Free shops recuperan ventas con ayuda del turismo y suba del real

El repunte se ha dado principalmente en el Chuy con la presencia de argentinos y brasileños
Tras el fuerte golpe que significó la devaluación del real en 2015, la actividad comercial de los free shop de la frontera deja ver los primeros signos de recuperación en el arranque de 2017, según distintos operadores consultados por El Observador. La fuerte presencia de turistas en territorio uruguayo por la temporada estival y la estabilidad del real son dos factores que están jugando a favor.
El gerente general de la cadena Neutral, Enrique Urioste, dijo que en el caso de su empresa, tiendas puntuales como la de Chuy han tenido un repunte marcado de las ventas, asociado con la buena temporada turística que está en curso.

En los demás puntos de la frontera norte (Rivera y Cerro Largo) donde el turismo de compra no está tan asociado a la temporada estival, también se registra un crecimiento respecto a meses anteriores, pero inferior al de la localidad rochense, según se explicó.

En el caso de su empresa, durante 2015 las ventas se habían derrumbado 50% en la comparación interanual respecto a 2014. El 2016 culminó con un descenso de 40%. Urioste indicó que los signos de recuperación se observan en las mediciones del bimestre diciembre–enero. "Hay que ver cuando se vaya el verano como queda el sector en general porque ese crecimiento lo está dando sobre todo Chuy", apuntó el empresario.

Por su parte, el empresario del sector Andrés Gonzalez indicó que el 2016 cerró con ventas por encima que el año anterior y añadió que el panorama para 2017 "es bastante mejor". González, vinculado a los free shop Mantra e Ipanema de Rivera, también subrayó el movimiento comercial registrado en el Chuy. "Las ventas explotaron este año en el Chuy, y Río Branco también se benefició en algo del pasaje de turistas. Brasil sigue con problemas políticos, pero cuando el real sube las ventas se reactivan enseguida", resaltó.

Hoy hay tres factores que están jugando de manera importante. El primero es la estabilidad del real que lleva más de ocho meses flotando en una banda de entre 3,1 y 3,3 unidades por dólar. Otro aspecto no menor es el encarecimiento que han tenido los productos importados en el mercado doméstico brasileño. A ello se suma la importante presencia de brasileños y ante todo de argentinos en las costas de Maldonado y Rocha que optan por la frontera para hacer compras.

Estos últimos, procedentes de balnearios cercanos, invadieron la frontera para adquirir electrodomésticos, bebidas alcohólicas y cosméticos, principalmente durante enero y en los días en que la playa no invitaba.

Según Urioste, la crisis que afectó al sector lentamente va quedando atrás. "En estas crisis es difícil decir que dimos vuelta la página, pero creemos que el peor escenario de alta volatilidad, crisis política y económica en Brasil pasó. Creemos que de acá en más va ser una curva de recuperación lenta, lo peor ya habría pasado", afirmó.

Por otra parte, El Observador constató este verano la presencia de uruguayos que realizaron compras dentro de algunos locales de free shop ubicados en el Chuy, sin que se les exigiera documento extranjero. Tradicionalmente los uruguayos se las ingenian para escapar a los controles. Otra práctica muy utilizada cuando las verificaciones son más estrictos es ingresar con un extranjero y utilizar su cédula para hacer la compra a cambio de una propina.

Cambió el viento

En 2015 el real llegó a superar las 4 unidades por dólar durante buena parte de ese año. Así los problemas económicos y políticos determinaron que los consumidores norteños fueran mucho más cautelosos a la hora de comprar del lado uruguayo.

Con ello también se vio afectado el empleo y llevó a que el Ministerio de Trabajo autorizara un régimen de seguro de paro parcial para que no se perdieran fuentes de trabajo en el sector. Esa herramienta permitió que algunos free shop de la frontera pudieran abrir sus puertas los días de mayor actividad (jueves a domingo), y que los trabajadores mantuvieran su empleo.

Incluso durante buena parte de 2016, los negocios más pequeños del rubro tenían un stock de mercadería bajo ya que no se arriesgaban a realizar nuevas compras, producto del magro desempeño que venía mostrando la actividad. Ahora con un real más cerca de 3 unidades por dólar, el negocio empieza a recuperar rentabilidad.

Un trabajo académico de 2014 arrojó que los free shop empleaban directamente a unos 3 mil trabajadores y a otros 5 mil en forma indirecta. El impacto mayor en el empleo en los últimos dos años de fuerte retracción lo sufrieron los rubros indirectos (gastronomía, hoteles, transporte, depósitos), ya que por lo general las empresas tratan de hacer el máximo esfuerzo por mantener el personal calificado que emplean.

10%
es la valorización que el real acumula frente al dólar desde diciembre del año pasado hasta el cierre de ayer. La moneda brasileña ahora cotiza a 3,12 unidades por billete verde.


Populares de la sección