Gobierno de Macri: papelón devino por un intento de ayudar a los asesinos

La ministra de Seguridad anunció una investigación para los responsables de que se comunicara de forma errónea

En conferencia de prensa la ministra de Seguridad de Argentina, Patricia Bullrich, anunció que se realizará una investigación profunda con consecuencias penales para los responsables de brindar la "pista falsa" que llevó a informar erróneamente que habían sido capturados a tres narcotraficantes prófugos, lo "que pudo haber significado darle tiempo a los otros para escaparse más lejos aún".

En declaraciones a TN, la ministra subrayó que el presidente Mauricio Macri pidió una investigación "minuciosa y estricta" de las razones por las que se recibió una información errónea. Las autoridades informaron a primeras horas de la tarde que los tres prófugos habían sido recapturados, y pocas horas después debió admitir que solo uno (Martín Lanatta) estaba en su poder.

Consultada acerca de si quienes brindaron la información eran hasta hoy fuentes confiables, la jerarca se negó a brindar mayores detalles. "En este momento no queremos acusar a nadie sino investigar. Cuando tengamos la verdad, todo el país lo va a saber. No nos detengamos en este hecho, porque piedras en el camino vamos a tener todos los días", apuntó.

Uno de los periodistas le preguntó si "el enemigo" (por el que filtró la información falsa) estaba cerca del presidente, ya que hasta Macri celebró la captura de los tres prófugos. "No está cerca del presidente, el presidente lo hizo por informacion que le dimos nosotros (...) La autocrítica (que podemos hacer) es que quizás todavía no conocemos bien las fallas del sistema", respondió la ministra.

Bullrich instó a ver la trascendencia de haber capturado a Martín Lanatta ya que demuestra que en el gobierno liderado por Macri no hay impunidad: "Vamos a encarar la lucha con todas las piedras e informaciones falsas que nos pongan en el camino (...) algunos dirán que quedamos como tontos siguiendo pistas falsas, pero nosotros actuamos con la firmeza que tenemos que actuar".

Pidío además mirar como positivo que la Agencia de Información brindó el dato que permitió llegar a una zona donde no se buscaba a los fugados.

La huída carcelaria se produjo apenas dos semanas después de la asunción del nuevo gobierno argentino, liderado por el ex empresario Mauricio Macri, en un caso que despertó acusaciones cruzadas en la escena política del país.

Los hermanos Martín y Cristian Lanatta y Víctor Schillaci escaparon el 27 de diciembre de una prisión de la provincia de Buenos Aires, donde estaban condenados a cadena perpetua por el asesinato en 2008 de tres empresarios que -al igual que ellos- traficaban efedrina, usada para fabricar drogas sintéticas.

Medios de prensa dijeron que la detención se produjo en la madrugada del sábado en un camino vecinal a unos 570 kilómetros al norte de la ciudad de Buenos Aires, capital de Argentina, al volcar un vehículo en el que, aparentemente los tres fugados, evadían controles policiales. Los otros dos habrían huido.

La persecución de los condenados evadidos ocupa a diario las primeras planas de los diarios nacionales.

El jueves, las fuerzas de seguridad de Argentina desplegaron un operativo con cientos de agentes en una zona rural de la provincia agrícola de Santa Fe, donde se escondían los prófugos luego de protagonizar horas antes un tiroteo con gendarmes.

La operación, que incluyó helicópteros, grupos especiales de policía y a francotiradores, por momentos fue transmitida en vivo por la televisión local.

La fuga generó amplio revuelo en el país austral porque se dio meses después de que Martín Lanatta afirmara en un polémico reportaje televisivo que el crimen que cometieron fue ordenado directamente por Aníbal Fernández, entonces Jefe de Gabinete de ministros y candidato a gobernador de la mayor provincia de la nación.

Muchos creen que esa denuncia, realizada desde prisión ante las cámaras de un programa periodístico opositor, jugó un rol clave en la derrota de Fernández en Buenos Aires, un duro golpe para el peronismo que semanas después perdió el balotaje presidencial con el partido de Macri.

Fernández negó las acusaciones, que según él fueron parte de una operación mediática para perjudicarlo y llevar al poder al partido de Macri.

Tras la fuga, la gobernadora de la provincia de Buenos Aires y aliada de Macri, María Eugenia Vidal, desplazó a la cúpula del servicio penitenciario del distrito, por sospechas de que agentes de la prisión podrían haber ayudado en el escape.


Fuente: Con información de Reuters

Populares de la sección