Gobierno percibe escenario más benévolo por indicios en la región

Astori destacó señales positivas de Argentina y Brasil pese a incertidumbre global

"El desafío de mantener el rumbo". La frase que, escrita con letras de color rojo, sobresalía en una de sus carpetas fue el título elegido ayer por el ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori, durante el almuerzo organizado por la Asociación de Dirigentes de Marketing (ADM) en los salones de Punta Cala, que contaba con más de 700 comensales, entre autoridades de gobierno, empresarios y ejecutivos de diversos sectores de actividad.

En la conferencia que se extendió por poco más de una hora, el ministro Astori defendió la orientación de la política económica, que dijo "es la que necesita Uruguay", y añadió que si bien "está hostigada por condiciones que no son fáciles" a nivel interno, regional y global, "hay señales de tiempos mejores y luces de esperanza" para 2017.

Astori reconoció que la economía mundial sigue "volátil", "incierta" y con bajas tasas de crecimiento, pero dijo que hay una "leve tendencia" a la moderación de la caída y, en un segundo lugar, a la recuperación.

En ese sentido, insistió en la mejora de las expectativas de crecimiento para Argentina y Brasil, tanto para 2016 como para 2017. El ministro apuntó que en el último mes las proyecciones de desempeño de la economía para el país norteño durante este año pasaron de una caída de 3,8% a 3,3%, mientras que para 2017 se espera una expansión de 1,1%.

En el caso de Argentina, Astori indicó que "deben sacarse conclusiones similares" y apuntó a la caída del riesgo crediticio, y a la mejora del desempeño de la actividad económica que proyectan el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Central de ese país. Las estimaciones para este año coinciden en caídas de 1,4% a 1,2%, que significan "mejoras" respecto a las últimas previsiones de ambas instituciones, y un crecimiento de 2,8% y 3,2% para 2017, explicó. "En nuestros vecinos tan influyentes en la economía uruguaya están empezando a surgir indicios favorables", insistió.

Sobre el desempeño de la economía uruguaya, el ministro dijo que los datos del primer trimestre "confirmaron las dificultades para retomar la senda de crecimiento vigoroso".

No obstante, aseguró que el país se sigue diferenciando en la región, porque las mediciones y previsiones de Argentina y Brasil para el próximo año son "claramente inferiores" a las que se tienen para Uruguay, con un crecimiento proyectado de 0,5% para 2016, según prevé el gobierno en el proyecto de Rendición de Cuentas.

"Esa es una de las fortalezas del país y uno de los factores que explica que Uruguay siga mereciendo la confianza desde el punto de vista financiero", señaló el jerarca.

Astori también indicó que hay indicios positivos en el frente interno, asociado a una reversión en la caída de las importaciones de bienes de capital, particularmente de la industria manufacturera.

"Lo que importa es que están volviendo a crecer y esto repercute en el mundo del trabajo. Hay una notoria caída del seguro de desempleo en los últimos meses después de haber tenido un crecimiento enorme. Esto solo quiere decir que el mundo del trabajo está mejorando", apuntó.

En mayo, la cantidad de trabajadores en seguro de paro era de 40.500, un 11,9% más que en igual mes de 2015. No obstante, entre marzo y mayo, el número de trabajadores que recibió esa prestación social mostró una retracción de 3,5% frente al trimestre anterior.

Inflación a la baja

Por otro lado, Astori adelantó que la inflación subyacente –aquella que deja de lado los componentes más volátiles de la canasta de consumo–, completará en julio su tercer mes consecutivo a la baja, según las proyecciones oficiales.

La inflación se descolgó en junio del 11% y parece iniciar un camino de moderación también ayudada por el menor ritmo de apreciación del dólar, que se refleja en un descenso en los precios transables –aquellos bienes y servicios que se comercian con el exterior y que toman sus precios en los mercados internacionales–.


Populares de la sección