Gabriel Coquel: tener a Jagger de comensal "fue una sorpresa total"

El chef de Tandory contó en El Observador TV que se enteró media hora antes de su visita
Embed

"¿Qué quiere comer?", le preguntó en inglés ayer por la noche el chef de Tandory, Gabriel Coquel, al artista Mick Jagger. "Algo liviano", respondió el integrante de los Rolling Stones, en un tono "amable y correcto", pero "parco y seco", a menos de un día de su esperado recital en el Estadio Centenario.

Coquel se enteró que Jagger visitaría su restaurante –ubicado en Masini y Libertad (Pocitos)- media hora antes de que el Stone se apareciera acompañado de dos personas más. "Nosotros cuando vienen personalidades siempre nos preparamos y reforzamos un poco el trabajo interno, la concreción es unos minutos antes con el anticipo de algún integrante del equipo de seguridad", dijo el chef, en diálogo con Gastón Solé en El Observador TV.

Para Coquel "fue una sorpresa total". "Fue muy estresante porque no sabés qué va a comer, no sabía si era vegetariano, celíaco, si comía carne", manifestó.

Cortes y tránsito complicado por recital de los Stones

Jagger y sus acompañantes ordenaron cuatro entradas y platos más bien asiáticos. Pescado para el artista y langostinos y pollo al curry para los demás comensales. Lo único uruguayo en la mesa fue el vino Preludio, de la bodega Familia Deicas, que fue recomendado por el chef junto con las sugerencias de platos. El vino estuvo acompañado de agua mineral.

La condición principal para que Jagger asistiera al restaurante de Pocitos fue que saliera por la puerta trasera, sin firmar autógrafos o sacarse ninguna fotografía. Por ese motivo, las más de 100 personas aglomeradas en la puerta de Tandory cuando la noticia de la cena empezó a circular por las redes sociales, se quedaron con las ganas de tomarse una foto con su ídolo.

Jagger bailó candombe con el músico uruguayo Ruben Rada, que se encontraba con su hija, Julieta, festejando el cumpleaños del percusionista Fernando "Lobo" Núñez".


Populares de la sección