Frente Amplio logró acuerdo para habilitar venta de marihuana en farmacias

Aceptaron propuestas de incorporar las adicciones a la enseñanza y controlar conductores

El Frente Amplio (FA) cerró ayer su acuerdo interno para transformar en ley la iniciativa del gobierno que busca regular el mercado de marihuana y por la cual el Estado habilitará a privados a ser productores de cannabis así como la venta al público en farmacias. Tras negociaciones de dirigentes con los diputados Doreen Ibarra (Fidel) y Darío Pérez (Liga Federal) –quienes en principio rechazaron el texto– la bancada de legisladores oficialista acordó agregar al articulado una serie de puntos exigidos por esos representantes y de esa manera selló el proyecto.

Según lo definido por la bancada, la intención es que el texto pase por la Comisión Especial de Drogas y Adicciones de Diputados y que en julio ingrese al plenario de la Cámara de Representantes.

El nuevo articulado establece a texto expreso la incorporación en los programas de escuelas y liceos de contenidos referidos a la prevención y los problemas generados por drogas como el canabbis o la cocaina, informó a El Observador el diputado Julio Bango (Partido Socialista). Esa es una de las condiciones que había puesto Pérez para dar su voto. Una de las alternativas planteadas es que las adicciones sean estudiadas en el marco de la asignatura Biología, aunque el legislador de la Liga Federal es impulsor de crear una materia específica para el tema.

Durante la reunión de ayer fue recordado el mandato de la agrupación parlamentaria del FA, que en abril pidió definir el tema en los primeros seis meses del año. Es que la izquierda pretende aprobar la iniciativa antes de fin de año para que la discusión del tema no coincida con la campaña electoral.

Otro de los puntos que incorporará la normativa será establecer sanciones para los conductores que manejen bajo el efecto de drogas como la marihuana o la cocaína. La idea es que las penas sean similares a la de quienes obtienen una espirometría positiva por ingesta de alcohol.

En tanto, se procurara asegurar la atención a nivel de salud de los enfermos crónicos.

Además, el Frente Amplio ya había comunicado que afinaría la redacción para dejar claro qué el Estado no participará en la producción de cannabis. Se otorgarán licencias a empresas privadas, explicó a El Observador los impulsores del proyecto, Nicolás Nuñez (socialista) y Sebastián Sabini (MPP).

Habrá un pliego donde el Estado exigirá determinadas garantías y regirá el control de las actividades de los privados. En tanto, la izquierda piensa en las farmacias como centros de distribución de marihuana, ya que fueron incluso los farmacéuticos quienes ofrecieron al Parlamento integrarse a la cadena. También será permitido el autocultivo y la conformación de clubes de cannabis.

El acuerdo
Tras la negativa inicial de Ibarra y Pérez a acompañar el proyecto, el Frente Amplio formuló una comitiva de legisladores que negoció con esos representantes para que acompañen la iniciativa. Según supo El Observador, en el último mes hubo al menos cuatro reuniones para ajustar los detalles y lograr el acuerdo.

Consultado por El Observador, Doreen Ibarra, dijo que recibió de buena forma los cambios y las incorporaciones al texto y confirmó que votará a favor del proyecto.

“Es un avance con mejoras sustanciales. Ante la resolución del plenario no hay mas remedio que acatar y por eso trabajamos para mejorar el proyecto”, afirmó.

Por su parte, la Liga Federal comunicará el 12 de junio  su decisión sobre el tema, tras una reunión de su cúpula. A pesar de eso, en el FA dan por hecho el acuerdo. Los negociadores consideran que las exigencias de Pérez fueron incorporadas.

“Darío (Pérez) planteó que la Liga Federal tiene que resolver en su orgánica pero nosotros estamos asumiendo que esto va que ser así porque está todo cerrado”, dijo Bango.

El secretario general de la Liga Federal, Sebastián Rubino, dijo a El Observador que “lo que se agregó fue bien recibido y es un avance en la postura anterior”.

Lo que pedían
Durante una charla organizada por la Liga Federal a comienzos de mayo Pérez puso hincapié en incorporar al texto aspectos vinculados al tratamiento de las adicciones en los centros educativos. Y el Frente Amplio accedió.

Ibarra, por su parte, había pedido dejar claro que el Estado no será productor de la droga. El diputado asumió que así fue.

Ahora, con el consenso interno y mientras se culmina la redacción definitiva, la intención de la izquierda es que legisladores de la oposición acompañen el proyecto como forma de sumar apoyos a la iniciativa. Las fichas están puestas en Daniel Radío (Partido Independiente) y Fernando Amado (Vamos Uruguay) que en su momento promovieron el autocultivo de marihuana. Sin embargo, ambos legisladores deberán superar la orgánica de su partido que rechaza la norma.


Populares de la sección

Comentarios