Gobierno pide el concurso de Alas Uruguay, pero ve difícil recuperar dinero

Entiende que es "claro y notorio" que la empresa "no está en marcha", según su presidente

El Fondo para el Desarrollo (Fondes) dio instrucciones para que se presente el concurso de Alas Uruguay, la aerolínea que ayudó a despegar con una línea de crédito por
US$ 15 millones. Esto convierte al Fondes en el principal acreedor de la empresa.

Se trató de iniciar el trámite el viernes pasado, pero la feria judicial -que empezó a las 13 horas de ese día- hizo imposible que el proceso empezara a andar. Ahora se busca que el Poder Judicial levante la feria. "En esta semana o la que viene, seguramente, vamos a ir al juzgado a pedir el levantamiento de feria", dijo a El Observador Gustavo Bernini, presidente del Fondes Inacoop (una de las dos particiones en las que se dividió al organismo). La decisión se tomó debido a que es "claro y notorio" que la empresa "no está en marcha", añadió.

El 24 de octubre, las autoridades de la compañía aérea habían enviado una carta a la Dirección Nacional de Aviación Civil e Infraestructura Aeronáutica (Dinacia), en la que indicaba que suspendería sus operaciones por 60 días. Desde esa fecha hasta hoy no realizó ningún vuelo más.

Por esos dos meses la empresa conservaría los derechos sobre las rutas y podría retomar los servicios regulares cuando así lo dispusiera. Pero esto no pasó, y Alas Uruguay perdió su Certificado de Operador Aéreo (AOC).

Bernini explicó que la "inminencia del vencimiento de la suspensión" gatilló que se decidiera dar este paso en los últimos días de la semana pasada. Así, instruyeron al fideicomiso Conafin Afisa -propiedad de la Corporación Nacional para el Desarrollo (CND) y quien administra en calidad de fiduciario el Fondes- para que solicitara ante la Justicia el concurso de la firma.

La solicitud de concurso llega cuando una empresa está en estado de "insolvencia", es decir, cuando no puede hacer frente a sus obligaciones. Hay dos tipos de concurso: el voluntario (cuando lo solicita la propia empresa) y el necesario (puede ser pedido, entre otros, por los acreedores).

Fuentes de la CND indicaron a El Observador que no visualizan inconvenientes para que se levante la feria judicial como suele ocurrir en casos similares.

Preocupación

Las autoridades del Fondes han conversado con el directorio de Alas Uruguay por este tema. "Están muy preocupados, naturalmente. Hay una preocupación grande porque quebraron. Obviamente son deudores, y bueno, estamos tratando de ver cuál es la mejor manera de transitar por esto", dijo Bernini.

La semana pasada el diario El País informó que la empresa convocó a sus trabajadores a una asamblea para mañana. Sobre la mesa estará la posibilidad de la quiebra.

Según indicaron a El Observador fuentes vinculadas a la empresa, a los trabajadores se les debe al menos tres meses de sueldo y hay incertidumbre acerca de cómo se hará frente a los despidos.

Garantías

Como garantía por la línea de crédito que le concedió, el Fondes posee acciones de la compañía, pero en la medida en que no hay funcionamiento "no valen nada", admitió Bernini. También tiene "algunas garantías solidarias", agregó, pero todavía no se las ha tasado para saber cuánto podría recuperar por esa vía.

El País enumeró días atrás alguna de las propiedades que están como garantía y cuyos dueños son algunos de los directores de la aerolínea: una casa en Pocitos, otra en Parque del Plata y una tercera en Ciudad de la Costa. El PIT CNT también sumó dos vehículos tiempo atrás. Según el diario, con esto no se alcanza a cubrir la mitad de lo adeudado. "Una deuda del volumen que estamos hablando -y no tienen patrimonio- es muy difícil que te puedan decir cómo lo van a pagar", contestó el jerarca ante la consulta de si las autoridades de la aerolínea habían presentado alguna propuesta para hacer frente a la deuda de la aerolínea.

El presidente del Fondes Inacoop apuntó que "le consta" que los directores de Alas Uruguay "están por lo menos tratando de resolver algunas fuentes de trabajo". Esto se concretaría si la brasileña Azul desarrolla un hub (centro de conexión) en el Aeropuerto de Carrasco y toma a parte del personal de la compañía nacional, como se conoció en los últimos días (ver aparte). La ministra de Turismo, Liliam Kechichian, dijo la semana pasada que de concretarse esto, Azul podría emplear a entre 60 y 70 exempleados de Alas Uruguay. Ejecutivos de la empresa brasileña y varios ministros se han reunido en las últimas semanas.

En el aire de enero a octubre

Alas Uruguay nació como un proyecto de un grupo de extrabajadores de la aerolínea de bandera Pluna, luego de que el gobierno de José Mujica decidiera su cierre en julio de 2012. Después de un proceso largo -su objetivo era estar en el aire antes- la empresa comenzó a volar en enero de 2016. El viaje inaugural unió Montevideo con Asunción. Según datos de la Dinacia, desde ese momento la aerolínea realizó 546 vuelos que entraron al Aeropuerto de Carrasco, y otros 552 que salieron de esa terminal aérea. Abril fue el mes de mayor operativa: aterrizó 85 veces en Carrasco y despegó otras 84. Los registros de Dinacia muestran que octubre fue el último mes con operativa. El casillero vacío de noviembre indica que en ese mes no realizó ningún vuelo.

El arranque de azul

La intención de la brasileña Azul es empezar a volar entre abril y mayo, indicó ayer en Telebuendía de Canal 4 la ministra de Turismo, Liliam Kechichian. El objetivo de la aerolínea brasileña es empezar con dos aviones y alrededor de 60 empleados.


Populares de la sección

Acerca del autor