Freno en el mercado de usados posterga compra de autos 0 km

Operadores coinciden en que propietarios piden más dinero que el valor real de sus vehículos

Los primeros cinco meses del año confirmaron los pronósticos que distintos operadores tenían respecto al comportamiento del mercado automotor para 2016. El año viene complicado y la venta de vehículos cero kilómetro ha acentuado la caída que comenzó a observarse en 2015. El menor dinamismo también se refleja en el mercado de usados con un ritmo de negocios enlentecido.

En diálogo con El Observador, Agustín Romelli de Automotora Romelli, indicó que esto responde a que los propietarios piden precios superiores a los reales. Eso también influye en la venta de los cero kilómetro, en la medida que se posterga la compra del vehículo nuevo hasta que no se consigue el dinero pretendido por el usado.

"Acá viene gente a que le tomen el auto contra un cero kilometro. Pretenden US$ 15 mil, pero el auto no vale US$ 15 mil ni por equivocación. Vale US$ 12 mil y se lo tienes que tomar en US$ 10 mil. Entonces se van y no compran nada acá ni en ningún otro lado", sostuvo Romelli. El empresario explicó que en la medida en que los propietarios acepten los precios que realmente tienen los autos, que según dijo son hasta un 30% más bajo de lo que se están publicando, el mercado es "muy ágil".

Según dijo, el enlentecimiento observador es mayor al que se esperaba para este año. De todas formas, indicó que de forma progresiva el mercado va tendiendo a aceptar que el auto usado ha caído de precio. "Creo que de aquí a fin de año el mercado se va a ir adaptando, pero será un año muy duro", apuntó. "Pones un auto usado al precio de hoy y te vienen un montón de personas (a comprarlo), pero también te vienen con autos usados al precio de antes y creen que con US$ 2 mil más van a poder cambiarlo", añadió Romelli.

En una línea similar, el presidente de la Asociación de Consignatarios de Marcas de Automóviles (Ascoma), Jorge West, dijo a El Observador que en la franja de los usados hay dos temas que están pesando en la concreción de los negocios. Como aspecto principal marcó que los propietarios todavía "no asumen" que el vehículo "no vale lo que se piensa", a lo que se suma el menor dinamismo de la actividad económica.

Por otro lado, West indicó que las bajas constantes que están teniendo las unidades cero kilómetro hacen que el precio de un usado "sea una incógnita" cuando se decide venderlo.

"Cuando el mercado está estable la tasación del auto usado tiene variaciones muy pequeñas. Pero cuando el mercado está tan extraño como ahora, los precios se siguen ajustando a la baja. Es de esperar que siga igual con el freno de mano puesto, con más lentitud y mucho más estudio de los negocios. El cambio que antes era mucho más impulsivo y rápido ahora se medita mucho más", apuntó.

Otras fuentes del mercado automotor indicaron a El Observador que la caída más fuerte de ventas se ha dado en el segmento de unidades seminuevas, que concentra mayormente modelos fabricados de 2010-2011 en adelante.

Según se explicó, en la medida en que los autos nuevos sigan bajando, el usado también seguirá cayendo. Aunque la guerra de precios en el segmento de unidades nuevas no es tan fuerte como en años anteriores, las diferentes marcas siguen teniendo ofertas atractivas.

En casi dos años se estima que los usados bajaron entre 20% y 25%, mientras que los vehículos nuevos lo hicieron entre 12% y 15% en valores reales.

Sí hay algo más de dinamismo en los usados con más antigüedad porque el mercado acepta los precios ya establecidos, en función de la depreciación lógica que tiene el vehículo por el paso del tiempo.

Cero kilómetro

La venta de vehículos cero kilómetro registró en el primer cuatrimestre del año una caída de 24% en la comparación interanual, de acuerdo a los últimos datos publicados por la Asociación del Comercio Automotor del Uruguay (ACAU). En el caso de los automóviles, el descenso es de 22% en la comparación interanual con 10.508 unidades comercializadas.

El mercado mantiene la tendencia a la baja que lo caracterizó durante todo el año pasado, y la desaceleración por la que atraviesa la economía hace prever que 2016 volverá a cerrar con un descenso marcado en la cantidad de unidades comercializadas.

De todas formas, West se mostró más optimista en la medida que están apareciendo nuevos productos, financiaciones atractivas e importadores "agresivos" en su política de precios. "Tenemos la esperanza de que el mercado no se caiga más de lo que uno podía prever", dijo el empresario.

Menos recaudación

La menor cantidad de negocios también tiene incidencia directa en las arcas del gobierno, si se toma en cuenta la carga impositiva que grava el comercio de las unidades cero kilómetro. Una caída de las ventas implica una menor recaudación por ese concepto.

En Uruguay, los vehículos nuevos están gravados por el Impuesto Específico Interno (Imesi), cuya tasa va de 23% a 46% (aumenta a mayor cilindrada), el Impuesto al Valor Agregado (IVA), de 22%, y un arancel externo de 23% que se paga cuando el vehículo procede desde fuera de la región. Eso hace que cerca de la mitad del valor de venta de los cero kilómetro corresponda a impuestos.

Fuentes del mercado automotor consultadas por El Observador señalaron semanas atrás que este año las operaciones del mercado de vehículos nuevos estarán por debajo de los US$ 1.000 millones, lo que implica que la recaudación estatal por concepto de impuestos será inferior a unos US$ 450 millones.

Esas proyecciones se realizan sobre la base de que las ventas totales tendrán una retracción cercana a 20% respecto a lo ocurrido en 2015.

Consumidores mantienen cautela

Luego de dos meses de caída, el Índice de Confianza del Consumidor (ICC) mostró en abril un incremento de 1,4% respecto a marzo. De todas maneras, el ICC –relevado por Equipos Consultores y la Cátedra Sura de Confianza Económica de la Universidad Católica– continúa en la zona de "moderado pesimismo" en la que ingresó en mayo del año pasado. Pese a que dos de los subíndices que mide este estudio (Situación económica del país y Situación económica personal) tuvieron una mejoría respecto a la última medición, el subíndice Predisposición a la compra de bienes durables siguió su tendencia descendente y cayó 5% frente al mes anterior. Con esta nueva contracción, este subíndice acumuló durante el primer cuatrimestre del año una baja de 37,7% frente al mismo período de 2015. Dentro de los otros subíndices que mide el ICC, Situación económica del país y Situación económica personal experimentaron recuperaciones parciales, de 3,3% y 2,3%, respectivamente, según los datos publicados el viernes.


Populares de la sección

Acerca del autor