Fuerte caída en la producción de manzana, pera, durazno y ciruela

La cosecha de manzana fue un 32% menor a la del año anterior

Según reveló la Encuesta Frutícola 2016, trabajo remitido a El Observador por la Dirección de Estadísticas Agropecuarias (DIEA) del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), la producción de manzana durante la zafra 2015/2016 fue estimada en 37.675 toneladas, un 32% por debajo de la zafra anterior, siendo el registro más bajo desde 1994. El rendimiento medio fue de 15,2 toneladas por hectárea en producción.


Al analizar los resultados de la zafra considerada, deben tomarse en cuenta, como relevantes, los diferentes fenómenos agrometeorológicos que se sucedieron durante el desarrollo de los cultivos investigados y que afectaron a todas las especies, aunque con diferente intensidad.


A la falta de horas de frío en invierno y una primavera lluviosa, que incidió en la etapa de floración de las diferentes especies, se sumaron otros eventos que incrementaron los perjuicios que se produjeron en esta zafra.


A las altas temperaturas de enero se sumó un déficit hídrico muy importante, que comenzó a revertirse recién a mediados de febrero cuando ya estaban muy avanzadas las cosechas de los diferentes rubros.


En el caso de la pera, fue el cultivo con mayores pérdidas. La producción fue estimada en 4.986 toneladas, un 40% de la registrada en el último año. Esto se refleja en el rendimiento obtenido, que cae de 18 toneladas por hectárea, cosechadas en la zafra precedente, a siete toneladas por hectárea en la zafra actual.


La producción de durazno mermó un 17% en relación a la zafra anterior.


El durazno fue una especie en la que los fenómenos climáticos afectaron mayormente las cosechas de estación y de tardíos. La producción alcanzó a 12.858 toneladas, significando este guarismo una caída del 17% con respecto a la del año anterior. El rendimiento medio fue de 9,8 toneladas por hectárea frente a las 11 toneladas por hectárea registradas en 2015.


Pasando a la ciruela, fue otra de las especies en las que la caída de producción fue muy alta (32% del año anterior), alcanzando apenas a 1.259 toneladas, con un rendimiento de 5.2 toneladas por hectárea.


En relación a otras especies, los resultados productivos de nectarino y membrillo muestran un incremento del 10% en relación con los registrados en 2015. La cosecha de Nectarinos alcanzó las 1.550 toneladas (11,1 toneladas por hectárea), mientras que en membrillo la producción fue de 4.653 toneladas, que corresponden a un rendimiento de 28,3 toneladas por hectárea.


La Encuesta Frutícola 2016 se realizó en el mes de junio y su principal objetivo fue obtener estimaciones de existencias de plantas y producción de los principales frutales de hoja caduca. La información fue recabada mediante entrevistas realizadas a 335 productores, cuyas explotaciones constituyen una muestra representativa del universo que se investiga.