Florianópolis, trilha a trilha

Caminar, sudar, saltar rocas, contemplar la inmensidad del océano y llegar a paraísos terrenales en seis caminos al sur de la capital de Santa Catarina
Florianópolis, capital del estado de Santa Catarina al sur de Brasil, podría dividirse en el continente y en la isla, que a su vez podría subdividirse en dos regiones: norte y sur. El norte es la parte más conocida ya que allí se encuentran sitios como Canasvieiras o Jurerê Internacional, megapromocionados por cuanto paquete de viaje existe. El sur, en cambio, más silencioso, esconde playas y paisajes agrestes, dignos de ser contemplados.

Una buena forma de conocerlo es haciendo trilhas, palabra en portugués que podría traducirse como caminos que llevan a sitios de difícil acceso. Si bien la mayoría de los visitantes prefiere recorrerlas a pie, algunos trayectos se pueden hacer, por ejemplo, en mountain bike.

Durante la temporada alta (de diciembre a febrero) es recomendable buscar alojamiento en el sur, no solo porque es más económico sino porque resulta una buena forma de acceder a estos caminos que solo los locales conocen. Un buen sitio puede ser Costa de Dentro, un barrio ubicado entre Solidão y Açores, que como no aparece en los mapas continúa siendo ajeno al turismo.

Este circuito de senderos es ideal para quienes buscan un poco de aventura y conocer desde adentro la fauna y la flora autóctona. La dificultad de los caminos varía, y algunos requieren mayor preparación, pero todos tienen en común que regalan vistas panorámicas y la posibilidad de conocer cascadas y playas escondidas entre los morros.

Florianópolis


Cachoeira da solidão

El camino que lleva a esta cachoeira (cascada en portugués) tiene un nivel bajo de dificultad, por lo que resulta una buena opción para viajeros que recién incursionan en este tipo de turismo (que por cierto es bastante adictivo). Para llegar se debe hacer una trilha de aproximadamente diez minutos. La vegetación densa alberga en su interior una cascada con agua dulce y helada. Contemplar y formar parte de ese paisaje se transforma de por sí en una experiencia extraordinaria.

¿Cómo llegar?

Se accede directamente desde la playa de Solidão, que está entre Saquinho y Costa de Dentro. Hay carteles indicadores en el comienzo del recorrido pero en caso de no encontrarlos lo mejor es preguntar; si hay algo que les sobra a los brasileros es ganas de ayudar al turista.

Lagoa do Peri

Se encuentra un poco más al norte que las anteriores y tiene una dificultad media-baja. Lo primero que se verá al comenzar el trayecto es la laguna, un espejo de agua rodeado de morros. A diferencia de las otras trilhas las rocas del camino son bastante grandes, por lo que en cierto momento puede ser que el visitante se vea en cuatro patas, sujetándose de raíces y contorsionando su cuerpo al ritmo del golpeteo del viento. La recompensa (todos los caminos tienen una) son dos preciosas cascadas que costará abandonar.

¿Cómo llegar?

La Lagoa do Peri está cerca de la playa de Matadeiro. Para comenzar la trilha se deberá bordear parte de la laguna hasta ver el cartel indicador.

Naufragados

Está en el extremo sur de la isla y para llegar a la playa hay que recorrer una trilha relativamente sencilla. El comienzo está marcado por una pendiente de rocas, que a los pocos metros se transforma en un camino de tierra. Para los que no quieran ir a pie hay barquitos que hacen el trayecto ida y vuelta. En el lugar hay dos bares bastante pintorescos en los que se puede tomar una cerveza bien fría y comer algún plato de mar.

Naufragados


¿Cómo llegar?

Lo mejor es tomar un ómnibus. Si se aloja muy al norte de la isla seguramente se deban hacer varias combinaciones sencillas. El paseo se convertirá en una buena forma de conocer la parte oeste de Floripa y admirar a través de la ventana sus aguas turquesas.

Lagoinha do Leste

Es una de las trilhas más duras de la zona, pero vale la pena. El lugar está entre las playas de Pântano do Sul y Matadeiro, por lo que el acceso puede hacerse desde ambos sitios. El tramo largo (que se hace desde Matadeiro) dura poco menos de tres horas, es bastante plano y la vista panorámica que regala es impactante. El otro, el que dura una hora y media, tiene una dificultad media- alta: muchas rocas, partes empinadas, y si se hace al mediodía se sentirá al sol en la nuca de manera casi permanente.

Al llegar se verá una de las mejores playas de Floripa. Se trata de una franja ancha de arena blanca y de un océano profundo, por el color y las dimensiones. Del otro lado de esa playa hay una laguna extensa, rodeada de morros, que confirman que uno está en Brasil.

Lagoinha do este

Es recomendable comenzar la trilha por la tarde, pasar allí la noche y retornar a la tarde siguiente. De esa forma se disfruta de un día completo de playa y se vive la experiencia de pasar la noche en uno de los lugares más bellos que tiene el sur de la isla.

Aunque hay un puesto de comida, el precio de lo que allí se vende es algo elevado, por lo que es recomendable llevar mucha agua y alimentos.

¿Cómo llegar?

Si se está al sur de Pântano do Sul se puede llegar caminando por la playa aunque también está la opción de tomar un ómnibus hasta Pântano y luego comenzar la trilha. Si el punto de inicio es Matadeiro se verá el acceso a la trilha desde esa playa. También existe la opción de tomar un barco que llega hasta la playa de Lagoinha do Leste.

Dunas da Joaquina

Todo se reduce a kilos y kilos de arena. En un momento del paseo no se verá nada más, un paisaje realmente impactante. Las dunas se espesan, evidencian su intensidad. Los tobillos se entumecen, la respiración se agita y tal vez sea necesario tomar aire para seguir. Pero el camino, que dura poco menos de una hora, lleva a la playa Joaquina, una de las más bonitas de la zona. Es conveniente hacer esta trilha cuando baja el sol, no solo por el calor sino porque el atardecer puede regalar unas cuantas postales.

04lg02 2col dunas joaquina.jpg


¿Cómo llegar?

La entrada se hace desde Laoga da Conceição. El punto de inicio es en una amplia entrada de dunas que está frente a la laguna. Es fácilmente identificable ya que allí se alquilan tablas para practicar sandboard.

Gravatá

Es menos conocida que las anteriores y por eso, entre otras cosas, posee uno de los mayores tesoros. La trilha consta de pasto, rocas y arena, tiene una dificultad media-baja y llegar toma aproximadamente 40 minutos. La recompensa a este camino es una playa de ensueño y muy pequeña, que ofrece una vista única de la laguna.

Gravata


¿Cómo llegar?

Aquellos que se hospeden fuera de Laoga da Conceição deben tomar un ómnibus rumbo a playa Mole. Quienes estén en Lagoa pueden ir hasta la entrada del camino a pie, hacer dedo (es seguro dentro de la isla) o tomar un ómnibus. Por la ruta se ve fácilmente una subida con un cartel indicador.


Acerca del autor