Gobierno dio luz verde a representante de EEUU que Venezuela expulsó

Nin Novoa dijo que el gobierno entregó su beneplácito el mes pasado
"Que recojan sus macundales", le dijo el presidente Nicolás Maduro por cadena de radio y televsión el 30 de setiembre de 2013 a tres diplomáticos de Estados Unidos cuando los expulsó del país acusándolos de conspirar contra Venezuela.

Entre los declarados personas non grata estaba Kelly Keiderling, una funcionaria de carrera del Departamento de Estado, a quien el presidente Barack Obama propuso ahora para que sea la nueva embajadora ante Uruguay, un país socio de Venezuela en el Mercosur.

Más allá del trámite de rigor –el Senado de EEUU tiene que aprobar su venia– el gobierno de Uruguay ya dio el visto bueno a la administración Obama para que esa diplomática sea la representante en Montevideo.

El canciller Rodolfo Nin Novoa dijo a El Observador que "el beneplácito de estilo se otorgó mediante nota verbal el pasado 8 de diciembre".

El ministro también fue consultado respecto a si tiene alguna relevancia para el Poder Ejecutivo el hecho de que esa funcionaria haya sido expulsada de Venezuela por el presidente Maduro. "De acuerdo a nuestra tradición no nos corresponde evaluar una decisión puntual adoptada por otro gobierno", comentó Nin Novoa.

De esa manera, Keiderling tiene despejado buena parte del camino para ser la embajadora ante Uruguay una vez superada la discusión del Congreso donde los Repúblicanos –la oposición de Obama– son mayoría. Fuentes diplomáticas comentaron a El Observador que el trámite de aprobación no tiene fecha y puede insumir algunos meses.

Un comunicado de la embajada de EEUU en Montevideo, anunció ayer la nominación de Keiderling para Uruguay. La Casa Blanca envió al Congreso una lista de designados para el servicio exterior.

"Estoy seguro de que estas personas experimentadas y trabajadoras nos ayudarán a afrontar los importantes retos que afronta Estados Unidos y estoy agradecido por su servicio", dijo Obama sobre las personas que propuso.

Keiderling nació en Santo Domingo, República Dominicana, obtuvo una licenciatura en la Universidad de Georgetown y una maestría de la Escuela Nacional de Guerra, en Washington. Habla perfectamente varios idiomas, entre ellos español, con un tono del caribe.

La funcionaria representa a EEUU como diplomática desde el año 1988.

Actualmente se desempeña como subsecretaria adjunta principal para Asuntos de Educación y Cultura del Departamento de Estado. Esa unidad es la encargada de diseñar los programas de intercambio para avanzar las políticas internacionales de EEUU, entre ellas, el entendimiento entre la potencia del norte y las naciones del mundo, de acuerdo al comunicado de la embajada.

¿Bienvenida?

Su llegada a Uruguay se ve de distinta manera en el Frente Amplio.

El diputado Oscar Groba (Espacio 609) dijo ayer a El Observador que "está seguro que es un error político la decisión de mandar a Uruguay una funcionaria que fue expulsada de Venezuela". Seguramente fue "sin intencionalidad de Obama", acotó el legislador, quien aclaró que el tema no fue analizado por su sector.

En su opinión, la elección de Keiderling "se enmarca en un proceso donde la derecha política viene avanzando, como ocurrió en Venezuela, Argentina y en Brasil, e incluso eso se nota en lo envalentonada que está la oposición en Uruguay".

Sin embargo su colega del Frente Amplio, Pablo González (Lista 711) opinó que Estados Unidos "tiene todo su derecho en mandar a la embajadora que considere". Dijo que lo que pasó en Caracas con esa funcionaria "fue algo puntual" y recordó que las relaciones entre Uruguay y EEUU "son las mejores". González consideró que "no es bueno cuestionar a una funcionaria antes de que empiece a trabajar". El diputado pertenece al sector que orienta el vicepresidente de la República, Raúl Sendic.

En marzo, a poco de asumir Tabaré Vázquez, Sendic puso en duda una supuesta injerencia de EEUU en Venezuela. Eso le valió ser insultado por el presidente Maduro, quien sin nombrarlo expresamente, dijo que Sendic era "un cobarde".

Por orden de Vázquez, la cancillería respondió calificando de "inamistosas" las declaraciones de Maduro y convocó al embajador de Venezuela Julio Chirino para expresarle el malestar del Poder Ejecutivo.

Superado el incidente, hubo un acercamiento de Uuruguay y Venezuela.

Sin embajador

La última embajadora de EEUU fue Julissa Reynoso quien estuvo hasta noviembre de 2014. La diplomática trabajó intensamente para concretar la reunión en Washington entre el entonces presidente José Mujica y Barack Obama.

También fue protagonista en las negociaciones para mejorar el intercambio de estudiantes y para la llegada de seis expresos de Guantánamo, que arribaron poco después que ella dejó Uruguay.

Al frente de la embajada está hoy el encargado de negocios, Brad Freden.

Problemas en Venezuela

"Se nos acusó de hechos bastante graves de sabotaje y conspiración...En forma clara y de manera correcta quiero decir que esas acusaciones no tienen fondo alguno".

En esos términos, Kelly Keiderling se refirió en la última conferencia de prensa que dio en Caracas, antes de tener que dejar el país expulsada por el gobierno de Nicolás Maduro. "Todas las acusaciones de que nosotros vamos a acabar con el mundo, son falsas", afirmó.

El gobierno venezolano la acusó de reunirse con la oposición y de organizar incidentes para desestabilizar al país. Keiderling reconoció que se reunió con dirigentes y sindicalistas pero negó todo lo demás.

Los servicios de Inteligencia de Venezuela, dijo Maduro, la tienen filmada reunida con líderes opositores en distintos estados.

Maduro en setiembre de 2013 la expulsó a junto a otros dos diplomáticos de EEUU. Kelly Keiderling, era en ese año la encargada de negocios de la embajada norteamericana en Caracas. Junto a ella tuvieron que dejar el país en 48 horas: Elizabeth Hoffman secretaria adjunta de Asuntos Políticos; y David Moo, vicecónsul.

"Fuera de Venezuela, yankee go home. Ya basta de abusos contra la dignidad de una patria que quiere paz. Fuera de aquí. No vamos a permitir que venga un gobierno imperial a traer dinero y a ver cómo paran empresas básicas, cómo quitan la electricidad para apagar toda Venezuela", dijo Maduro desde el estado de Falcón, donde habló ante la brigada Atanasio Girardot.

Maduro afirmó que tiene pruebas que esos funcionarios de EEUU intentaron sabotear a la economía del país y al sector eléctrico.

Para Maduro, la agenda de los diplomáticos expulsados fue "descaradamente intervencionista" publicó en 2013 el diario madrileño El País.

El gobierno de Barack Obama rechazó esas acusaciones y respondió con la misma moneda: expulsó a tres diplomáticos venezolanos entre ellos al encargado de negocios en Washington, Calixto Ortega.
Ambos países habían retirado a sus embajadores en el año 2010.

La diplomática Keiderling también estuvo destinada en la antigua sección de intereses estadounidense en Cuba, entre los años 2003 y 2005.

El diario oficialista cubano Granma, informó el 11 de octubre de 2013, poco después que Venezuela la expulsó, que Kelly Keiderling reveló que era una agente de la CIA y lo hizo ante el doble agente cubano Raúl Capote.

En su carrera, entre 2000 y 2003, la funcionaria ayudó a gestionar la relación con Panamá, Centroamérica y el Caribe desde el Departamento de Estado.

Entre sus destinos en el exterior estuvo en República Dominicana, Etiopía, Zambia y Moldavia, según la Casa Blanca. De acuerdo a su currículum publicado por el Departamento de Estado, además de inglés Keiderling habla Francés, Español, Portugués,Ruso, algo de Italiano y Rumano. Su familia estuvo vinculada al servicio exterior lo que le permitió estar en América Latina y Europa Occidental.


Populares de la sección

Acerca del autor