Gobierno manifestó "desconsuelo y dolor" por la actitud palestina

Uruguay le recriminó a la Autoridad Palestina por su silencio frente al terrorismo
Diecinueve días pasaron desde que el Consejo de Seguridad votó con la abstención de Estados Unidos la resolución 2334, que establecía la ilegalidad de los asentamientos israelíes en Cisjordania y que provocó una tormenta diplomática cuyos efectos llegaron a Montevideo.

Tres semanas después, el Consejo de Seguridad volvió a discutir la situación en Oriente Medio, incluyendo la cuestión de Palestina. En esta ocasión, la representación uruguaya repitió su compromiso con la consolidación de dos estados que vivan en paz, con fronteras seguras y reconocidas, una política que Uruguay adoptó desde que se votó la partición de Palestina en noviembre de 1947 y que se mantiene hasta el día de hoy. "La posición del Uruguay no ha cambiado desde entonces", dijo el embajador uruguayo ante la ONU, Elbio Rosselli, en una sesión del Consejo de Seguridad.

Sin embargo, el pasado 19 de enero –luego de que Israel manifestara su "decepción" con la actitud de Uruguay por el apoyo a la resolución 2334–, la delegación uruguaya no cargó las tintas sobre el gobierno de Benjamín Netanyahu y su programa de asentamientos en territorio palestino, sino que en este caso criticó a la Autoridad Palestina por no haberse solidarizado con Israel por el atentado del 8 de enero en Jerusalén.

El representante uruguayo dijo que no puede haber lugar a un "silencio cómplice" cuando se cometen actos que incitan y glorifican la violencia.

"Uruguay expresó su enérgica condena al atentado terrorista perpetrado en Jerusalén el día 8 de enero, manifestando su solidaridad con las víctimas, sus familias y con Israel, reiterando una vez más su total repudio a ese tipo de hechos, que amenazan seriamente el proceso de paz en el Oriente Medio. Nos genera desconsuelo y dolor que la Autoridad Palestina no haya condenado públicamente ese despreciable y cobarde atentado y reiteramos que no debe haber espacio alguno para la incitación y la glorificación de la violencia y tampoco para un silencio cómplice", dijo Rosselli.

El diplomático uruguayo también pidió "calma" y "prudencia" ante "algunos anuncios" que realizaron "terceros países" que son "actores clave" en el proceso, presumiblemente en referencia a la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de mover la embajada de Estados Unidos a Jerusalén.

"A la luz de algunos anuncios hechos por terceros países que son actores clave de este proceso, resultan esenciales la calma y el análisis necesario para evitar tomar medidas que puedan afectar gravemente el futuro de las negociaciones y de la solución de dos Estados", subrayó Rosselli.
Uruguay participó en Francia a mediados de enero de una cumbre que llamó a israelíes y palestinos a volver a la mesa de negociación y evitar cualquier decisión unilateral que socave la posibilidad de retomar el proceso de paz.

Luego de la aprobación de la resolución 2334, representantes diplomáticos de Uruguay en Israel fueron convocados por la cancillería de ese país y la embajadora de Israel en Uruguay manifestó la decepción de su gobierno en presencia de Tabaré Vázquez cuando inauguraban un sistema de cámaras de seguridad en Maldonado.

Uruguay vuelve a la presidencia

Uruguay volverá a ocupar su segundo período al frente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas en marzo de este año. El país hizo su estreno en enero de 2016 presidiendo el organismo de seguridad colectiva. En esa ocasión, la representación uruguaya promocionó un debate sobre la situación de los civiles en zonas de conflicto. Este 2017 será el último año en el que el país integre el organismo como miembro no permanente.


Populares de la sección