Galápagos: paraíso primitivo

/Las maravillas de un archipiélago para reconectarse con la naturaleza
Por Cecilia Custodio, especial para El Observador

Es uno de los lugares más cuidados del mundo y sobran las razones para que lo sea. Cada año, decenas de miles de visitantes abordan los barcos disponibles para pasar una placentera semana de buceo en aguas cristalinas, en compañía de lobos marinos, focas, delfines, pingüinos y tiburones. Centenares de especies son exclusivas de este verdadero espectáculo de la naturaleza, que funciona también como un destino turístico sin parangón en el mundo.

Galápagos es un archipiélago conformado por doce islas grandes, seis más pequeñas y algunos islotes. Debe su nombre a las tortugas gigantes que caracterizan el lugar.
Islas Galápagos

Más de 150 años atrás, el científico Charles Darwin la describió como el laboratorio de la evolución, y desde entonces se transformó en una de las mecas del turismo ecológico mundial. El Parque Nacional Galápagos protege alrededor del 97% de las aéreas terrestres del archipiélago y la reserva marina algo más de 135.000 km2.

La historia cuenta que, como no pudieron viajar a nado para reproducirse en otras partes, los animales quedaron aislados en esa zona, lo que quizá fue su salvación. Al resguardo de los predadores, muchas especies sobrevivieron solo allí, mientras que se extinguían una vez llegadas al continente.

Ubicadas sobre la línea del Ecuador, las aguas de estas islas reciben dos corrientes marítimas: una caliente de Panamá –en el norte– y otra fría del Perú en el sur. Al unirse se desvían hacia el océano en la misma dirección, creando un verdadero "río sin cauce" que se aleja de la costa continental. Esto ha evitado que durante la época de navegación a vela fueran muy visitadas.

En honor al sabio y un manglar

Islas Galápagos

Puerto Ayora está situado en la isla Santa Cruz. La estación Charles Darwin en Puerto Ayora protege a las tortugas gigantes (las más grandes llegan a pesar hasta 500 kg), que están en riesgo de extinción. Aquí nace la mayoría, para evitar que las ratas coman los huevos o las crías; cuando cumplen 3 años son devueltas a la isla de sus padres.

Puerto Ayora tiene una ubicación privilegiada, protegido a lo largo de las orillas de la bahía de la Academia, un concurrido puerto normalmente lleno de barcos que transportan a los turistas entre las islas, yates privados y pesqueros. También es un buen lugar para observar pelícanos, iguanas marinas, garzas, leones marinos y un gran número de piqueros de patas azules.

A Santa Cruz se llega desde el aeropuerto de Baltra en taxis acuáticos cruzando el canal de Itabaca. El punto de mayor interés es la bahía Tortuga. En ella pueden observarse iguanas marinas, cangrejos, la gigantesca tortuga, el tiburón de arrecife de punta blanca y pájaros variados. Otro de los grandes atractivos es el manglar natural, donde está permitido nadar. En isla Lobos el recorrido incluye una zona de vegetación árida y rocas volcánicas. Se observan pelícanos, varias especies de aves de orilla y, durante el buceo superficial, es común la presencia de lobos marinos juveniles, rayas sartén y tortugas marinas.
Islas Galápagos

Isla Lobos está aproximadamente a una hora de navegación de puerto Baquerizo Moreno. El largo del sendero es de 850 metros y el tiempo estimado de recorrido es de una hora. Se pueden ver piqueros de patas azules y de fragatas comunes. Es posible observar además a las dos especies de lobos presentes en el archipiélago.

Por otro lado, Seymour-Santa Cruz es una pequeña isla muy cerca de Baltra, donde se ven iguanas, cangrejos, pelícanos y focas. Ahí se establece el contacto con los tiburones en medio de un agua tan transparente como el cristal. Pero lo más espectacular de la isla es la vista de una bahía desde los acantilados, donde vuelan infinidad de pájaros: piqueros de patas azules o de patas rojas, fragatas magníficas y gaviotas de lava.

De ahí se puede pasar a la isla Wolf, la que se identifica por los delfines que acompañan en todas las travesías. Se colocan en la proa y parece que el barco los va a atropellar; pero ellos siguen ahí, saltando a babor y estribor y jugando con las olas. Bucear en Wolf implica encontrarse con cientos de tiburones martillo, toda una experiencia.

Lo que la lava forjó

Islas Galápagos

En una cornisa de coral negro al sudeste de isla de Santiago, se encuentra un grupo de ojones o salemas pequeñas, tan compacto y abundante que casi obstruyen la visión. El lugar también está repleto de hipocampos. Allí están los Gemelos, dos cráteres que se formaron cuando cámaras de magma vacías se derrumbaron sobre sí mismas. En 1989 se abrió un sendero circular alrededor del cráter más grande, que pasa por el interior del bosque de Scalesia, un excelente lugar para observar aves terrestres, especialmente el pinzón carpintero y el pájaro brujo.

En cuanto a formaciones naturales destaca también el volcán Alcedo, ubicado en la isla Isabela, que tiene la mayor población de tortugas y es el único volcán que los visitantes pueden escalar. Es uno de los seis que forman la isla Isabela. También es el único en las islas Galápagos que ha entrado en erupción con lava con riolita y basalto. El Alcedo tiene el mayor número de tortugas silvestres que cualquiera de los volcanes en las islas.

Hablando de estas formaciones, la Corona del Diablo es ideal para hacer esnórquel: está ubicado al norte de Punta Cormorán, donde hay un volcán sumergido casi por completo. Es considerado uno de los mejores lugares para el buceo de superficie en las islas Galápagos. Es el lugar más visitado de la isla Floreana y se pueden observar pingüinos, lobos marinos, tortugas, tiburones, diversidad de peces y delfines. Las aves tropicales anidan en cavidades rocosas.

Bahía Post Office en Floreana es el hogar de una interesante tradición,; allí se utiliza un barril colocado por balleneros a finales del siglo XVIII, como un buzón de correos no oficial. Post Office o Bahía del Correo es un sitio histórico que recuerda la época de los balleneros que iban a Galápagos a cazar tortugas terrestres y abastecerse de agua. Hoy son los turistas los que mantienen viva la tradición, quienes se llevan una postal o carta que dejan ahí luego de desembarcar. Lo único que tienen que hacer es recoger alguna carta y llevarla al lugar donde viven.

Recomendaciones

Islas Galápagos

Julio y agosto: full
No es lo más recomendable viajar a islas Galápagos en los meses de julio y agosto, la época de alta temporada en la que los precios suben y se llena de gente; es más difícil ver tortugas gigantes en libertad en Santa Cruz, ya que bajan a desovar a zonas más cálidas y dispersas.

En crucero o por su cuenta
Se puede optar por cualquiera de los dos planes. En crucero está todo servido, organizado y tabulado. Para un destino agreste hay quienes prefieren esa opción, también más costosa. Pero también se puede ir por cuenta propia; lo mejor es hacer base en una de las grandes islas habitadas, como Santa Cruz, Isabela o San Cristóbal, donde hay infraestructura hotelera, y de ahí partir a las otras.
Los trayectos entre islas se hace a través de las "fibras", lanchas que salen y vuelven cada día a la misma hora.

Con guía obligatorio
A las zonas protegidas (la mayor parte del archipiélago) es obligatorio ir con guía o personal autorizado.