Gobierno afín a flexibilización horaria en Industria para mantener empleo

PIT-CNT apoya la idea de la gremial de industriales si las empresas presentan números que acrediten dificultades
El planteo de “flexibilización laboral” que promueve la Cámara de Industrias (CIU), con el objetivo de preservar el empleo sumó esta semana el apoyo de autoridades de gobierno. La gremial quiere elaborar una propuesta en conjunto con el PIT-CNT que percibe la idea de forma positiva, aunque ya adelantó que las empresas deberán mostrar sus números para poder dar ese paso.

En un contexto marcado por el enlentecimiento de la economía y el deterioro del sector manufacturero la CIU quiere que de forma temporal las empresas –de común acuerdo con sus trabajadores–, definan que una semana se trabaje de lunes a viernes y a la siguiente de martes a jueves, de forma rotativa. Eso permitiría, por un lado, que el trabajador no tenga que ser enviado a seguro de paro y, por otro, que el Estado no tenga que pagar el subsidio.

En diálogo con El Observador el ministro de Trabajo, Ernesto Murro, calificó la iniciativa como “buena” y valoró que haya consenso entre empresarios y trabajadores para impulsar su aplicación en los ámbitos de negociación colectiva.

También el ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori se refirió al tema en la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados el miércoles pasado. El jerarca sostuvo que la caída del empleo en el país “no es dramática pero es significativa” y llamó a considerar medidas, entre las que mencionó seguros de paro especiales o achicamiento de la jornada laboral, para “buscar más flexibilidad y evitar que más compatriotas caigan en una situación de desempleo”, según la versión taquigráfica de la reunión.

La propuesta de “flexibilización laboral” está en la agenda del PIT-CNT, al punto que hoy habrá un planteo al respecto durante el acto de conmemoración del 1° de mayo. “Esto implica un esfuerzo de los trabajadores para que todos queden dentro del mundo del trabajo”, dijo el viernes el presidente de la central, Fernando Pereira.

De todas formas, se entiende que es una herramienta a considerar en las empresas que “documenten dificultades”. “No es al grito, es mostrando los documentos que efectivamente muestren que hay una situación de dificultad. No es en todas las empresas ni en todos los sectores industriales”, apuntó el sindicalista.

El jueves pasado el presidente de la CIU, Washington Corallo volvió a mencionar la idea en una reunión de coyuntura organizada por la Dirección de Estudios Económicos de la gremial. El empresario dijo a El Observador que existe interés en que se confeccione una propuesta en conjunto con el PIT-CNT y que luego los equipos técnicos, incluido los del Poder Ejecutivo, busquen un consenso para armar “una hoja de ruta” o “un decreto” que regule la aplicación del mecanismo que se utiliza con éxito en varios lugares de Europa.

“No debemos inventar nada. Es ver y copiar a países que en circunstancias de crisis lograron mantener su aparato productivo", dijo Corallo

“Nadie le ha dicho que no la idea, lo cual demuestra la madurez de los actores sindicales y del gobierno para ver herramientas de gestión y enfrentar los problemas de crisis que estamos teniendo”, sostuvo Corallo. La idea de la CIU es que el mecanismo de “flexibilidad laboral” se pueda aplicar lo antes posible comenzando con pruebas piloto en dos o tres meses, a través de acuerdos temporales por cuatro o seis meses de extensión con opciones de prórrogas.

“No debemos inventar nada. Es ver y copiar a países que en circunstancias de crisis lograron mantener su aparato productivo. (…) La persona en lugar de ganar 10, va a ganar ocho, pero si iba al seguro (de paro) iba a ganar seis y, lo más importante, mantiene su puesto de trabajo y no tiene la angustia de saber que capaz que en cuatro meses vuelve y tiene el despido", había dicho el empresario.

El núcleo duro de la producción industrial uruguaya tuvo un primer respiro en febrero, dejando atrás un semestre de caídas mensuales consecutivas. El incremento de su producción respecto a igual mes del año pasado fue el más pronunciado desde diciembre de 2014 y se vio reflejado en el desempeño de varios rubros.

Pese a eso, el sector siguió reduciendo las horas trabajadas. Ese indicador tuvo una caída de 4,9% en febrero respecto a igual mes de 2015. De todas maneras, el ritmo de caída se moderó respecto a enero, cuando el deterioro era de 11,2%. Solo tres de los 19 rubros relevados aumentaron sus horas trabajadas.

El panorama de la actividad manufacturera en el mediano plazo muestra un sector en caída. Si se considera el nivel de producción promedio del núcleo duro industrial durante los últimos 12 meses relevados a febrero, tuvo lugar una caída de 8,6% respecto al año móvil anterior. Se trata de un retroceso muy similar al registrado en los 12 meses finalizados en enero, de 8,7%.

Acerca del autor