Fiscal general descarta contactos con funcionarios rusos para influir en elecciones

Es una idea "espantosa y detestable", dijo Jeff Sessions, al referirse a la presunción de que mantuvo vínculos con Rusia

El fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, clasificó este martes ante el Senando como "espantosa y detestable" la idea de que él, como parte de la campaña electoral de Donald Trump en el pleito de 2016, participó de colusión con Rusia.

"Nunca me he reunido ni he tenido ninguna conversación con ningún funcionario ruso o con ningún funcionario de ningún gobierno extranjero para influir en las elecciones de Estados Unidos", afirmó Sessions ante el Comité de Inteligencia del Senado, encargado de investigar la supuesta injerencia rusa en los comicios.

"Cualquier sugerencia de que he participado en cualquier colusión con el gobierno ruso para herir a este país, al que he tenido el honor de servir durante 35 años, o que he tratado de socavar la integridad de nuestro proceso democrático, es una mentira espantosa y detestable", añadió Sessions.

El fiscal general insistió en que se apartó de la investigación sobre Rusia el pasado 2 de marzo porque había participado activamente en la campaña del ahora presidente, Donald Trump, y no consideraba apropiado participar en una investigación que pudiera implicar al entorno del mandatario.

"Es importante, me inhibí de la investigación no por haber cometido ninguna mala conducta durante la campaña, sino por las regulaciones del Departamento de Justicia", afirmó.

Inhibición

La decisión de Sessions de inhibirse de la investigación llegó, sin embargo, justo cuando la prensa reveló que había mantenido dos encuentros durante la campaña presidencial con el embajador ruso en Estados Unidos, Sergey Kislyak, unas reuniones que no reveló en el Senado durante su audiencia de confirmación en el cargo.

La comparecencia de Sessions ante el Comité de Inteligencia del Senado sirve para responder al testimonio que dio la semana pasada ante ese mismo comité el exdirector del FBI James Comey.

Comey sugirió que Sessions se apartó el 2 de marzo de la investigación rusa debido a su participación en una serie de hechos que, al ser clasificados, no reveló ante el público.

Según informaciones de medios locales, Comey había dicho a los miembros del Comité de Inteligencia del Senado en un encuentro a puertas cerradas que Sessions pudo haber tenido una tercera reunión -hasta ahora desconocida- con el embajador ruso en Estados Unidos, Sergei Kislyak, en el hotel Mayflower, en Washington.

Frente a los senadores, Sessions negó haber mantenido un tercer encuentro secreto con el embajador ruso en EEUU, Sergei Kislyak, y explicó que participó en el hotel Mayflower en una recepción con multitud de asistentes, entre los que podría encontrarse el embajador ruso.

"Si hubo algún tipo de interacción breve con el embajador ruso durante esa recepción, no lo recuerdo", afirmó Sessions.

Confianza

Por otra parte, el fiscal general afirmó tener "confianza" en el exdirector del FBI, Robert Mueller, encargado de la investigación sobre la supuesta injerencia rusa en las elecciones de 2016, aunque rechazó hablar sobre la posibilidad de que sea despedido.

"Tengo confianza en el señor Mueller, pero no voy a hablar sobre ninguna hipótesis", dijo Sessions ante el Comité de Inteligencia del Senado sobre los comentarios que han proferido varios aliados del presidente Donald Trump dsobre un posible despido de Mueller, nombrado fiscal especial para el caso ruso el 17 de mayo


Fuente: AFP y EFE

Populares de la sección