Gobierno culpó a la industria por mandar lácteos sin garantías

Oposición reclamó "estafa" y el Ejecutivo responsabilizó a empresas
El Poder Ejecutivo responsabilizó ayer a la industria láctea por la deuda de US$ 100 millones que Venezuela mantiene con esas empresas al advertir que desoyeron la recomendación del gobierno de que eviten enviar productos si antes no se aseguraban el cobro. Durante el llamado a sala promovido por el diputado blanco, Alejo Umpiérrez, el Ministerio de Economía y Finanzas y el Ministerio de Ganadería se defendieron ayer en el Parlamento de las afirmaciones opositoras que señalan al negocio con el país caribeño como "una estafa" y "un robo".

"Este negocio no tenía riesgo si las empresas cumplían con el contrato que nosotros sugerimos. El problema es que se exportó sin tomar esto en consideración", dijo el ministro de Ganadería, Tabaré Aguerre. Según el jerarca, el gobierno le recomendó a los empresarios que exporten una vez que el Bandes tenga las certificaciones del depósito del dinero en el fideicomiso creado para la ocasión.

En el Parlamento Aguerre narró un diálogo que mantuvo con un representante de una empresa queseras a quien, según dijo, le advirtió que no podía enviar mercadería sin garantías. También afirmó que el primer embarque con productos salió el 30 de setiembre, el segundo el 5 de octubre, "y la plata no estaba".

El Ministerio de Economía también responsabilizó a la industria láctea. "El mecanismo preveía que el fideicomiso tendría US$50 millones por mes y (las industrias) exportarían contra esos fondos", dijo el subsecretario de Economía, Pablo Fererri.

"El problema es que se realizaron exportaciones sin cumplir con todos los pasos previstos en el diseño ideado. No existe realizar una exportación sin tener una garantía", insistió el jerarca, en la misma línea que Aguerre.

El ministro de Ganadería también dijo que la urgencia de los productores se daba entre otras cosas porque Venezuela paga precios un 80% por encima que el mercado internacional.

Por su parte, el ministro de Economía, Danilo Astori, defendió el mecanismo elegido para el cobro y la cancelación de una deuda que ANCAP mantenía con Petróleos de Venezuela por
US$ 267 millones, aunque señaló que eran acuerdos independientes.

"Estafa"

La oposición calificó como una "estafa" el incumplimiento del pago a las empresas lácteas y responsabilizó al gobierno. Los legisladores blancos Umpiérrez, Luis Alberto Heber y Pablo Abdala, recriminaron al Ejecutivo por no asegurar que el dinero del negocio quede en Uruguay y advirtieron que así lo había comprometido el presidente Tabaré Vázquez.

Ante los reclamos el ministro de Economía respondió que si el gobierno uruguayo ponía esa condición PDVSA no le perdonaba parte de su deuda a ANCAP.

"No se puede decir que era responsabilidad del MEF impedir que los recursos salieran del país. Si nosotros le ponemos condiciones al acreedor no encuentro manera más eficaz de arruinar toda la operación y destruirla", dijo Astori.

Los representantes del Poder Ejecutivo también dijeron que el gobierno había facilitado el negocio pero que los contratos y condiciones de las exportaciones habían sido acordados de forma directa entre los privados y el organismo estatal venezolano que centraliza las exportaciones (Corpovex).

"Los negocios lo hicieron privados pero las garantías de cobro las dieron los ministros por lo tanto el gobierno es responsable por esta estafa", dijo el nacionalista Heber.

Populares de la sección