GNLS da señal de que continuará con obra de planta regasificadora

Días después de reunirse con Vázquez, la firma anunció que pagará a obreros que contrató OAS

Luego de la tormenta y los rumores de desvinculación del proyecto de la planta regasificadora del consorcio GNLS –integrado por GDF Suez y la japonesa Marubeni–, en las últimas horas amainó el clima de tensión. Ayer, la empresa dio un primer paso para intentar negociar una salida con el gobierno luego del duro revés que sufrió en una reunión que mantuvo con el presidente de la República, Tabaré Vázquez, donde quedó descartada la posibilidad de revisar el contrato que suponía un costo sensiblemente mayor al negociado para el Estado. Además, el mandatario fue categórico y anunció públicamente que el gobierno iba a ejecutar la garantía de US$ 100 millones en caso de que se incumpliera con el contrato.

Precisamente, una fuente al tanto del proceso de negociación comentó a El Observador que la reunión con Vázquez marcó un “punto de inflexión” en la negociación entre GNLS y el Poder Ejecutivo para allanar una salida al diferendo. La negociación escapó a las esferas de los ejecutivos de GDF Suez y Marubeni en Montevideo y llegó a la casa matriz de ambas compañías, que dieron un “giro” a la actitud que venía mostrando la empresa para continuar con el contrato que tiene vigente con Gas Sayago para construir y operar una planta regasificadora en Punta de Sayago por 15 años.

“En vistas del impacto que están sufriendo los trabajadores afectados a la obra y que al 17 de marzo de 2015 vieron suspendidos sus contratos como consecuencia de la terminación del contrato de OAS, GNLS comunica que hará las indemnizaciones que legalmente correspondan a dichos trabajadores. A estos efectos, GNLS ya ha solicitado al Ministerio de Trabajo una reunión para iniciar los procesos a la brevedad”, informó el consorcio ayer por medio de un comunicado. Asimismo, GNLS indicó que sus “equipos continúan trabajando en la elaboración de soluciones para la continuidad del proyecto” en Punta de Sayago, que ya acumula tres meses de inactividad.

De hecho, la empresa tiene encaminado un acuerdo con las firmas constructoras que seguirían adelante con la obra en caso de llegar a buen puerto las negociaciones que debe cerrar con el Estado uruguayo.

La firma del grupo belga Deme, a través de su filial Dredging International y la uruguaya Saccem, son las alternativas para suplantar a la brasileña OAS.

En diálogo con El Observador el vicepresidente comercial y de operaciones de Saceem, Alejandro Rubial, confirmó que su empresa es la única constructora uruguaya que está negociando con GNLS para incorporase al proyecto. “Aún no tenemos nada firmado. Estamos apostando a que el problema se resuelva con nuestro granito de arena para darle la mejor solución al país”, comentó el empresario.

Todavía no está claro cuántos trabajadores podrían incorporar los nuevos contratistas en caso que el proyecto avance tal cual lo previsto. De todas formas, según supo El Observador, los nuevos contratistas pretenden darle un “giro” al ritmo de ejecución de la obra, con la incorporación de otro tipo de tecnología para “acelerar” la ingeniería sobre el mar y trabajar hasta con tres turnos diarios. La firma belga Deme tiene una trayectoria dilatada en  obras marítimas, aseguraron. La semana pasada, una empresa uruguaya informó en el Parlamento que el avance del proyecto offshore apenas llega al 12%.

Sunca espera

Luego del comunicado de GNLS para hacerse cargo de los créditos laborales adeudados por OAS, el Sindicato Único de  la Construcción (Sunca) fue convocado para una reunión mañana en el Ministerio de Trabajo con GNLS para discutir los términos de la indemnización. “Vamos a ver qué plantean, hoy (por ayer) no tenemos con precisión qué van a pagar”, dijo a El Observador el gremialista, Richard Ferreira.

Recordó que el Sunca mantiene su postura para que se indemnicen los contratos de los 700 trabajadores que tenía la brasileña OAS. De hecho, el gremio resolvió esta semana iniciar el reclamo de sus créditos laborales ante la Justicia. “Hoy no tenemos certeza cuándo la obra podría volver a retomar su actividad”, argumentó Ferreira.

Ya hace un par de semanas, en un intento por atender una de las críticas más fuertes que el Sunca venía haciendo contra la pasividad del Estado y GNLS en el conflicto, Gas Sayago comunicó que se hará cargo, entre marzo y diciembre, de la situación de unos 200 obreros involucrados en la construcción de la regasificadora que no contaban con los jornales para ampararse al régimen del subsidio por desempleo. La empresa le aseguró a esos trabajadores el cobro del equivalente de esa prestación. Al momento de comunicar esa decisión, Gas Sayago acusó a través de un comunicado a OAS y GNLS de “incumplir” con los créditos laborales de los trabajadores de la planta.

Consultado por la vigencia de este acuerdo en virtud del anuncio de GNLS, Ferreira dijo que ese será “un tema que deberán resolver ambas empresas. Por ahora, nos amparamos en lo que tenemos firmado con Gas Sayago”, explicó. 


Populares de la sección

Comentarios