Fundación, taller y parque de esculturas de Atchugarry

Todos conocemos el arte imponente de Atchugarry, extraído de colosales bloques de mármol italiano hasta formar unos pliegues y texturas imposibles, pero lo que ha creado en ese lugar es algo elogiable
El fin de semana pasado, uno de esos perfectos de invierno, soleado, estábamos en Punta del Este y fuimos  a visitar el taller de Pablo Atchugarry y su parque de esculturas.
 
Si no fue, como decía un locutor hace años..."usted no puede, no debe dejar de verlo". Si fue de día, vaya de noche, si fue en verano vaya en invierno. Todas las opciones tienen una percepción distinta del parque y su entorno, amén de que cambia parte de lo expuesto.
 
Creado en el 2007, con entrada libre y sin fines de lucro, está concebido como punto de encuentro de artistas nacionales e internacionales, de trayectoria y emergentes, y conviviendo con una gestión de exposiciones eventuales de variada temática, música especialmente en los atardeceres de verano, etc. en comunión con la naturaleza en un lugar más que privilegiado.
 
La estructura edilicia está compuesta por el taller del escultor, un edificio con tres salas expositivas, un auditorio (destinado a conciertos, proyecciones y conferencias), un escenario al aire libre para la realización de espectáculos, un restaurante, un salón didáctico, en donde se organizan clases de escultura, pintura, dibujo y cerámica; y un último espacio que alberga la colección permanente y la obra del fundador. Y por si fuera poco tiene estacionamientos...¡incluído un helipuerto!
 
Todo un recorrido divino, lleno de detalles y sorpresas, como la caminería perfecta, toda iluminada rasante. Cada escultura en exteriores tiene sus puntos de iluminación debidamente ubicados y estudiados, (incluso las que están del otro lado del parque) las barandas de acero inoxidable, y todo un cuidado en el paisajismo digno de admiración.
 
El espacio dedicado a sus obras es realmente increíble, con muchos ejemplos de lo que puede hacer con un material que parece moldearlo cual plasticina (¿los amigos le dirán "Pablo Mármol?) 
 
Los pliegues y las texturas que consigue son realmente asombrosas, la escala de algunas obras, igual. La convivencia y convocatoria a otros maestros y artistas plásticos nacionales e internacionales hablan de alguien con amplia trayectoria en el panorama artístico europeo o americano por igual, donde se encuentran obras suyas en espacios públicos y privados desde Mónaco, a España, USA o Punta del Este.
 
Pero también habla de alguien que deja el ego a un lado y muestra su obra junto a esos otros estilos y autorías, poniendo el objetivo de este universo particular y mágico, en medio de las planicies de Maldonado, al servicio de los visitantes que cada año convoca con diferentes temáticas y espectáculos.
 
En San Pablo se inauguró recientemente una exposición suya con obras recolectadas de varios puntos del mundo, retrospectiva de su obra desde 1994. Pueden ver esa información publicada aquí.
 

Comentarios

Acerca del autor