Fuecys anuncia paros y piquetes en supermercados para antes de Navidad

El sindicato volverá a movilizarse por falta de avances en la negociación salarial

Ante la falta de acuerdo para la renovación del convenio colectivo en el sector de los supermercados, la Federación Uruguaya de Empleados de Comercio y Servicios (Fuecys) resolvió nuevas medidas que incluirán paros y piquetes en unos 100 establecimientos comerciales de todo el país, entre el 22 y el 24 de diciembre.

El gremio evaluó el miércoles como "insuficiente" la propuesta que el Poder Ejecutivo presentó hace una semana con el objetivo de destrabar la situación.

Uno de los puntos centrales de la propuesta contempla que el pago extra por antigüedad sea de $ 220 mensuales por cada año de trabajo, retroactivo a junio y que pase a ser de $ 240 en el segundo año del convenio. El sindicato quiere que ese pago, que está en $ 180, sea de $ 260 y $ 280 respectivamente, más cercano a los $ 300 que pretendía desde el principio.

Fuecys aspira a que el salario mínimo en el sector sea de $ 20.000 a mitad de 2017. Hasta ahora eso solo se concretaría en la segunda categoría más baja en la escala salarial (auxiliar de ventas calificado), pero no la categoría más baja (auxiliar de ventas), que recién podría llegar a esa suma al final del convenio en 2018.

El sindicato envió una nueva propuesta al Poder Ejecutivo y espera que las autoridades incorporen mejoras a la última fórmula presentada. Ayer también mantuvo una reunión con el ministro de Trabajo, Ernesto Murro.

En las condiciones actuales la mayoría del sindicato es proclive a no firmar el convenio cuando se ponga a votación de las partes. "No estamos apurados por firmar un convenio colectivo. En estas condiciones no votamos ni firmamos", dijo a El Observador el dirigente sindical Carlos Baiz.

En el caso de la Asociación de Supermercados (ASU), ya comunicó a las autoridades que acepta la fórmula oficial, según supo El Observador. En ese escenario, el Poder Ejecutivo tiene la opción de poner la fórmula a votación para que sea aprobada por mayoría; es decir, con el voto a favor del gobierno y los empresarios. También podría modificarla atendiendo el reclamo del sindicato. Otra alternativa es que opte por decretar los laudos salariales de cada categoría.

Si no se firma un convenio colectivo, los reclamos extrasalariales, como pagos por antigüedad y quebranto de caja; por ejemplo, se deberán negociar de forma bipartita entre los trabajadores y cada una de las empresas. En ese escenario, el sindicato también tiene las manos libres para aplicar nuevas medidas.