Gobierno quiere llegar a pueblos chicos con la inclusión financiera

Le ofrecerá a los comercios para que se hagan cargo de pagar sueldos
El gobierno está realizando un relevamiento en todo el país para que los pueblos del interior no queden fuera de su plan de inclusión financiera y, para eso, buscará que los pequeños comercios se conviertan en improvisados bancos que paguen el sueldo de los habitantes de la zona.

Ocurre que en los pueblos chicos del interior del país es dificultoso colocar cajeros para que sus pocos habitantes cobren el salario. Como forma de solucionar esa situación se ofrecerá a empresas como Abitab y Redpagos para que se instalen allí –previa reducción de las exigencias de seguridad- o se intentará acordar con comercios de la zona para que se encarguen de realizar los pagos correspondientes. La implementación de esta forma de pago no es sencilla por lo que aún no está definido de qué forma se ejecutará.

Asimismo, desde el Poder Ejecutivo estimularán la extensión del uso de aquellas tarjetas de crédito y de débito que manejan una menor porción de mercado y que hasta el momento no son aceptadas por las empresas dueñas de los aparatos conocidos como post. Asimismo, desde el Poder Ejecutivo estimularán la extensión del uso de aquellas tarjetas de crédito y de débito que manejan una menor porción de mercado y que hasta el momento no son aceptadas por las empresas dueñas de los aparatos conocidos como post.

Los anuncios fueron realizados ayer en la bancada de diputados del Frente Amplio por parte del coordinador del Programa de Inclusión Financiera del Ministerio de Economía, Martín Vallcorba, quien también dijo que se sigue evaluando si se retirará la mampara de los taxis una vez que sea obligatorio el pago con tarjeta.

El equipo del MEF estuvo en la bancada de la izquierda a solicitud del diputado de la lista 711 Felipe Carballo quien, al igual que otros legisladores de la coalición, dijo que estará atento para que "no quede gente afuera" del sistema que busca extender lo más posible el pago electrónico.

En el encuentro, Carballo dijo que es necesario tener toda la información sobre la iniciativa para conocer su impacto en la sociedad, pero también en el Estado que perderá US$ 50 millones de dólares por año en concepto de devolución del IVA. El parlamentario reconoció la actitud de Vallcorba de "informar todo lo que hay que saber sobre el tema". En el encuentro, Carballo dijo que es necesario tener toda la información sobre la iniciativa para conocer su impacto en la sociedad, pero también en el Estado que perderá US$ 50 millones de dólares por año en concepto de devolución del IVA. El parlamentario reconoció la actitud de Vallcorba de "informar todo lo que hay que saber sobre el tema".

Entre otras cosas, Vallcorba informó que en los comercios, entre 2011 y 2015, creció de 13 mil a 45 mil la instalación de post –dispositivo electrónico que permite el pago con tarjeta. Asimismo, desde agosto de 2014 a la fecha se multiplicó por 10 el uso de la tarjeta de débito. El jerarca dijo que para estimular el uso de post se está subsidiando su costo para los comercios de bajo porte que pagan $90 pesos por mes en lugar de los $300 que abonan el resto de las empresas.

Taxis.
En cuanto a la erradicación del pago con dinero en taxis, Vallcorba explicó que el gobierno quiere que el nuevo sistema esté pronto a más tardar en setiembre próximo y que para ello están conversando con las partes interesadas. En ese sentido, se analiza si la interacción entre el pasajero y el conductor para concretar el pago con tarjeta se podrá hacer pese a la mampara o si es necesario retirar ese implemento de seguridad.

En los taxis solo se aceptará el pago del viaje mediante las tarjetas de crédito o débito, y las del Servicio de Transporte Metropolitano (STM), que actualmente se utilizan para pagar el ómnibus y de las que ya hay emitidas 1,2 millones. De esa cantidad, sólo el 2% está vinculada a tarjetas de prepago y un 5% a tarjetas de débito. En los taxis solo se aceptará el pago del viaje mediante las tarjetas de crédito o débito, y las del Servicio de Transporte Metropolitano (STM), que actualmente se utilizan para pagar el ómnibus y de las que ya hay emitidas 1,2 millones. De esa cantidad, sólo el 2% está vinculada a tarjetas de prepago y un 5% a tarjetas de débito.

El plan de inclusión financiera también establece que el pago de tributos nacionales a partir de unos $ 33.500 solo podrá realizarse por medios electrónicos o cheques diferidos cruzados no a la orden.
La normativa exige que los tributos nacionales y sus devoluciones, así como los aportes a las instituciones de seguridad social se abonen a través de medios electrónicos (tarjeta de débito y/o crédito, transferencias bancarias o débitos automáticos), certificados de créditos emitidos por la Dirección General de Impositiva (DGI), o cheques diferidos cruzados no la orden.

El cambio incluye todos los tributos que recauda DGI, el Banco de Previsión Social (BPS) y la Dirección Nacional de Aduanas. No se verán afectados los tributos que recaudan los gobiernos departamentales. En relación a los montos, están excluidos de esta nueva modalidad los pagos por cantidades menores a 10 mil unidades indexadas (unos $ 33.500 a valores actuales).

Con estas disposiciones el Ministerio de Economía apunta a reducir costos de funcionamiento en el sistema de pagos y a mejorar en términos de eficiencia. A eso se suma el combate al lavado de activos, en la medida en que las operaciones con medios electrónicos de pago son trazables, y la mejora de las condiciones de seguridad, al reducirse el uso del dinero en efectivo.

Todavía quedan pendientes las restricciones para uso de efectivo para el pago de toda operación de enajenación de bienes cuyo importe total sea superior a 40 mil UI ($ 134 mil), y para el uso de cheques comunes que superen las 160 mil UI ($ 536 mil).


Populares de la sección