Fuerte incremento de proyectos presentados a COMAP en el último trimestre de 2016

El beneficio esperado de sus inversiones, ¿es el máximo que se podría obtener?

Por Lic. Guillermo Clavell (Manager de Advisory de EY Uruguay) y Lic. Gastón Inzaurralde (Integrante de Advisory de EY Uruguay)

Según el último informe elaborado por la Unidad de Apoyo al Sector Privado (UNASEP), durante todo 2016 se presentaron 589 proyectos de inversión por un total de U$S 1.169 millones ante Ventanilla Única de COMAP. Del total de proyectos presentados, un 47% se efectuó en el último trimestre, impulsado por los beneficios adicionales que se otorgaron para proyectos presentados en dicho año según decreto 299/015.

Si se compara con el total del año 2015, se evidencia un aumento del 34% en cuanto a cantidad de proyectos, mientras que en términos de dinero representa casi la mitad.

En el año 2016 se quebró la tendencia alcista que presentaba el monto de inversión promedio por proyecto. En este sentido, en el año 2014 cada proyecto implicaba una inversión aproximada de U$S 3,4 millones; en 2015 esta cifra aumentó a U$S 4,9 millones; y luego en 2016 cayó a U$S 2,0 millones por proyecto. Una causa atribuible a este marcado descenso en los montos de inversión, es la caída en la cantidad de proyectos de gran porte, como es el caso de las energías renovables.

EYgrafica1

La disminución en el monto de las inversiones está en línea con los resultados obtenidos en la "Encuesta anual de inversión industrial", publicado por la Cámara de Industrias del Uruguay (CIU) en diciembre de 2016. En la encuesta se desprende que factores como la baja rentabilidad de los proyectos de inversión respecto a los niveles de riesgo y las restricciones a la demanda en los mercados externos representan los principales obstáculos que afectan negativamente la inversión.

Si bien la encuesta incluye únicamente a empresas industriales, cabe destacar que el sector industrial es el que mayor participación (66%) tiene en el total de proyectos presentados ante la COMAP en términos de dinero, con alrededor de U$S 771 millones invertidos en el año 2016.

Del informe de la CIU se obtiene además que la Ley de Inversiones es, por segundo año consecutivo, el instrumento más utilizado por las empresas industriales a la hora de desarrollar sus planes de inversión (39%), seguido por la Dirección Nacional de Industrias (DNI) con el 10% y la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII) con el 8%.

Si bien en el régimen se prevén algunas particularidades para las empresas nuevas que presenten proyectos de inversión, del total de proyectos presentados, sólo un 12% corresponden a empresas nuevas en el año 2016. En años anteriores, dicho porcentaje, fue de 12% y 16% para los años 2014 y 2015 respectivamente.

Los proyectos que se presentan en determinado año civil no necesariamente son evaluados y recomendados por COMAP en dicho año, sino que la aprobación puede realizarse el año siguiente. Por esta razón la UNASEP confecciona estadísticas independientes, elaborando un informe para proyectos presentados y otro para proyectos recomendados (aprobados).




Ambas estadísticas pueden diferir sensiblemente.

A efectos de ilustrar la evolución de los indicadores, se muestran a continuación los datos de los proyectos que fueron revisados, evaluados y recomendados por la COMAP durante el año 2016. Dichos proyectos se comprometieron a:

· Crear 2.062 nuevos puestos de trabajo en los siguientes cinco ejercicios económicos (promedio).

· Aumentar las exportaciones en U$S 86 millones en los siguientes cinco ejercicios económicos (promedio).

· Realizar inversiones en Producción más limpia (P+L) por
U$S 896 millones.

· Realizar inversiones en Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i) por U$S 34 millones.

La evolución de cada uno de estos indicadores ha sido dispar en los últimos cinco años, tal como se muestra en los siguientes gráficos (cabe mencionar que en el año 2012 fueron aplicables los dos regímenes – 2/12 y 455/07 – los que ponderaban distinto los indicadores y por tanto podían incidir en el interés de presentar por uno u otro régimen).

Gráfica 2 y 3 EY

Gráficas 4 y 5 EY

POSTAIMAGEN.png

En lo que refiere a la localización de estos proyectos, se observa que, siguiendo la tendencia de años anteriores, la mayor parte de los proyectos se ubicaron en el interior del país. El 56% de los proyectos que fueron revisados, evaluados y finalmente recomendados en el 2016, se localizaron en departamentos del interior, frente al 38% que lo hizo en Montevideo; los restantes se ubicaron en Montevideo e interior.

En línea con lo comentado previamente, además de existir diferencias sustanciales entre los proyectos presentados y los promovidos por COMAP, los proyectos deben cumplir en el transcurso de los años con lo comprometido, ya sea en términos de inversión como de indicadores o externalidades comprometidas (entre otros elementos).

La COMAP emitió, en noviembre 2016, un estudio en el que se resumen los principales resultados del control y seguimiento que se le realiza anualmente a los proyectos. Dada la organización que tienen las evaluaciones de proyectos, tanto en el momento de la presentación como durante el control y seguimiento, este informe incluye únicamente los proyectos evaluados por el Ministerio de Economía y Finanzas (principalmente comercio y servicios).

De acuerdo al informe mencionado, que abarca el período enero 2008 – agosto 2015, el grado de cumplimiento promedio para los proyectos que culminaron sus cronogramas fue el siguiente:

· Inversión efectivamente realizada: 85% de la inversión comprometida

· Grado de cumplimiento de indicadores (empleo, exportaciones, producción más limpia, etc.): 90% de lo comprometido (aproximado, promedio lineal)

En lo que refiere al uso del beneficio, si bien los proyectos fueron promovidos con un promedio del 55% de la inversión elegible comprometida, la utilización efectiva alcanzó un 33% (se consideran únicamente aquellos proyectos que agotaron el plazo de exoneración).

Solamente a efectos prácticos, si se considera la inversión de 2016 para los proyectos evaluados por el MEF (comercio y servicios) y se aplicaran los porcentajes mencionados previamente, la simulación resultaría en:

PAINT5.png

El adecuado seguimiento de los proyectos permite a las empresas prever el desempeño futuro, y tomar decisiones en consecuencia, lo que puede implicar tanto evitar pagar multas y recargos, como obtener una exoneración adicional si el proyecto demuestra haber cumplido con creces los indicadores comprometidos.


Populares de la sección