Gestión carcelaria autónoma será negociada con la oposición

Deciden qué ministerio será referencia del nuevo servicio descentralizado
En el tramo final de las negociaciones entre el gobierno y la oposición sobre seguridad, el debate se centrará en la gestión de las cárceles.

El punto de acuerdo es crear un organismo descentralizado que las administre y las diferencias están en qué ministerio debe ser la referencia de la nueva estructura.

La reunión política por seguridad será mañana en la Torre Ejecutiva y aún está en duda si concurrirán los representantes del Partido Nacional. Es que luego de que el Poder Ejecutivo y el resto de la oposición (Partido Colorado, Partido Independiente, Unidad Popular y Edgardo Novick) rechazaron el planteo de suspender el diálogo y pasar a votar los proyectos sobre los que hay acuerdo, los blancos deberán decidir si continúan participando de esa mesa de diálogo (ver nota abajo).

Para el Ministerio del Interior, el nuevo servicio descentralizado que se encargará de las cárceles deberá tener como referencia al Ministerio de Educación y Cultura. Los colorados, sin embargo, entienden que su vinculación debe ser con el Ministerio de Desarrollo Social, mientras que el Partido Nacional, que apoya la descentralización, opinó que su vínculo con el Poder Ejecutivo debe seguir siendo el Ministerio del Interior.

La posición del gobierno la resumió el ministro Eduardo Bonomi. "Nosotros llevamos a la comisión multipartidaria sobre seguridad un planteo, incluido en el Presupuesto, con el objetivo de sacar los centros penitenciarios del Ministerio del Interior, creando un descentralizado. Algo así como un BPS, que tiene como referencia al Ministerio de Trabajo, pero con funcionamiento autónomo", informó al portal de Presidencia.

El ministerio considera que la vinculación del servicio descentralizado con el Poder Ejecutivo debe ser a través del Ministerio de Educación. También opinó que la autonomía deberá alcanzarse en forma progresiva, según dijo Bonomi el jueves al presentar los resultados del Programa de Justicia e Inclusión que lidera la Oficina de Planeamiento y Presupuesto.

Uno aspecto en el que todos los partidos ponen el acento es en la rehabilitación de los presos, en un país que al no tener la pena de cadena perpetua aquellos que quienes delinquen un día volverán a la sociedad.

Se apuntalará entonces la inclusión beneficiando a los presos que, cumpliendo su pena, estudien y trabajen. Un proyecto sobre el que hubo acuerdo y fue enviado al Parlamento limitó las salidas transitorias a presos que sean reincidentes. En total, gobierno y oposición lograron consenso en seis proyectos, tres de los cuales ya fueron aprobados por una cámara legislativa.

Otro punto pendiente en la discusión son proyectos para evitar la violencia en el deporte. A nivel de Presidencia se estimó que en pocas reuniones más se habrá terminado el análisis de los temas de seguridad propuestos por todos los partidos.