Ford cancela la construcción de fábrica en México por Trump

A través de Twitter el mandatario electo de Estados Unidos presionó a General Motors para que no migre su producción

La automotriz estadounidense Ford Motor anunció el martes que cancelará una inversión de US$ 1.600 millones en una fábrica en México y que en su lugar usará US$ 700 millones para una planta en Michigan, tras ser muy criticada por el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump.

Ford informó que fabricará nuevos autos eléctricos, híbridos y autónomos en la planta de Flat Rock, en Michigan, por lo que creará 700 puestos de trabajo.

El presidente ejecutivo de Ford, Mark Fields, dijo que la decisión de cancelar la nueva planta en México se debe a una caída en la demanda de autos pequeños en América del Norte y no a la llegada de Trump a la Casa Blanca. En diálogo con Fox Business señaló que la empresa habría tomado la misma decisión si el republicano hubiera perdido la elección.

"No hubo negociación" con Trump sobre el tema, remarcó.

Fields dijo que la decisión de cancelar la nueva planta en México está en alguna medida relacionada con la necesidad de "usar completamente la capacidad de las instalaciones existentes" considerando una baja de las ventas de los automóviles de tamaño medio como el Ford Focus y el Fusion.

El ejecutivo también respaldó las políticas de regulación e impositivas "pro crecimiento" de Trump. "Este es un voto de confianza para el presidente electo Trump y algunas de las políticas que podría tratar de implementar", destacó.

Ford había anunciado en abril la inversión en la nueva planta de San Luis Potosí en México para producir modelos pequeños.

Trump dijo repetidamente durante su campaña que si era electo no permitiría que Ford abriera una nueva planta en México y que impondría fuertes aranceles a los vehículos importados por la compañía.

El presidente del directorio del segundo mayor fabricante de automóviles de Estados Unidos, Bill Ford Jr, dijo que llamó la mañana del martes a Trump, para informarle de los nuevos planes.

"Esta inversión incremental en la Planta de Ensamblaje de Flat Rock (en Michigan) tiene origen en los 1,600 millones que la compañía previamente ha planeado invertir en la nueva planta en México", dijo la empresa en un comunicado.

Trump el martes amenazó también con imponer un "gran impuesto fronterizo" a General Motors Co por fabricar algunos de sus automóviles Chevrolet Cruze en México.

Los papeles de Ford subían un 3.3% tras los anuncios, mientras que el peso mexicano reaccionó desfavorablemente y perforó la barrera de las 21.00 unidades por dólar y llegó a tocar su mínimo en siete semanas.

Amenaza de "gran impuesto"

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó el martes con imponer un "gran impuesto fronterizo" a la automotriz General Motors por fabricar su modelo Chevy Cruze en México, una decisión que el fabricante ha defendido como parte de su estrategia global y no de ventas en Estados Unidos.

Los comentarios de Trump son su más reciente reprimenda a una empresa por empleos, importaciones y costos, en una inusual muestra de intervención en asuntos corporativos de un presidente estadounidense, a sólo días de que asuma el 20 de enero.

"General Motors está enviando su modelo Chevy Cruze fabricado en México a los concesionarios de Estados Unidos libre de impuestos en la frontera. ¡Hágalo en EEUU o pague un gran impuesto fronterizo!", publicó Trump en un mensaje en Twitter.

Trump no entregó detalles, pero previamente había anunciado que castigaría a las empresas que movieran producción desde Estados Unidos a otros países con un impuesto de un 35 % a sus exportaciones al país.

El tuit de Trump se conoció apenas unas horas antes de que el rival de GM, Ford Motor Co anunciara la cancelación de una inversión de US$ 1.600 millones de en México y un presupuesto de USR$ 700 millones para una planta en Michigan, en Estados Unidos, tras las críticas de Trump a sus planes.

General Motors respondió en un comunicado que fabrica el modelo Cruze sedán en Lordstown, en Ohio, y que todos los vehículos de ese modelo que se venden en Estados Unidos proceden de esa planta, excepto por 4.500 más pequeños.

Las acciones de GM subían un 1% a 35.19 dólares, tras haber caído un 1% luego del mensaje de Trump.

GM había anunciado que ensamblaría su nueva generación de Chevrolet Cruze compactos en México, para expandirse a países latinoamericanos y aprovechar los bajos costos y los acuerdos comerciales.

La compañía dijo en 2015 que destinaría US$ 350 millones de para fabricar el Cruze en Coahuila como parte de una inversión de US$ 5,000 millones de en plantas mexicanas, anunciada en 2014 y que crearía 5.600 empleos.

El cambio es parte de una tendencia más amplia entre las "tres grandes" automotrices de Detroit para producir automóviles más pequeños para el mercado norteamericano en México, en un intento por bajar los costos laborales, y usar a trabajadores estadounidenses para fabricar camiones, vehículos utilitarios y modelos de lujo, que son más rentables.


Fuente: Reuters

Populares de la sección