Ganadería uruguaya se trajo un doble maracanazo desde Esteio

Las cabañas uruguayas Bayucuá y La Estela expusieron los grandes campeones en Aberdeen Angus y Corriedale
Por Juan Samuelle, de su viaje a Esteio, Brasil

La genética ganadera de Uruguay, algo lejos de Río de Janeiro pero en el duro feudo de Brasil, logró un doble maracanazo en Esteio, localidad vecina a Porto Alegre donde cada año se realiza la mayor exposición del sector de los agronegocios en el vecino país.

Allí, en la 39a Expointer, en una muestra con 4.285 animales de 156 razas expuestos por 1.972 cabañeros y en una cancha "tamaño Brasil": 141 hectáreas –la Expo Prado ocupa 6,5–, la cabaña uruguaya conquistó dos medallas de oro –dos cocardas de Gran Campeón–, una cosecha gigantezca.

La cabaña salteña Bayucuá, en sociedad con la brasileña Santa Amelia y a través de la firma Biguá, expuso al Gran Campeón Aberdeen Angus, logro inédito para la familia de María Mattos y Carlos Guinovart y su equipo; lo perseguían con tantas ganas como paciencia y lo alcanzaron.

La Estela, la cabaña de Risso (Soriano), en sociedad con La Estela de Brasil, expuso a la Gran Campeona Corriedale. Para el equipo que comandan en Uruguay Jorge Rodríguez Britos y en Brasil Henrique Lamego levantar copas de campeón en Esteio no es nuevo: llevan dos grandes campeones y ahora lo lograron con una hembra (la Campeona Oveja).

Este año la gigantezca exposición brasileña, la Expointer en Esteio, involucró la presencia de 4.285 reproductores, de 156 razas y 1.972 expositores, en juras y pruebas. Este año la gigantezca exposición brasileña involucró la presencia de 4.285 reproductores en juras y pruebas.

La presencia de Uruguay fue exitosa también por otras conquistas. No fue una medalla de oro, pero involucró un segundo sitio del podio: una máquina de Mary SRL, empresa de Santa Catalina (Soriano), conquistó el Trofeo de Plata en el Premio Gerdau - Mejores de la Tierra. Se trató del Mixer Vertical M85. El jurado lo elogió por tres aspectos: no se rompe y si se rompe una pieza hay un servicio de posventa que en el día permite que el productor siga trabajando con el equipo; es una máquina que incrementa la productividad; y además cuida al operador y al medioambiente. Un M85 ya estaba ayer en el predio de la 111a Expo Prado, donde será exhibido junto al Trofeo de Plata.

Además de las dos máximas cocardas, Uruguay se trajó el Trofeo de Plata en una de las categorías del Premio Gerdau.

Volviendo a la genética, los brasileños no tienen pudor en admitir que de este lado de la frontera hay un potencial de primer mundo y por eso cada año invitan a diversos expertos uruguayos para que sean jurados y, con sus decisiones, los ayuden a evolucionar hacia más y mejor carne, más y mejor leche y más y mejor lana.

Álvaro Capurro fue el jurado en Corriedale, en Ideal trabajaron Antonio Arrospide y Fernando Martinicorena y en Aberdeen Angus Diego y Enrique Albanell fueron los asesores del argentino Mauricio Groppo.

Pero no solo hubo uruguayos calificando a los animales en pie, otros evaluaron la producción: José Luis Trifoglio y Djalma Puppo realizaron la calificación de los vellones de las razas Corriedale, Ideal y Merino Australiano.

Además de los sobresalientes logros mencionados, hubo otros.

También en Aberdeen Angus Bayucuá logró en la jura de bozal el Campeón Toro Joven y un Primer Premio de serie en la categoría Vaquillona Mayor, y en la de los rústicos el Lote Campeón Junior y el Lote Campeón Dos Años que fue el Lote Campeón de toda la jura, del cual además el jurado eligió al toro Campeón Supremo.

En la del Jersey, dos de las tres vacas expuestas por la cabaña floridense Las Rosas en el marco de su sociedad con la brasileña Miramont recibieron premios, una fue Reservada Campeona Adulta y otra Reservada Campeona Junior. Además, las tres vacas Jersey se remataron a cambio de US$ 13.400 (el pago por las tres).

En Corriedale, La Estela puso en la final por la Gran Campeona a la Campeona Borrega Menor.
En la final del Freno de Oro –a la que llegan los 96 mejores caballos Criollos de 2.000 de 1.200 expositores que se midieron morfológica y funcionalmente en 60 clasificatorias en Argentina, Brasil y Uruguay– hubo cuatro yeguas uruguayas; la de La Constancia fue 16a, la de Septiembre 19a, la de Don Poro 31a y la de Santa Marcia 35a.

Con todo lo que significa en cualquier escenario competir en Brasil, la cabaña uruguaya y la capacidad tecnológica en el rubro maquinaria agrícola dejaron muy bien parado al agro celeste.

Populares de la sección

Acerca del autor