Fuerte corrección bajista en maíz y soja

Los precios, en la bolsa de Chicago, seguirán volátiles en las próximas semanas
Por Blasina y Asociados, especial para El Observador

La soja le siguió el paso el maíz con una muy fuerte corrección bajista esta semana.

Los fondos salieron a liquidar posiciones en la oleaginosa ante las menores perspectivas de problemas productivos en Estados Unidos.

Es verdad que el mercado podrá seguir volátil en función de lo que suceda con el clima en lo que falta de julio y agosto, pero la soja tendrá que repuntar desde niveles claramente más bajos de los de semanas atrás.

Es posible que en esta semana haya habido una sobrerreacción vendedora, pero los grandes inversores ven menos riesgo en un fracaso de la cosecha en Estados Unidos.

La demanda por la soja y subproductos de ese país debería fortalecerse en julio y agosto como para dar un contrapeso a este ajuste bajista.

Este jueves las pérdidas fueron muy fuertes, quebrando en varios contratos niveles técnicos de soporte lo que acentuó más la tendencia vendedora.

En el mercado local la soja de 2017 tiene referencias actuales de US$ 350 por tonelada.

En el mercado local la actividad se paralizó, salvo algún caso por soja disponible que ante la baja prefirió dar por cerrado la fijación de precios de los saldos remanentes.

El de la soja 2015/2016 es un mercado poco líquido, con poco volumen de mercadería en poder de los productores. Para la soja 2017 los US$ 380 por tonelada que se consiguieron una semana atrás, quedaron muy lejos con referencias ayer que testeaban los US$ 350 por tonelada, pero sin oferta de parte de los productores.

En los cereales la tendencia ha seguido muy negativa con los futuros del maíz en mínimos en casi dos años en Chicago, cuando menos de un mes atrás estaban en máximos de casi un año.

En Estados Unidos ya casi está consolidada la idea de una nueva mega producción del cereal.

En el caso del trigo los futuros caen a mínimos en 10 años, ante la presión de la cosecha estadounidense y del Mar Negro.

En el mercado disponible de trigo ha casi desaparecido la demanda por volumen que pudo haber desde Brasil hasta hace un par de semanas atrás.