Gobierno arma plan para frenar avance de periferias en el interior

Convocarán a las intendencias para tomar medidas concretas
Hace diez años, la llamada zona metropolitana experimentó una gran expansión poblacional. Poco tiempo después comenzaron a surgir problemas de todo tipo debido a que el crecimiento de esas zonas cercanas a Montevideo no había tenido la planificación que un fenómeno de esa magnitud merecía.

En forma silenciosa, lo mismo está pasando en varias ciudades del interior y, apelando a que haya memoria para evitar cometer los mismos errores del pasado, el gobierno lanzará en mayo instancias de diálogo con las intendencias en busca de diseñar juntos una estrategia nacional.

"Las ciudades en el interior están repitiendo estos patrones de crecimiento. Aunque en menor medida está pasando de nuevo aquello de los barrios sin servicio, periféricos, segregados. Esas cosas que vimos en el área metropolitana se observan en el conjunto de las ciudades del país", dijo a El Observador el director de Ordenamiento Territorial del Ministerio de Vivienda, José Freitas.

El problema es muy claro: "Las áreas centrales pierden población (...) Al mismo tiempo, crecen las zonas donde vos no tenés servicios. Y después tenés que ir atrás de los problemas. Si la ciudad se extiende o crece una periferia lejana, después empiezan los problemas sociales, de servicios, de seguridad, de transporte, entre otros", explicó el jerarca.

Mientras que las ciudades tienen dentro de sus fronteras a la escuela, al liceo, el saneamiento, la plaza y las redes de cobranza, las autoridades observan con extrema preocupación como los nuevos centros poblados suelen construirse a varios kilómetros de allí.

Es así que es habitual ver niños caminando con la túnica hacia la escuela por el costado de las rutas del interior, con todos los evidentes riesgos que eso implica.

Aunque no hay tiempo para perder, el gobierno es optimista de poder lograr avances si se toma en cuenta la problemática de este fenómeno y todo lo que está en juego.

"Es una observación seguramente a tiempo si desarrollamos el conjunto de los instrumentos que la ley nos permite", aseguró el titular de Ordenamiento Territorial del gobierno nacional.

El fenómeno es notorio en las ciudades medianas. "En estos últimos diez años, lo que más crecen son las ciudades de más de 20.000 habitantes", dijo Freitas. ¿Por qué sucedió eso? El jerarca opinó que los datos muestran que algunas políticas de descentralización tuvieron efecto.

Como ejemplo, mencionó a la ley de inversiones, que premiaba con mayores exoneraciones fiscales a aquellos proyectos productivos que se instalaran en el interior del país.

Algunas ciudades que superan por poco los 20.000 habitantes son Trinidad, Fray Bentos, Rocha, Pando, Colonia del Sacramento, San Carlos, entre otras.

¿Qué pasos darán?

Como estrategia, el Poder Ejecutivo definió que la única manera de lograr resultados positivos en esta área es alcanzar grandes niveles de acuerdo con los gobiernos departamentales.

La intención, luego de varias instancias de diálogo y negociaciones, es tener un avance de la estrategia común para fines de este año. Las medidas concretas a aplicar serán definidas en esas conversaciones, pero de todos modos el Ministerio de Vivienda lleva algunas propuestas en carpeta. Todas ellas estarán centradas en fortalecer a los cascos urbanos como el sitio por excelencia a aprovechar para que viva la población.

Al mismo tiempo que crecen las periferias, hay casas, edificios, galpones y terrenos en el medio de las ciudades que están abandonados, que deben años de contribución y que están absolutamente desaprovechados. Por eso, será necesario apelar a las herramientas jurídicas que están a disposición. Quien tiene mayores potestades al respecto son las intendencias, a juicio del gobierno.

Cuentan, por ejemplo, con el derecho a la expropiación, la ejecución por deudas, la contribución por edificación inapropiada o el impuesto al baldío, entre otras. Pero recorrer ese camino está repleto de dificultades.

"Está pasando que tanto los programas públicos como el desarrollo privado no está accediendo a las áreas consolidadas. Tenemos problemas de acceso", dijo Freitas.

Ese será uno de los ejes de las conversaciones. La intención es devolver al mercado esas edificaciones abandonadas.

Además de oportunidades para dar soluciones habitacionales en el corazón de las ciudades, sería un aporte estético nada despreciable.

A ese diálogo con los gobiernos departamentales irán juntas las direcciones de Ordenamiento Territorial y de Vivienda, ambas dependientes del Ministerio de Vivienda.

Al mismo tiempo que debatirán sobre el acceso a los terrenos, la intención del Poder Ejecutivo es lograr convencer a las intendencias de apelar a todos los instrumentos jurídicos que estén al alcance para que esas casas abandonadas que hay en el centro de las ciudades sean una posible solución para dar respuesta a las familias que aún no accedieron a una vivienda digna en un país que tiene un déficit habitacional de 51.889 unidades.

El gobierno ofrecerá aportes técnicos y financieros

Freitas,anunció a El Observador que, a través del Ministerio de Vivienda, el gobierno ofrecerá aportes tanto técnicos como financieros para enfrentar el problema del crecimiento de las periferias en detrimento de las ciudades.

Los acuerdos que el Poder Ejecutivo tienen firmados con los diferentes gobiernos municipales contemplan la posibilidad de dar asistencia en esos rubros para enfrentar el asunto.

El jerarca confía en que habrá buena voluntad de todas las partes para identificar las zonas más problemáticas y trabajar en forma conjunta para solucionar los problemas.

"No hay una contradicción con las intendencias. No es algo de imponer. Es una preocupación que los gobiernos departamentales tienen y el gobierno nacional también lo percibe. El gobierno está convocando a las intendencias a profundizar esos aspectos. Hay una voluntad política que cruza a todos los partidos", dijo al respecto Freitas.

De todos modos, agregó que hace falta gestión. "Hemos avanzado con la planificación pero sin embargo esa planificación no logra incidir lo suficiente en el desarrollo urbano de las ciudades. Se siguen tendencias de mercado, de expansión de ciudades pero los planes no logran tener la incidencia que deberían tener. ¿Por qué? Porque falta gestión", dijo el director de Ordenamiento Territorial.

Populares de la sección

Acerca del autor