Gobierno exigirá a consorcio encargado de la regasificadora que cumpla contrato

GLNS envió una carta en la que culpa al Estado de no poder terminar la obra

El gobierno le comunicó por diferentes vías al consorcio GNLS –integrado por la francesa GDF Suez y la japonesa Marubeni- que debe cumplir el contrato vigente o de lo contrario se le ejecutará la garantía de US$ 100 millones que presentaron ante un posible incumplimiento.

Según supo El Observador, la comunicación fue transmitida tanto antes como después de que GNLS comunicara el lunes que no está en condiciones de seguir, algo que informó El País este miércoles.

La comunicación de GNLS del lunes no decía explícitamente que abandonarán la obra de la regasificadora, sino que daba a entender que no puede cumplir con el contrato por responsabilidad del Estado. El consorcio fracés-japonés entiende que hubo un cambio de reglas.

Pero en el gobierno uruguayo entienden todo lo contrario. Según dijeron a El Observador fuentes políticas, en el oficialismo advierten una actitud de la empresa de querer negociar para no tener que pagar todos los US$ 100 millones.

Pero la postura sigue siendo la misma que planteó Tabaré Vázquez en mayo, cuando GNLS ya había manifestado su interés por renegociar el contrato. El presidente se reunió el martes 5 de ese mes con directivos del consorcio y le transmitió que no aceptaba la posibilidad de cambiar el contrato inicial de la obra y pedir más dinero.

En ese momento dio una posición tan firme que "sorprendió" incluso a los empresarios, dijeron las fuentes a El Observador en su momento. Uruguay no pondrá un peso más de lo acordado inicialmente y si se incumple ese contrato, se procederá a ejecutar la garantía de US$ 100 millones establecida en el acuerdo con Gas Sayago, la sociedad anónima contratante que integran UTE y ANCAP. Ese fue el mensaje que luego, el presidente hizo público.

"Qué problema la regasificadora. Pretendían cambiar el contrato inicial de esta multinacional con Uruguay. El contrato dice que la empresa iba a hacer la gestión y cobrar royalties durante 15 años por US$ 14,5 millones. Ahora, como les había ido mal pretendían US$ 20 millones por mes por 20 años. Nos opusimos terminantemente porque Uruguay es un país serio, que honra sus compromisos y exigimos que quienes contratan con Uruguay cumplan con la misma seriedad y rigurosidad", dijo dos días después, cuando fue a votar en las elecciones municipales.

GNLS -que fue la adjudicataria para la construcción y operación durante 15 años de la planta regasificadora en Puntas de Sayago- tuvo problemas luego que la constructora OAS que había contratado, tuvo que abandonar la obra afectada por el escándalo de corrupción en Brasil. Tras la salida formal de la constructora brasileña OAS antes de Semana Santa la obra está parada.

Consultado al respecto del posible abandono de GNLS del proyecto de la regasificadora, el presidente del Sunca, Faustino Rodríguez, dijo a El Observador que no recibieron comunicación oficial alguna. En el mismo sentido se manifestó el director de la empresa constructora Saceem, Alejandro Ruibal. "Todavía no nos comunicaron nada", señaló el director de la firma uruguaya que junto a la belga Deme (a través de su filial Dredging International) resultó elegida como nuevo contratista luego de la partida de OAS.


Populares de la sección