Gobernador pidió ayuda militar para controlar las cárceles

Traslado de presos generó disturbios callejeros; nueva batalla entre reclusos
El gobernador de Rio Grande do Norte pidió ayer el "envío inmediato" de tropas federales a Natal, la capital de ese estado del nordeste de Brasil, que se vio enfrentada a motines carcelarios y disturbios provocados por el enfrentamiento entre organizaciones criminales.

"He pedido (...) al presidente Michel Temer que autorice el envío inmediato, hoy mismo, de las Fuerzas Armadas, del Ejército, de la Marina, para ocupar las calles de Natal", dijo el gobernador, Robinson Faria, a la radio CBN.

La crisis se agravó en la mañana del jueves al estallar una batalla campal entre miembros del denominado Sindicato do Crime RN y del Primer Comando de la Capital (PCC) en la cárcel de Alcaçuz, en las afueras de la ciudad, donde el fin de semana los ajustes de cuentas dejaron 26 muertos.

La policía disparó balas de goma y gases lacrimógenos desde los muros que rodean el penal para tratar de separar a los bandos. Imágenes de AFPTV mostraban a reclusos atrincherados detrás de barricadas o encaramados a los techos de los pabellones.

La policía había ingresado el miércoles a ese penal, del que extrajo a 220 presos del Sindicato do Crime RN para llevarlos a otros establecimientos, a fin de aliviar la tensión.

En las reyertas del jueves, el PCC consiguió apoderarse del pabellón 4, indicó una reportera de la AFP. El RN tenía superioridad numérica, pero su fuerza se vio mermada por los traslados de esta prisión que albergaba a más de 1.100 prisioneros.

El RN exigía que los desplazados fueran del PCC, pero no fue escuchado.

Por la noche, estallaron disturbios en Natal y otras cinco ciudades –con quema de autobuses y ataques a edificios públicos–, así como un conato de motín en otro presidio, de la localidad de Caicó, que dejó un muerto y cinco heridos, indicaron fuentes oficiales a la AFP.

La guerra por el control del tráfico de cocaína entre presos del PCC y las facciones rivales, empezando por el Comando Vermelho y sus aliados, dejó ya cerca de 140 muertos desde inicios de año, muchos de ellos decapitados. Las principales matanzas se produjeron en Manaos (56 muertos) y Roraima (33), ambas en el norte, así como en Natal (26).

"Están atacando autobuses, como venganza (contra el gobierno) por haber decidido separar en los presidios" a las dos facciones, manifestó el gobernador Robinson Faria.

"La situación se volvió mucho más grave que ayer, se agravó a partir de ayer a la noche. Precisamos del auxilio inmediato del gobierno federal", imploró.

Un total de 21 autobuses, seis vehículos y un camión fueron incendiados durante la madrugada del jueves en Natal y otras cinco ciudades (Caicó, Parnamirim, Maxaranguape, Bento Fernandes y Macau), indicó a la AFP un portavoz de la Secretaría de Seguridad Pública (Sesed) de Río Grande del Norte.
Siete personas fueron detenidas en esos incidentes, agregó.

Los medios de transporte público funcionaron por la mañana, pero por la tarde fueron retirados de circulación, según indicaron los medios.

La autorización presidencial

"El presidente Michel Temer autorizó el envío de las Fuerzas Armadas a Río Grande del Norte. Los militares reforzarán las patrullas de las calles de Natal, tras la rebelión en la penitenciaría de Alcaçuz", indicó ayer el Palacio de Planalto en su portal de internet.

La Presidencia no indicó hasta el momento el número de efectivos que movilizará.

El presidente había dicho el miércoles que estaba dispuesto a asignar militares para el control de las cárceles.

Fuente: AFP

Populares de la sección