Gas Sayago perdió US$ 17 millones en 2016

El proyecto de la regasificadora sigue en suspenso

La empresa Gas Sayago -sociedad anónima que crearon UTE y ANCAP para gestionar la regasificadora- cerró el 2016 con pérdidas por US$ 17 millones ($ 513 millones). Los números empeoraron respecto al ejercicio anterior. En 2015 la pérdida había ascendido a US$ 2,6 millones ($ 70,6 millones), según los datos publicados en el balance de UTE correspondiente al año pasado.

En 2013, Gas Sayago y el consorcio GNLS (conformado por GDF Suez y Marubeni) firmaron un contrato para diseñar, construir, operar y mantener una terminal de regasificación. Sin embargo, en setiembre de 2015 ese acuerdo se rescindió y GNLS debió pagar US$ 100 millones como compensación.

Luego, en 2016, Gas Sayago desarrolló varios procesos con el objetivo de reestructurar el proyecto. En ese marco la empresa seleccionó la oferta de la holandesa Shell y se abrió un período de negociación exclusiva por seis meses hasta abril, para definir las características de los servicios a prestar por la terminal y las condiciones del contrato. Entre los técnicos del Ejecutivo que están en contacto permanente con Shell reina un "moderado optimismo" en que la regasificadora finalmente terminará de concretarse, aunque quizás con cambios respecto a la iniciativa que quedó inconclusa tras el alejamiento del consorcio.

El gobierno uruguayo no está participando actualmente de ningún tipo de negociación con el gobierno argentino para la colocación de los excedentes de gas natural que tendrá la regasificadora, sino que es la propia Shell –que opera en la vecina orilla– la que realiza las gestiones por cuenta propia.

El Poder Ejecutivo espera que en abril pueda tener un panorama más concreto sobre qué tipo de plan de negocios ofrecerá Shell, pero eso no implica que necesariamente ese mes las negociaciones deberían llegar a su fin. Una de las opciones es que la regasificadora sea por una capacidad inferior a los 10 millones de metros cúbicos diarios del proyecto inicial que diseñó de GNLS.

Tampoco está definido si Gas Sayago tendrá algún tipo de participación en la operación y gestión de la regasificadora, ya que existe la posibilidad que Shell se encargue exclusivamente de su dirección. Ello implicaría que el privado deba obtener la totalidad del dinero que se requiere para finalizar la infraestructura para atracar un buque regasificador y su logística de abastecimiento.

Por otro lado, hace dos semanas el directorio de Gas Sayago dispuso el envío a seguro de paro de dos trabajadores y otro fue despedido. La empresa argumentó que el proyecto está en proceso de revisión y que era necesario bajar costos.


Populares de la sección