Frontera seca es "punto débil" en control de trata de personas

Detectaron más de 200 casos de explotación laboral y sexual
El tráfico ilegal de personas y el contrabando utilizan las mismas rutas y en varios casos también la misma infraestructura, según revelaron jerarcas del Ministerio del Interior en la Comisión Especial del Senado sobre Trata de Personas.

En ese ámbito dijeron que hubo casos de explotación laboral que se detectaron en varios sectores de la economía. Además hay otros casos de explotación sexual que mayormente involucraron como víctimas a mujeres, niñas, niños y adolescentes, que se verificaron en zonas de emprendimientos económicos y puertos. July Zabaleta y Cecilia Erhardt, de la dirección de Políticas de Género del Ministerio del Interior; y Atilio Rodríguez y Alejandro González de la dirección general de Lucha contra el Crimen Organizado e Interpol del Ministerio del Interior, fueron al Parlamento a brindar información sobre esta problemática social.

En la Comisión del Senado se analiza un proyecto contra el delito de trata poniendo el acento en las víctimas.

Una de las carencias que tiene el Estado es la falta de lugares para dar alojamiento y protección a esas personas.

Zabaleta comentó que los servicios de Inmujeres registran a más de 200 personas víctimas de trata.
Erhardt explicó que la trata con fines de explotación laboral, involucró mayormente a varones y se registró "con frecuencia" en la forestación, construcción y pesca.

Cómo son casos donde interviene el Ministerio de Trabajo, "no se visibilizan como de trata porque se resuelve con el pago por parte de la empresa de lo que debió haber abonado", afirmó.

La trata para la explotación sexual "se observa más en los puntos cercanos a grandes emprendimientos económicos", explicó Erhardt, según la versión taquigráfica a la que accedió El Observador.

En tal sentido se refirió a zonas cercanas a UPM, áreas portuarias, y puso el ejemplo de Conchillas, como los lugares de trata interna más que internacional.

También se comprobó que se trajo a mujeres dominicanas para trabajar en whiskerías o casas de masajes de Montevideo y departamentos como Cerro Largo, Rivera y Colonia. González (Interpol) acotó que el "punto débil" de Uruguay son las fronteras secas desde Artigas hasta el Chuy donde el control "es imposible".

Dijo también que hay gente que ingresa legal por los aeropuertos o los cruces fronterizos y enseguida tratan de sacar la cédula de identidad uruguaya, que se da provisoriamente por dos años, y con ese documento pueden salir a otro país.

Populares de la sección