Gobierno decidió ejecutar garantía de US$ 5 millones a Montevideo Gas

La brasileña Petrobras -propietaria de la compañía- le debe al Ministerio de Industria US$ 6,2 millones por canon y mora

El Poder Ejecutivo resolvió iniciar el proceso de ejecución de garantía por US$ 5 millones constituida por la distribuidora Montevideo Gas -que pertenece en un 100% al grupo Petrobras- producto del atraso del canon que la empresa debe pagar anualmente al Ministerio de Industria.

Según la resolución que publicó este viernes Presidencia -que lleva la firma del presidente de la República, Tabaré Vázquez- Petrobras tenía un atraso al 31 de enero de 2017 por canon y mora equivalente a US$ 6,8 millones. El contrato de la distribuidora data de diciembre de 1994.

La cantidad de clientes de Montevideo Gas pasó de 44.300 en 2005 a 54.100 a finales de 2015. Hoy el consumo de los hogares residenciales uruguayos es de 270 mil metros cúbicos diarios. La firma brasileña justificó en su momento el rezago en el pago del canon anual a la restricción histórica en el volumen de gas que Argentina puede exportar a Uruguay, lo que impide que la empresa pueda ampliar su red de clientes. El proyecto de la regasificadora en Uruguay abrió un camino de esperanza para cortar con la dependencia de la vecina orilla, pero luego la iniciativa de Gas Sayago se pinchó y su futuro aún es incierto.

Lo único que pudo asegurarse hace poco más de tres semanas el gobierno uruguayo fue que Argentina mantuviera el volumen de exportación para esos cerca de 55 mil clientes que utilizan ese energético en sus hogares, así como una decena de industrias.

Según el Boletín Oficial de Argentina, la exportación regirá por un plazo máximo de dos años "y por un volumen firme de hasta 350.000 metros cúbicos por día, o hasta completar un volumen total de 255,5 millones metros cúbicos de gas natural -lo que ocurra primero- y por un volumen interrumpible de hasta 250.000 metros cúbicos por día, o hasta completar un volumen total de 182,5 millones de gas natural".

La compañía brasileña enfrenta desde hace varios años un fuerte cuestionamiento por parte del sindicato que reclama que el servicio vuelva a manos del Estado. Durante la pasada administración de gobierno, ANCAP estuvo cerca de quedarse con el 100% de Montevideo Gas, pero a medida que el proyecto de la regasificadora fue perdiendo fuerza y el ente petrolero uruguayo intentaba salir de una aguda crisis financiera, las tratativas se enfriaron por completo.