Francia eligió a Macron y le dio la espalda al populismo

El líder del movimiento centrista ¡En Marcha! superó a Le Pen con 66% de los votos
"Combatiré las divisiones que nos lastran", dijo el domingo Emmanuel Macron, ganador de las elecciones presidenciales de Francia frente a la extrema derecha. El presidente electo aseguró que ha escuchado "la ira, ansiedad y dudas" de los franceses y dijo que trabajará para "reconstruir la relación entre Europa y los ciudadanos", durante una declaración en su cuartel general de campaña en París.
El centrista proeuropeo Macron, de 39 años, fue elegido presidente de Francia –el más joven de su historia– evitando así que esta potencia económica mundial cayera en manos de la extrema derecha de Marine Le Pen.

Con entre el 65,5% y 66,1% de los sufragios, el exbanquero reemplazará al socialista François Hollande –del que Macron fue ministro de Economía– que renunció a presentarse por falta de apoyo popular, según estimaciones de institutos independientes.

Lo hará en una Francia muy dividida políticamente entre las zonas urbanas (privilegiadas y reformistas) y las desheredadas (tentadas por los extremos).

Macron, que no parece recular ante los desafíos, tiene varios por delante de gran calado, como un desempleo endémico de 10%, la lucha antiterrorista y la crisis de la Unión Europea (UE).
En Francia, el presidente tiene amplios poderes con la Constitución actual, la de la V República instaurada por Charles de Gaulle en 1958.

"Su amplia victoria confirma que una gran mayoría de nuestros conciudadanos han querido unirse en torno a los valores de la República y marcar su compromiso tanto con la Unión Europea como con la apertura de Francia hacia el mundo", François Hollande

Aunque Le Pen, de 48 años, pierde por amplio margen, no es una derrota en toda regla para ella ni para su partido –el Frente Nacional (FN)– que ha convencido a entre el 33,9% y el 34,5% del electorado con promesas en contra de la inmigración y el euro. No solo eso, sino que se ha hecho un hueco entre las principales fuerzas políticas del panorama nacional.

En apenas un año, desde que fundó el movimiento centrista ¡En Marcha!, Macron se abrió paso en un país en el que dos grandes partidos tradicionales de izquierda y derecha se alternaban en el poder desde hacía medio siglo.

Se los llevó por delante en la primera vuelta con un programa europeísta y liberal en temas económicos y sociales. Para la segunda partía con una ventaja holgada en las encuestas, reforzada en el debate con su rival, pero eso no le impidió un susto de último minuto, con un pirateo informático masivo de documentos cuyo origen se desconoce y que está siendo investigado por la justicia.
Para el mundo estas elecciones son un termómetro que mide la fuerza de los populistas y toma el pulso a la Unión Europea tras el triunfo del brexit en el Reino Unido.

Las legislativas en el horizonte

La apuesta política de Macron fue un éxito pero el siguiente paso es una incógnita. Francia no sólo elige presidente, sino que en junio celebra elecciones legislativas atenazadas por la incertidumbre. El batacazo político de la derecha y de los socialistas en la primera vuelta y el paso de la extrema derecha a la segunda abre un interrogante: ¿será capaz Macron de conseguir una mayoría parlamentaria y evitar una cohabitación complicada pese a no disponer de maquinaria de partido?

Le Pen puede obtener bastantes más diputados de los dos que posee actualmente con su campaña contra la UE, la globalización, los inmigrantes y las "elites" en un país corroído por el desempleo y enlutado por una ola de atentados yihadistas.

El hombre que ha zarandeado la política con un nuevo partido fascina a propios y extraños.
No solo por su juventud, sino por estar casado con una mujer 24 años mayor que él: Brigitte, la futura primera dama que fue su profesora de teatro y fue omnipresente durante toda la campaña.

La reacción europea ante el resultado electoral

Los franceses eligieron un "futuro europeo", se congratuló el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, saludó la decisión de los electores franceses en favor de "la libertad, la igualdad, la fraternidad".

Por su parte, el portavoz de la canciller alemana Angela Merkel, Steffen Seibert, señaló que se trata de "una victoria para una Europa fuerte y unida y para la amistad francoalemana". La primera ministra británica, Theresa May, "felicita sinceramente" a Emmanuel Macron, declaró un portavoz, y "se congratula" de trabajar con él.

"Felicitaciones a Emmanuel Macron por su gran victoria de hoy como el próximo presidente de Francia. ¡Estoy ansioso de poder trabajar con él!", Donald Trump

Entre tanto, el alcalde de Londres, Sadiq Khan, afirmó en Twitter que "los franceses han optado por la esperanza por encima del miedo, por la unidad por encima de la división". El presidente de la comisión de información de la Cámara de la Federación rusa, Alexéi Pushkov, consideró que "la decepción se instalará muy rápidamente" entre los electores de Macron, que hereda, según él, un "país escindido, dividido".

La victoria de Macron es "una inspiración para Francia y Europa", tuiteó el domingo por la noche el primer ministro griego, Alexis Tsipras. "Estoy seguro de que trabajaremos juntos de forma estrecha".


Fuente: AFP

Populares de la sección