Gobierno anunció aumento tributario con el respaldo de todo el gabinete

El consejo de ministros hizo una muestra pública de unidad ante la difícil tarea de anunciar una Rendición de Cuentas que contiene un aumento impositivo
El gobierno se puso a resguardo y cumplió con el objetivo que buscó en la última semana. Cuando, en los próximos días, el proyecto de ley de Rendición de Cuentas salga de la Torre Ejecutiva con la firma de cada uno de los ministros y cruce las puertas del Legislativo, el presidente Tabaré Vázquez no sólo se habrá asegurado el voto de cada uno de los parlamentarios de su fuerza política, sino la defensa hermética del proyecto para que se vote tal como fue enviado en sus puntos medulares.

Una y otra cosa tuvo su sello final ayer, cuando el ministro de Economía, Danilo Astori, informó sobre la consumación de un "acuerdo total" entre todos los sectores del Frente Amplio y el Poder Ejecutivo.

"El acuerdo político incluye llegar al Parlamento con un acuerdo previo que se va a mantener y se va a cumplir. Incluye otra cosa aún más importante: un rápido tratamiento", dijo el ministro en conferencia de prensa con todo el gabinete a su lado y varias autoridades y asesores del ministerio de Economía y Finanzas en los primeras filas de la sala de conferencias de la Torre Ejecutiva.

"Hoy el presidente (Tabaré Vázquez) solicitó tener un proyecto relativamente breve y con pocos artículos de modo de hacer viable esa parte del acuerdo político", informó Astori.

Catorce sillas

Al término de la sesión ordinaria del pasado lunes, los funcionarios de Presidencia acomodaban sillas en el espacio donde, por lo general, uno o dos voceros comunican los temas de la reunión a la población. Pero en la ocasión había 14 sillas que, tan pronto como terminó la reunión, los secretarios de Estado ocuparon en un semicírculo imperfecto.

La primera en ingresar fue la ministra de Educación y Cultura, María Julia Muñoz, y uno de los últimos fue Astori quien, una vez que hubo silencio, agradeció antes que nada a sus "compañeros y compañeras" del Consejo de Ministros por estar allí. Pero esa situación no era fruto de la coincidencia.

Para el presidente, Tabaré Vázquez, era Astori quien debía hacer los anuncios. Ante su pregunta de qué ministros querían acompañarlo, las voluntades se fueron sumando y en un giro espontáneo (que contó con la simpatía presidencial) todo el gabinete bajó a la sala de conferencias junto al titular de Economía, en un gesto de apoyo inquebrantable.

A puertas cerradas la propuesta ya habíasido aprobada por unanimidad. De hecho, en varias ocasiones durante el Consejo, Vázquez le preguntó a su gabinete si había acuerdo. Y sus ministros siempre le devolvieron una respuesta que se volvió redundante. Algunos aprobaron con un gesto mientras que otros fundamentaron su posición, dijo a El Observador un participante del encuentro.

"Todos manifestaron el acuerdo con convicción, no hubo elementos distorsivos", dijo la fuente consultada. Además en el Consejo hubo una "congratulación mutua" por poder haber finiquitado una tarea difícil para el gobierno de forma rápida.

"Estamos muy contentos por haber llegado a esta situación que no sólo le hace bien al país. Nos hace bien a quienes integramos el Poder Ejecutivo, al Frente Amplio en su conjunto y a las relaciones entre el gobierno y el Frente Amplio también", valoró Astori.

Ida y vuelta

Desde que Astori presentó la propuesta inicial del Ejecutivo al Secretariado del Frente Amplio, el 23 de mayo, todos los sectores del Frente Amplio recibieron a la cúpula económica. De esas consultas, el gobierno sacó la conclusión que debía enmendar el proyecto en tres puntos sensibles que habían generado la desaprobación de la fuerza política: eliminar el aumento de la carga sobre la franja del ingreso del Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF) que va de $33.400 a $50.100; hacer cambios en el régimen de deducciones y no diferir para 2018 los recursos destinados a algunas instituciones dedicadas a la innovación, el conocimiento, la ciencia y la tecnología.

Astori narró que tras estudiar y discutir los planteos de la fuerza política concluyeron que "valía la pena tener en cuentas estas alternativas" por el hecho de lograr un acuerdo político (Astori remarcó en más de una ocasión la importancia de ese pacto) y porque esas modificaciones no alteraba "la arquitectura financiera de la propuesta". El ministro contó que antes de viajar a París en misión oficial se había reunido con Vázquez para conversar sobre los cambios que demandaba el Frente Amplio.

En esa reunión Astori dio su visión favorable a incorporar las "aspiraciones legítimas" de la fuerza política y recogió la aprobación final de el presidente. El jueves pasado, en la residencia presidencial de Suárez y Reyes, Vázquez informó el acuerdo que había alcanzado con el Frente Amplio. Un pacto que Astori catalogó como una "gran decisión" y "un gran logro" del presidente.

"Cuando una propuesta importante e imprescindible cuenta además con el apoyo político que surge de nuestra organización partidaria mejora indudablemente no sólo las posibilidades de una rápida aprobación sino al mismo tiempo de una eficaz implementación en la práctica", afirmó el ministro.

De esta manera, el gobierno enviará al Parlamento el proyecto de ley de Rendición de Cuentas antes de la fecha prevista (30 de junio) con la expectativa que su pasaje legislativo sea solamente un trámite.

Así lo hace pensar las manifestaciones de aprobación que partieron desde diversos sectores del Frente.

Populares de la sección

Acerca del autor