Gobierno afín a acuerdo salarial por 18 meses en industria láctea

El sector tomará como referencia el escalón más bajo de las pautas
El Consejo de Salarios de la industria láctea tuvo esta semana su cuarta reunión y a diferencia de instancias anteriores, donde las conversaciones se habían concentrado en la imposibilidad de otorgar cualquier tipo de aumento tomando en cuenta la difícil situación del sector, en esta oportunidad las partes comenzaron a manejar distintas alternativas para poder renovar el convenio colectivo.

En la última reunión la Federación de Trabajadores de la Industria Láctea (FTIL), presentó una nueva fórmula que se basa en la firma de un acuerdo "puente" por el plazo de un año. Ese punto no es aceptado por la Cámara de la Industria Láctea (CILU) que propone un convenio a dos años.

"Vamos con la idea de un convenio por 12 meses en función de la situación de la industria y en ese marco discutir su estructura. La CILU planteó en principio su negativa, pero en función de la negociación estamos viendo escenarios posibles. Seguimos ratificando los 12 meses, pero estamos dispuestos a explorar 18 meses o incluso 24", dijo a El Observador el dirigente sindical, Heber Figuerola. "Si la situación es complicada y hay que cumplir con los Consejos de Salarios lo mejor es hacer un convenio lo más corto posible", añadió.

Un acuerdo por 18 meses es la salida que el gobierno estaría dispuesto a acompañar, según han manifestado los representantes del Poder Ejecutivo en las reuniones llevadas a cabo en el Ministerio de Trabajo.

Otro aspecto ya definido es que la negociación tomará como referencia el escalón más bajo de las pautas salariales propuestas por el gobierno, diseñadas para los sectores considerados "en problemas". Esa franja establece ajustes nominales de 8%, 6,5% y 6%, más correctivos por inflación observada a 24 meses.

"Estaríamos clasificados dentro de los sectores en dificultades. De alguna manera eso ya está establecido porque es un sector que ha tenido ayuda económica del Estado a partir de seguros de paro en Ecolat, por ejemplo", dijo Figuerola. La industria láctea negocia en un contexto marcado por bajos precios internacionales, dificultades para colocar la producción y problemas para cobrar las ventas a Venezuela, la renovación del convenio colectivo que venció en diciembre pasado.

Para el sindicato, el sector no está en crisis, sino que se entiende que atraviesa por "un receso momentáneo" que puede superarse dentro de los próximos tres años. Una posición distinta tiene la CILU, que anteriormente había manifestado la imposibilidad de negociar, incluso en el escalón más bajo que plantean las pautas del Poder Ejecutivo

Ahora ambas partes parecen haber cedido sus posiciones iniciales. La gremial está dispuesta a considerar algún tipo de ajuste y el sindicato bajó fuertemente sus pretensiones. La propuesta que la FTIL colocó como punto de partida el mes pasado proponía la firma de un convenio a tres años con ajustes semestrales o anuales por inflación más un 5% de crecimiento real. Además, se incluía el pago de una partida anual de $ 24 mil este año y que al término de cada año se incorporara a la base salarial el equivalente mensual de la referida partida.

A diferencia de otros sectores como el del trabajo doméstico, hasta ahora el Poder Ejecutivo no estableció un plazo para que se cierre el acuerdo y la próxima reunión está convocada para después de Semana de Santa.