mayor competitividad a sus productos en los distintos mercados en los que intervienen", dice el balance.

La empresa que tiene su base en Campana (provincia de Buenos Aires) es propiedad en 75% de Ancsol SA (la firma que tiene ANCAP en Argentina) y 25% de las acciones pertenece a privados y cotizan en la Bolsa porteña. En 2007, el ente ya había manejado la posibilidad de vender su participación, pero luego lo descartó.


Populares de la sección

Acerca del autor