Francia vuelve a ser el centro de una masacre en Europa

El presidente francés dijo que hay varios extranjeros y niños entre los 84 muertos que dejó el ataque

Era la festividad por el 227º aniversario, y tal vez iba a quedar como una más, pero un hombre decidió emprender en un camión contra una multitud que –en una calurosa noche de verano– miraba el cielo iluminado por los fuegos artificiales en la rambla de Niza, en la Costa Azul. Ahora, el cumpleaños de la Toma de la Bastilla tendrá otro recuerdo para los galos, y no solo el festejo por aquel inicio de la Revolución Francesa. Cuando el recuerdo de la masacre de Bataclán en París todavía no se desapareció de la mente de los franceses, un nuevo ataque mortífero deja en alerta al país comandado por François Hollande.

Cerca de la medianoche, el alcalde de Niza, Christian Estrosi, festejaba a través de su cuenta de Twitter un nuevo aniversario nacional. Pero una hora más tarde, su tono debió cambiar completamente al informar del ataque y pedirle a los nizardos que no salieran de sus casas.

"El conductor de un camión parece haber provocado decenas de muertos. Por el momento permanezcan en sus domicilios", escribió en la red social a las 0.25 de Francia (19.25 hora de Uruguay).

El paso de las horas le daría la razón. Actualmente, al menos 84 murieron y cientos resultaron heridos de gravedad en un ataque que todavía no había sido reivindicado por ningún grupo. Estos números fueron confirmados por el presidente francés tras visitar a los heridos en un hospital de Niza. François Hollande aseguró que unas 50 personas todavía se encuentran en estado crítico, luchando "entre la vida y la muerte".

"En el momento en que hablo, 84 personas exactamente han muerto, y unas cincuenta se encuentran entre la vida y la muerte", dijo hoy el mandatario desde el lugar de la tragedia. Hollande explicó además que entre las víctimas de la tragedia hay varios extranjeros que se encontraban en el lugar participando de los festejos.

"Entras esas víctimas hay franceses, y también muchos extranjeros, procedentes de todos los continentes. Hay muchos niños, niños pequeños", declaró el presidente.

El homicidio múltiple se produjo en el Paseo de los Ingleses, la rambla costera de este ciudad turística de la Riviera Francesa en el Mediterráneo, abarrotada de gente por el inicio del período de vacaciones estivales y el feriado.

Poco antes de la medianoche local, fuerzas militares y grupos especiales de la Policía cerraban el área mientras llegaba una gran cantidad de ambulancias y vehículos de socorro. "Vimos gente herida, escuchamos gritar a muchas víctimas", relató un reportero de la AFP en el sitio. "Era un caos", agregó.

"El camión atropelló a la multitud a lo largo de un vasto sector, lo que explica el balance extremadamente sangriento", dijo el subprefecto de la región.

El responsable señaló además que "hubo un intercambio de disparos y el conductor fue abatido".

El portavoz del Ministerio del Interior, Pierre-Henri Brandet, precisó que el hombre "neutralizado por la Policía" era el único que iba en el camión, en el que no había bombas. Brandet, en declaraciones al BFM TV, señaló que las investigaciones se centraban en ese hombre –sobre el que no dio otros detalles– y "sobre eventuales cómplices", aunque a continuación negó que hubiese una toma de rehenes ni ningún grupo de hombres armados en Niza, como habían informado algunos medios.

Hollande viajó de urgencia anoche a París para ponerse al frente de una célula ministerial de crisis, además de reunirse en el Palacio del Elíseo junto a su primer ministro, Manuel Valls.

El presidente decidió prolongar el estado de emergencia, que debía expirar el próximo 26 de julio, tres meses más, y lo someterá al voto del Parlamento de aquí a la semana que viene, según anunció en un discurso pronunciado en la madrugada. Hollande dijo que "no se puede negar el carácter terrorista" del atentado perpetrado en Niza, entre cuyas víctimas había "varios" niños. "Toda Francia está bajo la amenaza del terrorismo islamista", afirmó Hollande, en una clara alusión al posible carácter yihadista del ataque de Niza.

Entre las medidas a corto plazo, Hollande también anunció que se mantendrá a alto nivel la Operación Sentinel, que permite movilizar a 10 mil militares.También decidió "llamar a la reserva operacional" para reforzar a los gendarmes y la Policía, especialmente en el control de fronteras.

Según las primeras informaciones el vehículo, un camión blanco, se estrelló a gran velocidad contra la multitud, lo que generó un movimiento de pánico, según un periodista de la AFP que se encontraba en el lugar.

Testigos informaron que escucharon intercambios de fuego.

Estrosi dijo al canal de noticias francés BFM TV que el chofer del camión llevaba armas y disparó a la gente. El camión iba cargado de armas y de granadas, agregó el político local, quien citó a la Policía.

Mientras tanto, los documentos de identidad de un ciudadano franco-tunecino fueron hallados en el interior del camión con el que se perpetró la masacre, informaron fuentes de la seguridad a distntos medios franceses. El diario local "Nice Matin" señaló que el hombre cuya identificación fue encontrada tiene 31 años y está domiciliado en Niza, aunque hasta anoche se desconocía si se trataba del autor material del atentado.

De confirmarse las cifras de víctimas, sería el segundo atentado más sangriento cometido en Europa en los últimos años, superado solo por los ataques múltiples en París del 13 de noviembre.


Fuente: Agencias

Populares de la sección